Chipre, de paraíso europeo a feudo ruso

21. marzo 2013 | Por | Categoria: Economía, Magazine

POR BARTLEBY, EL ESCRIBIENTE – “Los pequeños ahorradores chipriotas pagarán con sus depósitos el rescate de la banca”. Parece el twitt de un malaje con muy mala uva, pero es la decisión que tomó el pasado sábado ese peculiar club de bromistas que es el Eurogrupo. El butrón a los ahorros populares y el corralito al que están sometiendo a la isla del mediterráneo oriental son las consecuencias de una Unión Europea incoherente, atrapada entre la espada de los mercados y la dura pared de Merkel, cuyo gobierno está empeñado en cobrar las deudas de sus bancos sin mirar las consecuencias económicas y estratégicas para Europa. Por si fuera poco, a este amenazador panorama se une nada menos que Rusia.

Estado de excepción financiera

El problema de Chipre es relativamente peculiar. Su excepcionalidad no radica en el hecho de que su sector bancario represente según Moodys el 650% de su PIB. En esto no hay sino un remake de la saga irlandesa y española.

La Unión Europea ha sido la gran consentidora de la especulación financiera, cerrando los ojos a este engorde patológico. El sacramento de la circulación de capitales ha sido tolerado en beneficio de unos países sobre otros. El microclima Europeo ha permitido en versión reducida lo que ya sucede a escala global. Pero con una diferencia. Aquí los que especulan tienen voz y mando. Que una economía que representa el 0,2% del PIB europeo ponga a temblar las estructuras de la Unión sólo se explica por esa hipertrofia financiera.

Los bancos alemanes tienen expuestos en Chipre 5.889 millones de euros, en forma de créditos, títulos de deuda, depósitos, etc. A diferencia de Grecia, no había opción a quita en deuda pública chipriota, de apenas 1.800 millones de euros. Por eso había que enganchar lo que se pudiera, aunque fuera saltándose el derecho que garantiza los 100.000 euros por depositante y entidad.

Un paraíso mediterráneo

La excepcionalidad de Chipre reside en la vinculación financiera con Rusia (ver enlace http://blogs.ft.com/beyond-brics/2013/03/13/russias-cyprus-problem/#axzz2Nid0WvC5). En 2011 las inversiones rusas en la isla fueron de 119.000 millones de euros. En ese mismo año salieron de Chipre hacia Rusia 129.000 millones. Una idea de las cifras que manejamos es la desproporción de los depósitos en sus bancos: unos 70.000 millones de euros en total. 25.000 en manos rusas y 5.000 en manos de residentes de la eurozona. Visualizando el PIB de Chipre, 17.797 millones de euros en 2011, podemos comprender la dimensión del problema y su función centrifugadora.

En 2004, cuando Chipre entró en la UE a nadie le pareció mal que esa isla del mediterráneo fuese un paraíso fiscal desde los años 70. “Progresa adecuadamente”, decía la Comisión Europea en referencia a su política contra el blanqueo de capitales. Pura ficción ¿Le ha interesado alguna vez a la UE erradicar los “paraísos” dentro de sus fronteras, donde se tolera el dumping social, fiscal y financiero para solaz de un puñado de países?

Rescatar a los chipriotas y castigar a los defraudadores

Cuando el pasado martes 19 de marzo los grupos políticos chipriotas se negaron a someterse al “impuesto” sobre los ahorros a cambio del “rescate”, la sensación fue contradictoria. Por un lado, por fin un parlamento plantaba cara al chantaje. Pero existen varias dudas por resolver.

Con esa votación no se ponía fin al dumping financiero que sigue siendo el nutriente de la isla. No ceder y conservar intocable el pequeño ahorro (en su mayor parte fruto de rentas de trabajo) se ha convertido también en el argumento para los grandes defraudadores ¿Se planteó por la UE alguna medida para que la economía chipriota escapara de esa huída hacia adelante que supone ser un paraíso fiscal? Los 5.889 millones de euros alemanes depositados en la isla nos dan la respuesta.

Las viejas disputas a escena

La alternativa al chantaje europeo es buscar otro prestamista menos voraz. Chipre está negociando con Rusia una ampliación y menos intereses sobre un crédito de 2.500 millones de euros que ya solicitó en 2011, además de nuevos préstamos por valor de 5.000 millones de dólares. Putin jugará sus bazas en una zona estratégica tan apetecible para Rusia desde los zares. 1,7 billones de metros cúbicos de reservas de gas en la plataforma continental de la isla bien merecen una misa ortodoxa o un cheque en cirílico.

Resultaría humillante y nefasto desde el punto de vista estratégico que un país miembro de la UE acabase en manos de una potencia cuyos métodos políticos y democráticos dejan bastante que desear. Pero ¿acaso son mejores que los de la propia UE? Vuelven las viejas disputas imperiales. Para echarse a temblar.

Foto: EUCyprus

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados