Chacón se ha retirado, pero no ha huido…

2. junio 2011 | Por | Categoria: Magazine, Opinión

banda_seccion_opinion

Juan Perpiñá.- Y en esto ha imitado a muchos valientes que se han guardado para tiempos mejores. Algo así nos dejó escrito don Miguel de Cervantes. La ministra de defensa debe haberse impregnado del espíritu castrense de manera tan profunda, que se ha tomado para sí el principio militar de que “una retirada a tiempo puede ser una gran victoria”. Esta actitud fue la que mantuvo el general norteamericano Douglas Mac Arthur al abandonar su puesto de mando en Filipinas en 1942 en plena guerra mundial en el Pacífico, cuando expresó de manera nítida y cristalina ¡Volveré!

 

¡Y vaya si volvió! Aún recordamos su llegada triunfal a los Estados Unidos en olor de multitud por la V Avenida de Nueva York tras asistir –como representante de los ejércitos aliados– a la ceremonia de rendición de los que le obligaron a retirarse en su día, los altos mandos japoneses. A partir de ahí, fue nombrado para llevar a cabo los grandes cambios democráticos en el Japón.

 

Su retirada a tiempo culminó con una gran victoria.

 

La retirada de Chacón como candidata a la presidencia del Gobierno –por muy obligada que haya sido– no deja de ser un paréntesis en espera de mejores tiempos, y esta actitud nos ha hecho recordar el comportamiento del general norteamericano ¿Proseguirá su notoria carrera política la joven ministra de defensa? Todo hace pensar que sí. Sus cualidades en el desempeño de altas responsabilidades políticas, y la valoración que de ella se tiene a todos los niveles, unido a su envidiable juventud, lo que supone una entrada de aire nuevo dentro del partido en el que milita, confirma grandes esperanzas ante el futuro.

 

De cualquier manera, la política partidista es tan compleja que, quizá desde los vericuetos internos, tan férreamente manejados por el aparato del partido (que es en definitiva quien tiene la llave que abre o cierra las puertas del poder) no es fácil vaticinar lo que ocurrirá en el devenir de los tiempos. De cualquier manera, ahí queda Chacón con su limpia hoja de servicios y eso es lo que le engrandece.

 

Otros muchos no han sabido estar a la altura que merecían. Cuando pienso en ello, me viene a la memoria un nefasto personaje; el ministro de defensa Trillo, quien tuvo la desfachatez de exculparse por escrito de la catástrofe del Yak 42 que costó la vida a 62 militares, cuyos nombres figuran en un monolito en el paseo de la Constitución de Zaragoza.

 

Cada vez que por allí paso siento vergüenza ajena y repugnancia hacia los responsables políticos que no tuvieron la dignidad de asumir este desastre y le cargaron la patata caliente al general Vicente Navarro, quien condenado a tres años, murió al poco tiempo, quizá porque el remordimiento de lo ocurrido se lo llevó por delante, mientras Trillo se pavoneaba –y lo sigue haciendo– como si la cosa no fuera con él.

 

Aquellas muestras gráficas del interior de los aviones, trasportando a nuestros soldados como si fueran borregos, con el agravante de dejarlos en manos de una tripulación contratada en lejanos países, los cuales dejaban mucho que desear, no le ha hecho avergonzarse al nefasto ministro, que pasará a la historia como el peor de todos ellos. Razón tenía el sesudo de Séneca cuando decía aquello de que “Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la vergüenza” Eso es cuando se tiene la vergüenza necesaria para reconocer la culpabilidad política.

 

Mientras hemos visto tan terrible ejemplo de un político sin escrúpulos, más nos atrae la figura de esa dama que sabe estar siempre al pie del cañón en su alta responsabilidad que hoy desempeña.

 

El tiempo pondrá a cada cual en el lugar que merece. De eso no tengo ninguna duda queridos amigos y amigas de CRÓNICA DE ARAGÓN.

 

Ninguna.   

 

 

Foto: archivo Ministerio Defensa España

Tags: , , ,

Comentarios cerrados