Organizaciones políticas y sociales rechazan la pretensión del Gobierno de España de liberalizar los horarios comerciales

4. julio 2012 | Por | Categoria: Aragón

>>> Coinciden al señalar que la medida invade competencias autonómicas y perjudica al pequeño comercio y a la conciliación de la vida laboral y familiar

Zaragoza.- Varias organizaciones políticas y sociales se pronunciaron ayer en contra de la pretensión del Gobierno de España de liberalizar los horarios comerciales, anunciada el lunes en la Conferencia Sectorial del Comercio Interior por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García–Legaz.

El Gobierno se propone elevar de ocho a diez el número mínimo de domingos y festivos en los que puede abrir el comercio, ampliar de72 a90 las horas semanales en días laborables de apertura de las tiendas y obligar a –al menos– a 14 grandes ciudades a delimitar un área con libertad de apertura comercial en domingos y festivos.

Chunta Aragonesista ha instado al Gobierno de Aragón a que se oponga a esta medida y a que plantee incluso un recurso de inconstitucionalidad por invadir competencias autonómicas. Según su presidente y diputado regional José Luis Soro, “el PP quiere para Aragón el modelo que ya ha implantado en Madrid, y el PAR con Arturo Aliaga al frente está encantado, como alumno aventajado que está resultando ser de todas las tesis populares”.

Para CHA no existen razones objetivas para la alteración la situación actual en Aragón porque la inmensa mayoría de los comercios ya pueden determinar su horario de apertura y los que están sometidos a limitaciones pueden permanecer abiertos 72 horas a lo largo de 7 días a la semana y, además, 8 domingos y días festivos al año. “Si se amplían las condiciones, como se plantea, el pequeño comercio no podrá hacer competencia a las grandes superficies”.

Izquierda Unida de Aragón considera que el Ejecutivo de Luisa Fernanda Rudi “debe defender la competencia exclusiva de la Comunidad Autónoma recogida en el punto 25 del artículo 71 del Estatuto de Autonomía”.

Su diputado autonómico Luis Ángel Romero declaró ayer que “el Estatuto es una ley orgánica, aprobada en las Cortes y ratificada en el Congreso y en el Senado, y ni Aliaga ni el Gobierno central pueden modificar la ley a su antojo”.

En cuanto al ámbito municipal, Izquierda Unida también denuncia que la medida anunciada vulnera la autonomía local. El portavoz del grupo municipal de izquierdas, José Manuel Alonso, se posiciona en contra de la orden del Gobierno por la que Zaragoza deberá delimitar, en un plazo de seis meses desde la aprobación de la normativa, las zonas que consideren de gran afluencia turística y la que se liberalizará los horarios comerciales.

En este sentido, Alonso insiste en que la reforma sería sinónimo de “ruina para el pequeño y mediano comercio” y de “desertización de la ciudad”.

Por su parte, el sindicato OSTA afirma que el plan del Gobierno central de potenciar las zonas de gran afluencia turística mediante la ampliación de los horarios comerciales y los festivos de apertura, “es una trampa” porque “a los únicos que afecta positivamente es a las grandes superficies, mientras que supone un ataque a los pequeños comerciantes y trabajadores del sector”.

El sindicato aragonesista, que siempre se ha mostrado en contra de cualquier apertura en domingo o festivo, señala que esta reforma supondrá que “los trabajadores tendrán que entrar más pronto y salir más tarde, lo cuál caerá en perjuicio de la conciliación de su vida laboral y familiar. Este no es el modelo que queremos ni el que necesitamos. Necesitamos eficiencia, no jornadas maratonianas a la caza de un cliente que no va a llegar por el mero hecho de estar más rato abiertos”.

En este sentido, no entienden la postura de algunas asociaciones de consumidores que se postulan a favor de la medida, ya que, según OSTA, “da la impresión de que ningún consumidor, ni sus familiares o amigos, trabajan en el comercio, porque entonces no verían tan beneficiosa la medida”.

FACUA, sin embargo, es una de las asociaciones de consumidores que se han posicionado claramente en contra de las medidas del Gobierno. A su juicio, “el Ejecutivo central parece defender sólo los intereses de las grandes superficies y centros comerciales partidarios de la libertad horaria, y va claramente en detrimento del pequeño y mediano comerciante que se ha pronunciado en contra de la misma”.

En opinión de esta asociación, “existe actualmente un amplio abanico de posibilidades que permite a los comerciantes tener un régimen de horario muy flexible y compatible con las diferentes modalidades de comercio, además de los doce festivos al año estipulados por la normativa”.

Por ello, con el modelo de liberalización de horarios que planea imponer el Gobierno central, “serán los grandes centros comerciales los únicos con capacidad para competir en esta liberalización horaria, lo que a la larga provocará la desaparición del pequeño y mediano comercio en perjuicio del consumidor”.

Foto: archivo cronicadearagon.es

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados