Aprobada la ampliación de la Reserva de la Biosfera “Ordesa–Viñamala”

30. mayo 2013 | Por | Categoria: Magazine, Medio Ambiente

El Consejo Internacional de Coordinación del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) de la UNESCO, ha aprobado la ampliación del Reserva de la Biosfera “Ordesa-Viñamala”. Esta actuación supone ampliar esta área protegida en más de 65.000 hectáreas, pasando de 51.396 hectáreas actuales a 117.364.

La decisión de extender esta reserva, cuyos orígenes se remontan a 1977, supone la incorporación de cuatro nuevos municipios de forma voluntaria: Broto, Tella-Sin, Puértolas y Bielsa, englobando dentro de los límites todo el conjunto del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, que sería la “Zona Núcleo” de la Reserva junto con los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos. La Reserva de la Biosfera incluirá en su interior, por otra parte, los núcleos de población habitados más significativos de los valles de Tena y del Alto Ara como modelos del desarrollo sostenible.

El director general de Conservación del Medio Natural, Pablo Munilla, subrayó que “esta ampliación es muy positiva para el parque nacional de Ordesa, por ser el epicentro, además de para los municipios aragoneses que están en el entorno”. Munilla también destacó que “los auténticos protagonistas de la ampliación de la reserva son los ayuntamientos que forman parte de este proyecto y que se han sumado de manera voluntaria”.

Además de aprobar esta ampliación, este consejo agregó 11 nuevos sitios a la Red Mundial de Reservas de Biosfera, que de este modo cuenta con 621 sitios repartidos por 117 países.

Una propuesta con historia

El Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón presentó el pasado septiembre en Madrid, ante el Comité Español MaB (Hombre y Biosfera) de la UNESCO, la propuesta de ampliación y mejora en la gestión de la Reserva de la Biosfera “Ordesa-Viñamala”.

Tras varios tímidos intentos por parte de anteriores ejecutivos del Gobierno de Aragón en este sentido, la actual propuesta, mucho más ambiciosa y completa, fue elaborada conjuntamente con las administraciones locales de la zona y el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente. Contaba con el visto bueno previo del Comité Científico Español de las Reservas de la Biosfera y de las entidades locales implicadas, adaptándose a los criterios que se establecieron en el año 1995 en la llamada “Estrategia de Sevilla”, donde se incorporaron nuevos aspectos de cara a garantizar la conservación de la diversidad biológica y cultural de la zona, y a plantear un modelo de ordenación del territorio en el que sea posible el concepto del desarrollo sostenible. Finalmente, esta propuesta, recibió la aprobación del Comité, convirtiéndose así en la segunda de toda España.

La Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala

La Reserva “Ordesa-Viñamala” es una muestra excepcional del fenómeno del glaciarismo que ha modelado el relieve dando lugar a profundos valles con perfil en forma de U, circos y lagos excavados por los hielos. En la reserva se pueden encontrar picos superiores a los 3.000 metros, tanto graníticos como calizos. La diversidad florística es altísima, incluyendo más de 2.000 especies inventariadas.

Creada en 1977, actualmente posee 51.396 hectáreas, distribuidas por los municipios de Biescas, Fanlo, Hoz de Jaca, Panticosa, Sallent de Gállego, Torla y Yésero, incorporando terrenos del antiguo Parque Nacional del Valle de Ordesa y de la Reserva de la Caza de Viñamala. La nueva reserva pasará a tener 117.364 hectáreas, e incorporará más territorio de los municipios ya implicados, y también de cuatro nuevos: Broto, Tella-Sin, Puértolas y Bielsa.

De esta manera, la Reserva de la Biosfera se convierte en una de las mejores representaciones de los ecosistemas de montaña del Pirineo, y en concreto de los sistemas naturales ligados a formaciones de erosión y glaciarismo, y extensas formaciones vegetales de singular valor. Asimismo, alberga especies de flora y fauna singulares dentro del contexto regional e internacional, muchas de ellas con algún grado de amenaza, cuya conservación es fundamental para el mantenimiento de la diversidad biológica.

Entre los paisajes destaca los propios de alta montaña, con imponentes glaciares y formaciones provocadas por la erosión glaciar, bosques mixtos caducifolios, pinares de pino negro, abetales, pastos de alta montaña, etc., y especies de alto valor como el quebrantahuesos, el sarrio, el desmán de los Pirineos, la perdiz nival, el urogallo o el pito negro, y entre las especies de flora, árboles como el pino negro, el abeto blanco, tejos, abedules, etc., y especies de menor porte como el edelweiss o el zapatito de reina.

Las Reservas de Biosfera son zonas de ecosistemas terrestres, costeros o marinos, o una combinación de éstos, que han sido reconocidas internacionalmente como tales en el marco del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) de la UNESCO. Se las ha creado para promover y demostrar una relación equilibrada entre los seres humanos y la biosfera.

Ordesa-Viñamala” forma parte de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera de la UNESCO, con 40 espacios repartidos por quince comunidades autónomas españolas, siendo cinco de ellos islas completas.

Foto: Gobierno de Aragón

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados