Al secuestro del pasaje

4. agosto 2010 | Por | Categoria: Magazine, Opinión

banda_seccion_opinion

Juan Manuel Puértolas.- Parece mentira pero es verdad. Es la clase mejor pagada en este país, con unos sueldazos de 200.000 euros anuales, una vez aplicado el reciente recorte salarial a los controladores aéreos. Es un colectivo cuyos miembros cobraron cada uno como mínimo en el año pasado la friolera de 370.000 euros, según el Ministro de Fomento.

 

Ahora, tras realizar en días pasados una huelga encubierta mediante bajas laborales (no nos creemos que justificadas), los controladores aéreos son capaces de amedrentar a la población diciendo que sus colegas militares no están suficientemente preparados, ante la advertencia del Ministro Blanco de utilizar este recurso.

 

Ahora, estos controladores civiles como muestra de prepotencia, han decidido en la tarde de ayer convocar una huelga. La primera huelga oficial de la historia, aparte de otras muchas de celo y extorsión que han hecho soterradamente perjudicando a los pasajeros, buscando el momento en que el “secuestro temporal” dañe al mayor número de pasajeros posible, y mostrando de nuevo músculo al Gobierno, que en plena crisis le ponen contra las cuerdas, amenazando veladamente con perjudicar al país y al turismo, y conseguir que les den todo lo que piden.

 

Dicen tener problemas de estrés porque hacían más horas extra de lo normal. Parece que les plantea dificultades el nuevo convenio para la conciliación de la vida laboral con la familiar, aunque antes no les importaba tanto cuando cobraban cada hora extra alrededor de 450 euros.

 

Piden respeto como colectivo de trabajadores, pero a ellos no les importa secuestrar a todos los colectivos de trabajadores de toda clase que viajan en vacaciones en estas fechas.

 

Piden solidaridad y comprensión como colectivo de trabajadores, pero ellos son insolidarios ante los problemas de otros colectivos de trabajadores que tienen conflictos laborales. O ante los colectivos de pensionistas que cobran una miseria de dinero, vergüenza de nombrarlo, a comparación de ellos, quienes tienen el mayor sueldo del promedio europeo y son el colectivo de menor  productividad. Todo ello al amparo de un convenio que consiguieron con el ex ministro Cascos con el anterior Gobierno Aznar, a quienes también hay que hacer culpables de este problema, porque cedieron para evitarse la conflictividad laboral, aceptando las condiciones de negociación de este colectivo.

 

Estrés es lo que tiene que aguantar un maestro de escuela o profesor de Instituto cuando en su clase se presentan varios alumnos conflictivos, o el que sufre un celador de hospital cuando tiene que recoger a un paciente politraumatizado, quemado o bañado en sangre, y de los médicos y enfermeras que abordan la cuestión para que no se les vaya su vida de las manos, y cuando sin poder hacer más se les va… Estrés es el de un conductor de autobús, 8 horas al volante, cuando tiene que aguantar desprotegido la mala educación de algunas personas que suben, o si tiene necesidades fisiológicas urgentes y no puede parar de ninguna de las maneras. El trabajador de la cadena en fábrica apretando siempre el mismo tornillo sin perder comba, el telefonista, el criador de cerdos que ha de estar muy al loro de no caerse en medio de la piara porque se lo pueden comer, el bombero que se enfrenta al fuego, el policía que se la juega en algunas ocasiones, el albañil, el pastor, y no hablemos del parado al que se le agota el subsidio. También el empresario que por causa de la crisis, su empresa no da beneficios ni siquiera del sueldo de un controlador aéreo actual. Los controladores no son los únicos estresados.

 

No es cuestión de ir contra los derechos de los trabajadores, sino contra los privilegios de unos pocos. Al ministro Blanco, quien no es santo de mi devoción, le ha tocado poner el cascabel al gato y lo está haciendo. Los controladores aéreos civiles deberían saber que si fuera necesario precisar de los controladores aéreos militares, de forma “coyuntural”, probablemente esta medida no fuera vista con malos ojos por la población. Hay otras experiencias con resultados favorables en EE.UU. y Francia.

 

De todas maneras, los controladores han escogido mal momento, no se dan cuenta de que una sociedad con un altísimo nivel de paro y sueldos muy bajos, no puede estar de acuerdo con las exigencias de un colectivo privilegiado. Esta convocatoria de huelga ya está produciendo el rechazo social hacia este colectivo que de tanto tirar de la cuerda, desgraciadamente, está a punto de darse un buen culazo. Lo malo es que al final, todo puede acabar con otra privatización de lo público: esta vez los controladores aéreos, AENA, y toda la gestión aeroportuaria.

 

¿Estará todo pensado para que sea así?

 

Es preocupante que se juegue con la seguridad del tráfico aéreo.

 

 

Foto: archivo cronicadearagon.es

4 Comments to “Al secuestro del pasaje”

  1. Alfonso dice:

    Fantástico apunte…. algunos tendrían que reflexionar…

  2. Rock dice:

    Sr. Puértolas:

    1. Después de 15 años de trabajo como controlador, con nivel VI de X, cobro 3.500 euros al mes. Haga la cuenta, por favor. ¿Cuántos meses tiene que tener un año para cobrar 350.000 euros al año? ¿Ya la ha hecho? Pues sí, sorprendente. Tendrían que ser años de 100 meses. ¡Qué horror, inviernos de 25 meses! Por Dios, sea usted serio.
    Tiene mi correo electrónico. Le mandaré encantado mi nómina si me promete que rehará su artículo.
    Un saludo.

  3. cucharon dice:

    Lo de estos tios es demencial. el portavoz de loc controladores salio en la Noria diciendo que el sueldo base era de 170.000 euros al año
    ¡¡¡Ya vale de que nos tomen el pelo!!!

  4. abate dice:

    “Rock 4” : tómate las pastillas para el riego, anda.