Andalucía por lo civil, lo militar y lo criminal

13. julio 2015 | Por | Categoria: El ojo atípico, Magazine, Opinión

No sea que se nos olvide. Empezaremos por decir que al menos una parte de Andalucía, pragmáticamente, como a los americanos les gusta interpretar la realidad, es territorio comanche, o si lo prefiere el lector, potencial campo de guerra benefactora para EEUU, o para sacudirme la fama que tenemos los andaluces de ser exagerados, cuando menos, parte de Andalucía es campo abonado para futuros atentados terroristas, y no va más.

Por lo civil

Como si de dos amigotes tomándose unas cervezas campechanamente se tratara, Chuck Hagel amigo, a la sazón Secretario de Defensa estadounidense, le escribe una carta el pasado 9 de abril a su homologo amigo, Pedro Morenés, ministro de algo del gobierno del PP que preside Mariano Rajoy, para decirle que sus necesidades de guerra le exigen mas espacio en la base de Rota, Cádiz, para colocar unos cuantos destructores más, al igual que necesita más espacio en la base aérea de Morón de la Frontera para unos nuevos aviones que son el no va más en el arte de la guerra, con el añadido de que también le va a mandar a unos militares para que se queden de forma permanente.

Y como el asunto es algo entre amigos del que el resto de los habitantes de España no tiene por qué saber nada, puesto que es algo privado, no Morenés, que sólo es amigo, sino el gobierno de España del PP que preside Mariano Rajoy, el cual se toma la política como chiringuito de negocio privado, atiende la petición del jefe americano, Chuck Hagel, como dios manda, y 19 de abril, o sea, diez días después de la petición de una potencia extranjera, resuelve que a pedir por esa boquita y que Rota y Morón de la Frontera a sus disposición quedan. Y que de paso le avisen al enemigo, porque hay que ser amables con todos, para que fijen sus puntos de mira sobre estas dos localidades andaluzas, y que no se preocupen, que en Andalucía todavía quedan cientos de localidades mas.

Se explica así que Chuck Hagel (cortito de vista como a continuación se verá) manifieste y reconozca que España es un aliado vital para Washington y diga: “Elogiamos a España por su apoyo crítico en respaldo de un número de prioridades de seguridad nacional de Estados Unidos, por su papel como aliado de la OTAN y apreciamos el apoyo y sacrificio en Afganistán” [Alfonso Izquierdo. Base Aérea de Morón, la “joya oculta” del despliegue mundial del Pentágono], mostrando así el jefe yanqui Hagel su disminución visual o cortedad de vista a la que antes se aludió, porque confunde a su colega Pedro Morenés y a Mariano Rajoy con España, porque no es esta sino aquellos los que están con el a partir un piñón con el negocio de la guerra, al igual que tampoco es España la que se sacrifica en Afganistán, sino los trabajadores españoles que dejan de percibir parte de lo que les corresponde por su trabajo para que las empresas que fabrican el material militar puedan obtener los correspondientes beneficios y pagar los sueldos de los militares del ejercito español que están en Afganistán. Como se ve, lo que dice Hagel es una cosa y la realidad, innegable, a la que alude, resulta dice otra.

Por lo militar

Con ser grave para la paz en el territorio físico del Estado español desde un punto de vista civilizado (porque la paz no se construye preparando gigantescos ejércitos, sino en base a la justicia, es decir, dando a cada cual lo suyo, y no quitando lo que es de otro mediante el engaño o la fuerza militar), que desde hace unos pocos meses la Base de Rota, Cádiz, tenga “4 destructores de la US Navy dotados con sistema de combate AEGIS y unos 1.100 militares, como parte del proyecto de defensa contra misiles balísticos de la O.T.A.N.”1 y que en Morón de la Frontera, a menos de 50 kilómetros de Sevilla, desde el 12 de Mayo de los corrientes, 500 militares americanos, 6 aviones-helicópteros MV-22B Osprey y 2 KC-130J para reabastecimiento en vuelo, estén preparados en nueve horas para llevar la guerra a casi 1.500 kilómetros, siguiendo “la decisión del Pentágono de desplegar la Fuerza de tarea de Respuesta de Crisis de Marines Aire-Tierra con Propósito Especial (SP-MAGTF)” 2, no lo es tanto como todo el proceso que los yanquis han venido realizando en suelo español con la connivencia y secretismos de los diferentes gobiernos que han pasado por ser españoles desde el general Franco hasta el actual Mariano Rajoy del PP.

Si repasamos aunque sea de forma brevísima todo este proceso guerrero en territorio español, se tiene la sensación de que se está haciendo un repaso de la historia guerrera de EE.UU fuera de su territorio que de España o Andalucía.

Parece ser que en los tratados firmados con Estados Unidos en 1953 y en 1963 no se mencionaba, en sus clausulas conocidas, que aviones norteamericanos, cargados con explosivos nucleares, sobrevolasen nuestro espacio aéreo y pudieran utilizar las bases en territorio español para dar soporte logístico y repostar combustible en vuelo. Pero de hecho, los B-52 salían cada mañana de la base de Seymour Johnson…, de Carolina del Norte…, hacia la frontera turco-soviética. Al sobrevolar España en dirección este repostaban combustible en vuelo suministrado por aviones nodrizas de la base aérea de Zaragoza. Al regresar a Estados Unidos, los B-52 volvían a repostar. En este caso, el avión nodriza provenía de al base de Morón de la Frontera y la maniobra se realizaba sobre la costa mediterránea de Almería”. 3

En 1958, los primeros bombarderos estadounidenses B-47 y los aviones cisterna KC-97 tomaron tierra en Morón y, poco después, los mejores cazas del momento, los F-100 Super Sabre (…) A partir de 1963, durante la guerra de Vietnam, se despliegan los primeros KC-135 como parte del Mando Aéreo Estratégico, que permitían mantener en vuelo los B-52 4 con bombas nucleares (…) Durante los años setenta, Morón fue designada como Base de Apoyo Primaria por Washington y su estructura e instalaciones se estabilizaron en unas 400 personas. En 1994, como consecuencia de las reducciones en Europa, el Pentágono recurrió de nuevo a Morón para que asumiera la responsabilidad de apoyar a todas las unidades de la USAF en España, Italia y Grecia. En 2003, como consecuencia de la operación que culminó con el derrocamiento de Sadam Husein, más de 7.000 soldados pasaron por sus instalaciones, el tránsito más grande de militares desde la II Guerra Mundial. En 2006 llegó a gestionar un total de 996 vuelos y, en 1999, a raíz de la operación aérea sobre Kosovo, se convirtió de nuevo en la base de aviones cisterna más grande e importante del momento (…) En 2009, el Mando de Movilidad Aérea del Pentágono analizó las necesidades futuras de despliegue en un extenso informe llamado Estrategia de Rutas Globales (…) con el horizonte de 2025 (…) La base de Rota, junto con Morón AB –dice el informe-, representan el ancla de la ruta central Atlántica (…) Para el Ejército del Aire Morón -,señalan los estrategas militares estadounidenses, el Pentágono se asegurará el poder dividir el tráfico aéreo que pasa por al Península Ibérica -6.000 vuelos anuales- entre las dos bases con que cuenta en suelo español y gozar siempre de esa capacidad, independientemente de contingencias inesperadas [ataques militares de potencias enemigas de EE.UU, atentados terroristas, etc.]” 5.

Parece que con lo mencionado hasta este punto de forma brevísima y solamente a título de ejemplo y no de forma exhaustiva, no es necesario ir a la Universidad de Salamanca para doctorarse a fin de entender el peligro cierto (aunque desconocido para la inmensa mayoría de la población de España) para las personas al que nos han sometido y nos tienen sometidos los diferentes gobiernos del Estado español hasta el presente, de la misma manera que es evidente la debilidad del imperio capitalista que representan las grandes multinacionales, al tener que sustentarse sobre el saqueo de los recursos humanos y materiales de otros Estados y el aprovechamiento geográfico de los mismos como si fueran de su exclusiva propiedad para mantenerse en pie.

Y por lo criminal

El 16 de enero de 1966 en el cielo de Palomares, Almería, chocaron el octorreactor B-52 que llevaba 4 bombas termonucleares (cada una de ellas con una capacidad de matar y destruir 75 veces superior a la lanzada sobre Hiroshima durante la II Guerra Mundial en 1.945) con el avión nodriza FC-135 de la base de Morón de la Frontera que intentaba suministrarle combustible.

En el acto murieron los cuatro tripulantes de este último y tres de los siete tripulantes del B-52, cayendo como consecuencia del choque una bomba en el mar que fue recuperada 80 días después y tres en tierra, dos de las cuales cayeron en paracaídas y se conservan en el National Atomic Museum de Alburquerque, Nuevo México.

De las tres bombas que cayeron a tierra una lo hizo en un solar del pueblo y otra, la única que cayó sin paracaídas por haberse quemado por el fuego originado por el choque de los aviones, se estrelló contra el suelo en una sierra cercana. Como consecuencia del impacto explosionó la carga convencional que portaba liberando isótopos Pu-239 y cantidades menores de Pu-240 y en menor cantidad Am 241, resultando contaminadas 226 hectáreas (2.260.000 m2) con diferentes grados e intensidades: “La contaminación alcanzó valores superiores a 7.400 Bq de radiación alfa por m2 en la superficie indicada (…) En alrededor de 17 hectáreas se determinaron actividades del orden de 117.000 Bq/m2 (117 KBaq/m2) que eran superados con mucho en otras 2,2 hectáreas. Algunas áreas próximas a los puntos de impacto alcanzaron valores extremadamente superiores: 37 millones de Bq por m2…” 6.

Frente a tamaña catástrofe humana y material, la primera acción de slo gobiernos español y americano de la época fue la de engañar a la opinión pública española mediante una fotografía del ministro del Interior español, señor Fraga y el embajador americano en Madrid luciendo sus cuerpos serranos en aguas de la costa almeriense para demostrar que eran unos valientes y que no le temían a la radioactividad porque “no la había”. El siguiente lavado de cara del problema corrió exclusivamente a cargo de los americanos, quienes “… trasladaron a Estados Unidos [parte de la tierra contaminada] en el interior de 5.500 bidones de 209 litros de capacidad. A medida que cada una de las casi 900 propiedades afectadas se “descontaminaban”, se entregaban unos certificados de descontaminación radioactiva firmados por ambas administraciones, por la española y la norteamericana” 7.

Se realizaron diferentes estudios y controles sobre la población para determinar la forma e intensidad con que pudieron haber sido afectados por diferentes organismos. Estudios y controles que 28 años después resultan refutados de manera absoluta por el Dr. Pedro Antonio Martínez Pinilla, autor de los únicos trabajos epidemiológicos que se han realizado de forma continuada y con rigor, durante décadas, sobre mortalidad en Palomares, quien afirmó que el periodo (en el que se fueron haciendo los diversos estudios y observaciones oficiales) podría resultar corto, ya que los espacios de latencia necesarios para que aparezcan los efectos biológicos de las radiaciones son bastante grandes: superiores a veinte años 8.

Como conclusión, parece evidente que estos estudios científicos demuestran fehacientemente que tras 38 años del accidente nuclear de Palomares, las consecuencias no sólo no se han disipado, sino que siguen y seguirán afectando a las comunidades biológicas de la zona durante miles de años que estos elementos transuránicos, en especial el plutonio, tardan en degradarse” 9.

Por nuestra parte y como conclusión final se añade:

a) que el crimen cometido por el ejército americano en connivencia con todos los gobiernos del Estado español habidos desde la fecha del accidente nuclear en 1966, sobre los habitantes de Palomeras y sus bienes, deben ser reparados en la medida de lo posible, puesto que los efectos del daño causado todavía permanecen, para lo cual es imprescindible que tanto los políticos locales, como los provinciales, autonómicos y nacionales dejen de tomarse la política como el “Patio de mi casa es particular” y alcen la voz para reclamar que los efectos de los daños causados sean reparados de forma real y efectiva. Como real y efectivo fue el choque de los aviones militares y

b) que como lo cortés no quita lo valiente, hemos de ser corteses con el ejército americano, y por consiguiente no le tenemos que decir nada por estar en Rota, Morón o Madrid, sino que nos tenemos que cruzar en la carretera para hacer que quienes les trajeron y mantienen en suelo español se alejen de la política definitivamente, de modo que no teniendo los americanos quienes les saquen las castañas del fuego a costa y en perjuicio del pueblo español se tengan que ir por donde vinieron a su casa o donde libremente quieran, pero claro, pagando lo que deben. O dando garantías reales y efectivas de que lo pagarán. Pero que se vayan.

__________________

1 # Organización del Tratado del Atlántico Norte, creada en 1949 para hacer frete a un hipotético ataque de la URSS, y que cuando se demostró que ese supuesto era imposible que se diera, el diario El País pasó una recomendación a sus redactores para que a partir de entonces las siglas O.T.A.N. fueran escritas sin el punto, OTAN, a fin de que los puntos no indujeran al lector a preguntarse el significado de esa organización militar

2 # Alfonso Izquierdo. Base Aérea de Morón, la “joya oculta” del despliegue mundial del Pentágono

3 # Eduard Rodríguez Farré y Salvador López Arnal. 48 años después, Palomares: paz franquista y accidentes nucleares. Rebelión, 17.01.2014

4 # “En 1966, en plena guerra fría, 340 aviones superbombarderos B-52 (…) , se mantenían permanentemente en el aire, sobrevolando el planeta. Cada uno de ellos transportaba una carga de cuatro bombas termonucleares de 1,5 megatones (…) un poder destructor 75 veces superior a la lanzada sobre Hiroshima”. [Eduard Rodríguez Farré y Salvador López Arnal. 48 años después. Palomares: paz franquista y accidentes nucleares. Rebelión, 17.01.2014]

5 # Alfonso Izquierdo. Base Aérea de Morón, la “joya oculta” del despliegue mundial del Pentágono

6 # Eduart Rodríguez Farré y Salvador López Arnal. 48 años después, Palomares: paz franquista y accidentes nucleares. Rebelión, 17.01.2014

7 # Obra citada

8 # Javier Matamala García, editor de Almediam. Palomares. 38 años de radiación nuclear. Marenostrum.org

9 # Obra citada

 

Tags:

Comentarios cerrados