¡Buen verano y buena salud!

30. julio 2010 | Por | Categoria: Magazine, Mayores

banda_seccion_mayores

Bueno, nos encontramos en plena vorágine del ir y venir por esos mundos de Dios en busca de unos días de tranquilidad veraniega y esparcimiento.

 

Bastantes más son los que vuelven a pasar unos días en el pueblo que les vio nacer y otros siguen su rutina diaria en el propio domicilio. 

 

¡Buen verano para todos y todas! Con estos calores tremendos que nos azotan, no vendrá mal el transcribir algunas de las recomendaciones que yo mismo he recibido de una de mis hijas, que por ser médica llevan implícito un plus de insistencia para que se cumpla al pie de la letra todo cuanto dice en beneficio de mi débil salud.

 

Allá van sus “rigurosas ordenes” para que alguien pueda aprovecharlas:

 

1º.- El tabaco, debe ser erradicado totalmente, dado sus efectos nocivos en nuestra salud.

 

2º.-Cuidado con los “golpes de calor”. Con temperaturas rozando los 40 grados, lo mejor es salir a la calle a dar el paseíllo de costumbre, bien a primera hora de la mañana o al anochecer. El resto, en casita y con la botellita de agua fresca para beber la mayor cantidad posible.

 

3º.- Cuidadín con los baños, tanto en río como en playas. Ya se sabe el dicho que dice “De los cincuenta para arriba, no te mojes la barriga”. Mejor pasear descalzo por el agua de las orillas y con un buen sombrero que nos resguarde la cabeza del solazo impertinente.

 

4º.- No olvidarnos a la hora de hacer el equipaje, de llevar consigo todos los medicamentos que solemos utilizar. Y por supuesto tomarlos.

 

5º.- Los que ya vamos cargaditos de años, es conveniente (si el tiempo lo permite) llevar a cabo paseos por el campo o por dentro de los pueblos, olvidándonos de hacer esfuerzos violentos, pero sin dejar de mover las piernas cada día, puesto que ya es sabido que quien mueve las piernas también mueve el corazón, así que a “mover el esqueleto” pero con tranquilidad y sin el menor asomo de agotamiento.

 

6º.- Consumir mucha fruta, tanto si nos hemos quedado en la ciudad como si viajamos a otros lugares.

 

7º.- Si estamos en el umbral de los 80 o lo hemos traspasado ya, acostumbrémonos a tener muy a mano –si es que nos quedamos en casa y a la familia la tenemos ausente– el pulsador de la teleasistencia, ya que a la mínima se preocuparan de atendernos debidamente.

 

8º.- Comida sana –y no demasiado copiosa– de acuerdo con la dieta que solemos llevar normalmente ¡Cuidado con los abusos!

 

 

9º El alcohol –motivo de grandes enfermedades- cuanto más lejos mejor. De cualquier manera si no se padecen enfermedades hepáticas, un vasito de buen tinto en la comida del mediodía resultará hasta beneficioso.

 

10º.- No perder la buena costumbre de la siesta diaria, que resulta muy reconfortable. Sin que ésta sea demasiado prolongada, ya que ello nos puede restar sueño por la noche y entrar en un insomnio que en el verano es algo muy insoportable.

 

Resumiendo: Estos diez mandamientos se encierran en dos: Tomarse la vida por montera (olvidando problemas de crisis y otras puñeterías) y mimarse uno todo lo más que se pueda.

 

Con estas recomendaciones que yo he recibido y que os envío a vosotros, queridos lectores y lectoras de CRÓNICA DE ARAGÓN, van implícitos mis mejores deseos de un buen verano y una mejor salud corporal ¡Hasta el regreso!

 

 

Foto: Cbjorquez