Bankia o El síndrome de Estocolmo

10. mayo 2012 | Por | Categoria: Magazine, Opinión, Sin fecha de caducidad

Desde el momento en el que salta la noticia de Bankia, he leído y escuchado un buen número de intentos de explicación, tanto de políticos como de economistas y demás técnicos formadísimos y con vastas (o quizá, bastas) trayectorias académicas y profesionales.

Ninguno, absolutamente ninguno, ha dado un razonamiento coherente ni lógico. Bueno, tan sólo uno que no han dicho salvo implícitamente: somos víctimas de un secuestro, enfermos en fase avanzada del síndrome de Estocolmo y, se deduce de sus explicaciones, gilipollas.

Es lamentable asistir al patético espectáculo que nos brindan quienes tienen el inconmensurable morro de justificar el atraco bankiero, a sus estilos snobs, a sus aires de superioridad, a sus escondites y parapetos burdos y baratos que conforman con tecnicismos, anglicismos y diversas jergas incomprensibles y dudosamente existentes.

Si algo queda claro es que si no tragamos con lo de Bankia todavía podría ser peor, o sea, ¿estamos o no estamos secuestrados?, o sea, ¿padecemos o no padecemos impuestos revolucionarios?, o sea, ¿somos o no somos víctimas de un chantaje?

Liberales, neoliberales y la madre que los parió a todos, llevan aaaaaños dando la paliza con lo malo malísimo que es el Estado, el intervencionismo y el control público mientras que es el mercado, el capital, la víctima, el ser o ente estrangulado injustamente cuando es la garantía de funcionamiento perfecto porque él mismo se regula, se corrige, se sitúa, se repara.

Ahora, liberales, neoliberales y la madre que los parió a todos, aplauden el mayor intervencionismo posible de un Estado, una nacionalización, y no una cualquiera sino una provocada única y exclusivamente por ellos mismos, por sus posicionamientos, por su mercado y su capital, por su autorregulación y su autocorrección de las narices.

Nos mentían, nos engañaban, nos mienten y nos engañan… y nos robaban y nos roban. A manos llenas.

Lo único que está cambiando es que cada vez nos consideran más tontos, más ingenuos, más rendidos… más secuestrados.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados