Ahora ya somos “enemigos”

23. febrero 2012 | Por | Categoria: Magazine, Opinión, Sin fecha de caducidad

Lo que está pasando en este Estado ex soberano es como para bajarse de él.

Llevamos mucho tiempo publicando artículos y editoriales, opiniones y reflexiones sobre la necesidad de defender con uñas y dientes los avances sociales conseguidos durante muchos años a base de lucha y de mártires políticos o incluso físicos.

Demostrado queda, ya, que teníamos y tenemos razón cuando en CRÓNICA DE ARAGÓN nos arriesgamos (pasado y presente) a que nos tilden de catastrofistas, negativistas o pesimistas.

Demostrado queda, ya, que no sólo la economía del pueblo está en más que claro riesgo, pues también la propia Libertad lo está.

El Estado de Derecho se ha convertido en un elemento más para la demagogia, en tan sólo un término sin definición, subjetivo y manipulable, justo como el trabajo o el paro, justo como la violencia, porque la violencia también acaba siendo subjetiva, excusable cuando a uno le interesa e inaceptable cuando la practican otros.

Ya, hemos recuperado esos tiempos en que los estudiantes salíamos a la calle a protestar por lo que considerábamos injusto y nos fundían a hostias, ya vuelven esos tiempos.

Ahora, nuestros chavales que reclaman calefacción para su instituto son detenidos y considerados enemigos, eso sí, después de comerse su correspondiente ensalada de hostias.

Ahora, tenemos que volver a aguantar a fascistas envalentonados, animales irracionales de la pluma, que jalean la barbarie gubernamental que, a porrazo y patada limpia, despliegan todas sus armas anti Democracia y anti Libertad.

Ahora, esos perros que ladran negro sobre blanco se sienten con el respaldo y la impunidad suficientes como para banalizar, e incluso regocijarse, de que a un estudiante le pateen la cabeza porque se ha manifestado, gran delito, vive dios.

Y tenemos que aguantar que el líder de la opción política que les ha devuelto el valor y la máxima desfachatez, Presidente de todos los españoles, tenga los santos cojones de declarar que es tiempo de mesura, de responsabilidad, de no dar mala imagen.

Y nos tenemos que aguantar porque nosotros les hemos puesto las alas, y se las hemos y estamos pagando.

Y nos tenemos que aguantar porque no hemos sabido ver que la tormenta no amenazaba sólo a esos mundos que nos parecen ficticios, irreales, de película o documental, nada más, esos mundos que no son el ex primer mundo.

La tormenta ha llegado y nos ha cogido sin paraguas, despistados como estábamos en nuestra autocomplacencia, en nuestra competitividad e individualismo, y nos ha cogido sin paraguas para nuestros hijos.

Ahora, ya somos enemigos, nos han declarado enemigos a todos los que queramos defendernos, y nos han declarado enemigos en nombre de la Ley, de su Ley, que también fue Ley aquella de “vagos y maleantes” de la que sólo nos acordamos los que pintamos un buen número de canas.

“Si quieres la paz, prepárate para la guerra”, máxima militar que debiéramos ir asumiendo todos y cada uno de los que creemos en la Libertad y que nos sentimos responsables de preservarla para nuestros hijos, máxima que deberán tener bien presente, a juzgar por los acontecimientos, quienes tengan los arrestos de liderar protestas ciudadanas.

La violencia es también subjetiva y opinable, decía antes, pues bien, para mí, la defensa propia no es violencia y sí lo es, y mucho más peligrosa, la que destilan por todos sus poros los fascistas que, a diario, clavan sus plumas en el corazón de la Libertad, aquellos a los que felicito efusivamente la festividad que hoy, 23 de febrero, seguro celebran brindando por un prometedor futuro.

 

Tags: , ,

Comentarios cerrados