Agapito y la catana

13. marzo 2012 | Por | Categoria: Magazine, Opinión

Por Armando Sanjuán

Es de esperar que tras el simulacro de “partido” del sábado frente a la Real Sociedad, la afición del Real Zaragoza entregue a Agapito Iglesias una bandeja de plata (2ª división) con una catana en su interior para que se haga el haraquiri.

Agapito es tan listo que pone en venta al Real Zaragoza sin fijar precio ¿Por qué este silencio? Muy sencillo: se lo reserva a expensas de la situación del equipo. Mantenerse en primera o bajar a segunda. Su valor puede ser tan dispar, como lo es él.

A Agapito esta vez las cañas se le han tornado lanzas. Sus avispados gestores que les ha encomendado la negociación de la “venta”, presuntamente “vaya Vd. a saber”,  no hayan pensado o sí, las enormes diferencias económicas, a la hora de valorar la venta entre estar en primera o en segunda.

¿Porque los mismos jugadores hace siete días, vencieron (echándole c…) al Villarreal en el minuto 93? El sábado saltaron al campo “capados” desde el minuto uno hasta el final ¿Qué ha podido suceder para este cambio en una semana?

Varios pueden ser los motivos tratándose de Agapito. Personalmente, me quedo con uno. En esta semana Agapito (presuntamente asesorado por sus asesores), le han convencido anticipar la venta del Club. Pretender salvar del descenso al Real Zaragoza es una utopía.

Cuanto más tiempo transcurra, peor lo va a tener para venderlo, socialmente, económicamente, institucionalmente, sentimentalmente, personalmente. Su imagen acosada y deteriorada por la presión de todos los Organismos, pueden provocarle un ictus acompañando al Real Zaragoza al infierno.

Este presunto presagio puede ser la panacea que acabe con la era Agapitense, hincando la rodilla ante la obviedad.

¿En qué me baso? Sencillamente en una presunta patraña (una más) de Agapito. Desmotivar al equipo para provocar sus maquiavélicas ideas. Porque… ¿es aceptable que de forma infantil, los defensas Da Silva y Lanzaro en los minutos 18 y 21, cometan dos errores de colegio y pongan Agirretxe y Vela el 2–0?, ¿o que en el 39, otra “cantada” de Oriol permita a Agirretxe poner en la red el 3-0?

No acaba aquí la patraña del equipo (exceptuando como siempre a Roberto). El Real Zaragoza en los primeros 60 minutos de partido únicamente consiguió sacar dos córners. El acoso de la Real (con 7 canteranos) fue tan relevante durante todo el partido que avergüenza pensarlo.

¿Estoy equivocándome en la opinión? ¡Ojalá! El próximo, Osasuna en La Romareda. Sabe a guindilla. ¿El zaragocismo? Esperando a que Agapito coja la catana y se la trague.

Ilustración: Haraquiri del general Akashi Gidayu (autor: Yoshitoshi Tsukioka, 1890)

Tags: , ,

Comentarios cerrados