CHA reclama ante la Comisión de Peticiones europea más control ante los intentos trasvasistas del Estado español

10. noviembre 2010 | Por | Categoria: Aragón

banda_seccion_act-aragon

>>> Miguel Martínez Tomey defendió ayer una queja sobre la inactividad de la UE ante el trasvase planteado por el Gobierno Zapatero en 2008

 

Zaragoza.- CHA defendió ayer en Bruselas, ante la Comisión de Peticiones de la UE, la queja presentada en relación con la actuación llevada a cabo por el Gobierno de España al promover un trasvase a Cataluña en 2008.

 

El Gobierno estatal aprobó en 2008 (el 21 de abril) un Real Decreto–Ley que autorizaba un trasvase del Ebro a Barcelona, así como la construcción de las infraestructuras permanentes necesarias para llevarlo a cabo. Miguel Martínez Tomey, responsable de asuntos europeos de CHA, señaló en su intervención que “el Estado español no notificó a la Comisión la aprobación de decreto, ni la exención de la evaluación de impacto ambiental. Así lo reconoció el anterior Comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, en el Parlamento Europeo contestando a preguntas formuladas por Chunta Aragonesista”.

 

Para Martínez Tomey, el incumplimiento sigue estando ya que el real decreto-ley sigue formando parte del ordenamiento jurídico español, “permaneciendo en estado latente y pudiendo ser reactivado sin intervención del parlamento español sólo con un acto administrativo del Consejo de Ministros”. En este sentido, el responsable de CHA considera que “lo peligroso es que desde Europa se mirase  para otro lado.”

 

En opinión de Martínez Tomey, “con tal actitud, la Comisión está mandando una señal a los Estados miembros que quieran incumplir la normativa europea de protección al medio ambiente, alegando motivos de urgencia o de interés nacional prioritario”.

 

En este mismo sentido se pronunció la eurodiputada de Los Verdes Margret Auken, quien intervino para expresar la preocupación ante una actitud irresponsable por parte de la Unión Europea en lo que se refiere al control de las actuaciones de los Estados miembros en materia medioambiental.

 

Para Auken, el caso presentado por CHA es un ejemplo de cómo los gobiernos llevan a cabo una mala praxis que derivan en situaciones excepcionales y de emergencia. Cuando se producen estas situaciones excepcionales, los Estados miembros están aprovechando para actuar nuevamente al margen de la legislación europea y poner en marcha proyectos que son totalmente contrarios a las Directivas y Normas europeas.

 

“Es exactamente la misma estrategia que en estos momentos utiliza el gobierno de Berlusconi en Italia con el desastre que ha provocado su desastrosa gestión de las basuras de Nápoles”, argumentó la eurodiputada danesa que en su día denunció los abusos urbanísticos en España y en el Pirineo aragonés.

Comentarios cerrados