Aparecen restos de muralla que podrían cambiar los límites de la Borja musulmana

11. febrero 2015 | Por | Categoria: Cultura, Cultura y Ocio, Magazine

Un reciente hallazgo arqueológico podría hacer cambiar los límites de la Borja musulmana. Hace unos días, en el transcurso de unas obras en la calle San Bartolomé, aparecieron restos de una muralla que podría ser de época islámica e incluso celtibérica. Aunque hay que esperar a la realización de catas que determinen con exactitud de cuándo data, desde el Centro de Estudios Borjanos (Cesbor) consideran el hallazgo de “extraordinaria importancia”.

El lienzo de muralla –de cinco o seis hiladas de sillares de su parte inferior- fue encontrado durante las obras de remodelación que se efectúan en la calle Belén y en su confluencia con San Bartolomé. Según el presidente del Cesbor, la percepción que se tiene de los límites del recinto urbano de Borja “podría cambiar” a raíz de este descubrimiento. “Ahora debemos realizar catas arqueológicas y nuevas investigaciones para saber de qué se trata y replantearnos los límites de la ciudad medieval, romana o quizá de la propia ciudad celtibérica que seguramente fue mayor y más densamente poblada de lo que se había supuesto hasta ahora”, asegura Manuel Gracia.

A falta de las catas que aporten información sobre la época de que dataría la muralla, el lugar donde ha sido hallada resulta también sorprendente porque “está muy alejado de lo que era el casco antiguo de la época medieval”. “No es una muralla cristiana, no parece una muralla romana, cabría la posibilidad incluso de que estuviésemos hablando de una muralla celtibérica”, apunta Gracia.

¿Romana o celtibérica?

El presidente del Cesbor añade que, en el entorno del lugar del hallazgo, “sí que han aparecido restos celtibéricos y restos romanos”. “Muy cerca está –continúa Manuel Gracia- la Torre del Pedernal, una de las pocas fortalezas que se conservan en esta zona de época romana”. Si datase de ese periodo “sería una gran novedad por el hecho de que la antigua Bursau hubiera sido fortificada en un determinado momento”. En cambio, si fuera islámica -algo factible porque el aparejo es similar al de las murallas califales del Cinto-significaría que el perímetro de la Borja musulmana era mucho mayor de lo que se creía hasta ahora y, además, estaba defendido por unas murallas de singular importancia.

En cualquier caso, por el momento todo son meras conjeturas y habrá que esperar a la realización de nuevas excavaciones que arrojen luz sobre el origen de este interesante hallazgo arqueológico. “La Historia es apasionante. Estamos ante un paso más en el conocimiento de una ciudad como la nuestra que tiene un paso más importante de lo que mucha gente cree”, sentencia Gracia.

Foto: Aragón Press

 

Tags: ,

Comentarios cerrados