Atado y bien atado

8. abril 2013 | Por | Categoria: Columna Invitada, Magazine, Opinión

POR JESÚS MOLÍNS

La imputación de la Infanta Cristina terminará en nada. A mi entender pudiera tratarse de una “simple maniobra”, orquestada “desde las cloacas del Estado” para desviar la atención de aquello que realmente podía poner en un auténtico brete a la monarquía española, que no es otra cosa que el asunto de las cuentas del rey Juan Carlos en Suiza (aunque “su majestad” es “inviolable”, no deja de ser para el resto de españolitos mortales un delito de evasión de capitales).

Hoy nadie habla de eso, nadie lo recuerda ya.

¿Buen trabajo de nuestros servicios de inteligencia?…

De haber continuado dicha investigación sobre las cuentas del rey en Suiza y de haber seguido tirando del hilo, posiblemente se hubiera llegado a otras existentes en diferentes paraísos fiscales, Emiratos Árabes, etc., así como a determinadas inversiones y negocios realizados por nuestro monarca.

Todo ello, de poder probarse, hubiera puesto en la picota a la mismísima figura de D. Juan Carlos y por tanto significar, a buen seguro, la caída de la monarquía española.

Pero tranquilidad, que los Estados no dejan nada al azar, lo tienen siempre todo previsto para su salvaguarda y permanencia; la “Operación Don Felipe” hace tiempo que, al parecer, está en marcha.

En poco tiempo nos presentarán la salvación.

Nos harán ver a Felipe como “la gran solución”, como garantía de estabilidad, como la única persona capaz de iniciar una gran regeneración política y encabezar la segunda transición que dará paso a una reforma de la Constitución (reforma/engaño pues volverá a dejar todo “atado y bien atado” ya que garantizará la primacía y continuidad de los de siempre, de los de arriba; los poderes fácticos, económicos y financieros).

Para ello se tendría programado el realizar una transferencia “pactada” del cargo en la Jefatura del Estado en el Príncipe Felipe, ello incluiría una reforma del art. 57 de la Constitución Española, que regularía la abdicación del rey.

¿El momento idóneo para la abdicación? Una vez finalizada la instrucción del Caso Nóos y antes de que se iniciara el juicio oral, pues no habrá citaciones, ni entrega de documentación, ni prensa que haga sombra a la noticia de la “posible” abdicación de Juan Carlos ni que la vincule a ambos hechos.

Para entonces nuestros servicios de inteligencia parece ser que prevén un deterioro de la paz social y un mayor descrédito político de las instituciones del Estado, lo que convierte a ese momento en el propicio para el ascenso de Felipe de Borbón a la Jefatura del Estado.

Nos manipulan siempre que quieren, como y cuando quieren.

¿Mi apuesta personal? El interés general de los ciudadanos, que no es otro que el de las mayorías sociales, los jóvenes, las mujeres y los trabajadores.

Salud y República.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados