Entra en servicio el tramo Nueno–Congosto de Isuela de la A-23 con una inversión de 50 millones de euros

31. julio 2014 | Por | Categoria: Aragón

>>> Se trata de un trazado de gran complejidad con nueve viaductos y más de 70 metros de desnivel

Huesca.- La autovía A-23 entre Huesca y Jaca ha puesto en servicio un tramo más. Cinco kilómetros entre Nueno y el Congosto de Isuela de gran complejidad que han contado con un presupuesto de 50 millones de euros con grandes infraestructuras como nueve viaductos para salvar un desnivel de más de 70 metros. Un paso más en la finalización de este corredor que en octubre podría abrir un tramo nuevo, entre Arguis y el alto de Monrepós.

“Inauguramos un tramo de cinco kilómetros, complejo, con un presupuesto de 50 millones de euros, un tramo que ha tenido muchas complejidades técnicas y presupuestarias. En los últimos dos años se ha dado un impulso de más de 23 millones de euros con un compromiso claro”, ha afirmado Mario Garcés Sanagustín, subsecretario de Fomento.

Él mismo ha comprobado a pie de asfalto los trabajos técnicos que se han acometido en dicho tramo, que discurre íntegramente por el término municipal de Nueno, atravesando un relieve complejo y de gran valor ambiental en la subida al puerto de Monrepós. Consta de dos calzadas con dos carriles de 3,50 m. cada uno, arcenes exteriores de 2,50 metros e interiores de 1,00 metro.

Para minimizar el impacto sobre el entorno de la autovía, se ha aprovechado la calzada existente de la carretera N-330 como calzada sentido norte y se ha desdoblado la calzada sentido sur creando una infraestructura nueva. En los primeros dos kilómetros la calzada nueva y la calzada sobre la antigua N-330 discurren en paralelo, separadas únicamente por una mediana de anchura variable. En los tres kilómetros siguientes ambas calzadas se separan, para volver a unirse al final del tramo.

En la calzada sentido norte se han acometido importantes trabajos de acondicionamiento para su adaptación a la geometría de una autovía. Destaca la ejecución de dos viaductos, una galería de protección, un muro anclado y seis muros de suelo reforzado. En la nueva calzada, sentido sur, se ha construido un túnel de 500 metros y tres viaductos de 315, 202 y 140 metros de longitud, este último de tipología mixta sobre un terraplén de 70 metros de altura, y aquéllos sobre el río Isuela.

Se ha construido un único enlace de tipología diamante con glorietas para dar acceso a los núcleos de Nueno y Sabayés.

Garcés también ha dado fechas de próximas aperturas de tramos como es el caso del de Arguis-Alto de Monrepós. “Estamos trabajando en ello ahora mismo; queremos abrir el nuevo tramo en un par de meses. Esperamos que sea con la presencia de la ministra como era su voluntad de asistir y vamos a seguir luchando por tener la máxima capacidad presupuestaria para culminar este proyecto estratégico para Aragón y el resto de España”, ha dicho Garcés.

De igual manera se quiere seguir avanzando para cerrar fases de esta vía conforme lo permitan los presupuestos. Algunos de ellos siguen en redacción como es el caso de parte de la variante de Sabiñánigo o sin avances en el tramo entre Lanave y la capital serrablesa.

Estas obras se integran dentro de la planificación prevista por el Ministerio para la transformación del Eje Mediterráneo – Cantábrico, a través de las autovías A-21, A-22 y A-23, fomentando la actividad económica en el Alto Aragón. Además, suponen un paso más en las obras de prolongación de la A-23 desde Huesca hasta Jaca. Así, estos 5 kilómetros se unen a los 24,1 kilómetros ya en servicio en la provincia de Huesca, el pasado 14 julio se inauguró el tramo Sabiñánigo (Sur) – Sabiñánigo (Este).

Foto: AragónPress

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados