Apuntes para la revolución (8): por mucho trigo no es mal año

14. septiembre 2012 | Por | Categoria: El ojo atípico, Magazine, Opinión

Precisamente por eso, porque por mucho trigo nunca es mal año, hay que repetirlo hasta que quede tan clarito como la sopa de un asilo: que UGT y CCOO hayan inventado el instrumento político (y por ser instrumento político, no es malo) de la “Cumbre Social” para aprovechar la existencia de decenas de asociaciones y organizaciones sindicales opuestas al neoliberalismo, con el fin de que parezca que los protagonistas de las protestas sociales son las jefaturas de UGT y de CCOO, no significa que no haya que secundar las movilizaciones convocadas por este colectivo.

Seguramente, estas jefaturas pretenden limpiar un poco su desprestigio acumulado durante décadas de negociaciones con la patronal o con el gobierno, que han conducido a un paulatino empeoramiento de las condiciones sociales y salariales de los trabajadores, desde los tiempos de Felipe González con la invención de los contratos–basura, la creación del Pacto de Toledo (donde se sentaron las bases para ir poniendo los fondos de los trabajadores de la Seguridad Social a disposición de la gran banca, que es donde se agarrará Rajoy o en su caso Rubalcaba en caso de resultar sustituto de Rajoy si logramos echarlo de la Moncloa a partir del próximo 25), para proseguir la marcha “triunfal” hasta el estallido del fin de las prestaciones sociales a los trabajadores.

Estas jefaturas pretenden proclamarse ahora como las verdaderas representantes de los trabajadores para llevar la voz cantante en las futuras negociaciones (que no hay nada que negociar) con los gobiernos de turno y gran patronal relativas al acuerdo y el “consenso” de todas las reformas (contra reformas reaccionarias teñidas de robos a mano armada de leyes injustas no declarados) realizadas, tanto por los gobiernos de  Zapatero (el del talante), como las de Rajoy (y las que hará si no lo echamos del gobierno cuanto antes y a partir del 25 de septiembre).

A esto juegan sin pretenderlo todos los que de buena fe acudan el 15 de Septiembre a la concentración en Madrid convocada por la “Cumbre Social”. Creo que el que quiera ir debe ir sin ninguna reserva, pero sabiendo que va de bulto, que no va a participar en nada que no sea su presencia física, pero sólo eso, física.

La concentración en Madrid convocada por la “Cumbre Social”, es decir, por UGT y CCOO, no responde más que a un acto de representación teatral tanto de los jefes de UGT como de CCOO, para frenar y entorpecer cuanto puedan y desde dentro todas las movilizaciones sociales que se avecinan.

El origen del problema que genera la situación por la que se protesta es que hay que darle una salida práctica, una solución. Hay que resolver y solucionar el origen del problema y no entretenerse como eje fundamental en el modo de aplicar “consensuadamente” a los trabajadores las consecuencias de ese problema que se pueden concretar en las llamadas reformas que son todos los recortes de los derechos ya realizados y los que se tiene previsto realizar en el momento que se den las condiciones necesarias para ello, que es en resumen, lo que pretenden las jefaturas de UGT y CCOO y a lo que responde la existencia de la “Cumbre Social”.

Todo problema concreto requiere de una solución concreta en el tiempo y en el espacio concretos, pero en el caso en el que nos encontramos, en que el sistema económico imperante del que se deriva todo el ordenamiento político e ideológico de la sociedad (es decir, el modo de producción capitalista) ha llegado objetivamente al punto de su inviabilidad histórica, no van a entrar ni los jefes de UGT ni los jefes de CCOO.

Son más de 150 organizaciones sociales y sindicales las que componen la “Cumbre Social” ¿Dónde están, qué dicen y qué proponen los responsables de esas más de 150 organizaciones acerca de la concentración que convocan? En la práctica y en la propaganda para la concentración no aparecen más que UGT y CC.OO ¿Y qué harán después de la protesta por muy sonada y numerosa que sea? ¿Esperar a que el gobierno llame a los jefes de UGT y CCOO para negociar las reformas pasadas, presentes y futuras a fin de aplicarlas y presentarlas como lo único que se podía hacer, porque la naturaleza de las cosas es así y no puede ser de ninguna otra manera?

A la convocatoria de 15–S convocada por la Cumbre Social acudirán sindicatos de la Policía y de la Guardia Civil para protestar literalmente por lo mismo que van a protestar la Acampada del 25–S en los aledaños del Congreso de los Diputados, claro que, también es verdad, que los que formen la Acampada, además de la protesta van a exigir la erradicación de las causas que motivan y origina la protesta ¿Los compañeros policías y guardias civiles se enfrentarán con violencia injustificada a sus compañeros de protesta, los Acampados, por exigir (además de la protesta hartamente justificada) que las causas que los hacen compañeros de protestas desaparezcan?

 

(continuará…)

Artículos anteriores:

Apuntes para la revolución (1): ¿Hay rescate o no lo hay?

Apuntes para la revolución (2): PP-PSOE, los amigos, amigos son

Apuntes para la revolución (3): el hecho y la percepción del hecho

Apuntes para la revolución (4): la Guardia Civil solidarizándose con los mineros en huelga, ¡agua!

Apuntes para la revolución (5): Rajoy, el Gobierno del desgobierno

Apuntes para la revolución (6): A Rajoy, su gobierno, monarquía y al potitos, les pueden dar por donde amargan los pepinos 500.000 veces y una más de propina

Apuntes para la revolución (7): el 15 de septiembre también, pero más la acampada del 25 ante el Congreso

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados