Un memorial recuerda el fin del litigio que Zaragoza y Alagón vivieron hace 2.100 años por las aguas del Jalón

12. junio 2014 | Por | Categoria: Aragón

>>> La mediación de seis magistrados de Contrebia Belaisca (Botorrita) dio lugar al acuerdo escrito más antiguo que se conserva en materia de agua

Zaragoza.- El paseo de Colón, junto al puente de América, recuerda el fin del conflicto mantenido entre Zaragoza y Alagón hace veintiún siglos a propósito del uso de las aguas del Jalón. Un hecho histórico conocido como el laudo de Botorrita, ya que fueron seis magistrados de este municipio imparcial quienes mediaron en el litigo, solucionado finalmente por la vía del diálogo y el derecho.

La idea de resaltar este hito histórico ha nacido del ingeniero y profesor de la Universidad de Zaragoza, Juan Antonio Ros, que ha movilizado a patrocinadores, artistas y a sus alumnos para realizar estas obras de arte. Además de honrar este acontecimiento y darlo a conocer a la ciudadanía, el objetivo es “demostrar que se pueden realizar obras de arte sin coste para las arcas públicas”, tal y como ha explicado Ros.

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha resaltado la importancia que tuvo la resolución por la vía del diálogo de este conflicto. “En todas partes del mundo hay conflictos del agua porque el resolver bien estos conflictos determina, en muchas ocasiones, el propio progreso del territorio”, ha indicado Belloch.

Por ello, este memorial pretende ser “una afirmación de que es posible resolver los conflictos a través del diálogo, de aplicar normas de sentido común y de quienes las apliquen también las tengan”, ha apuntado el alcalde.

Este memorial que se cede a Zaragoza, viene acompañado por otro ya colocado en Alagón y un tercero diseñado para Botorrita, para destacar el pacto alcanzado, que evitó una guerra y que forma parte de las señas de identidad de unas localidades que históricamente han confiado en el derecho para ordenar la vida de sus comunidades.

El conflicto del agua del Jalón quedó registrado en los textos históricos, hasta el punto de que figura como el acuerdo escrito más antiguo que se conoce en materia de agua. La Tabula Contrebiensis, un bronce fechado el 15 de mayo del 87 a. de C., recoge el denominado laudo de Botorrita en el que, según la traducción del Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Zaragoza, Guillermo Fatás, los jueces prueban que el terreno que había comprado Zaragoza a los sosinestanos para construir una canalización que le permitiera acceder al agua del Jalón, lo habían adquirido con pleno derecho para hacer la obra hidráulica. Los memoriales que se han colocado en Zaragoza y Alagón son, sin embargo, una interpretación libre de los autores sobre las imágenes y los hechos.

La escultura de Zaragoza

Esta obra, inspirada en los elementos que aparecen en la columna de Trajano, se compone de un escudo rectangular con un anillo de hormigón (en vez de circular, ya que Zaragoza estaba prácticamente romanizada y adoptaba ya los caracteres y los aspectos de la cultura predominante), un núcleo de acero corten y dos efigies en bronce, en la zona central, que representan en uno de los lados a Casio, el magistrado que defendió los intereses de Zaragoza, y en el otro, a su padre Seihar. Tiene una altura de 3,50 metros sin contar el pedestal; la anchura es de 2,16 (proporción divina); el espesor de la escultura es de 0,30 metros.

Además hay un panel interpretativo de acero corten que contiene dos placas recortadas: una de bronce con una fiel reproducción de la Tábula Contrebiensis y, otra en la parte inferior de acero inoxidable (un material que representa la modernidad) y que relata en español el significado del documento en latín.

Foto: AragónPress

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados