Creación de empleo, respeto al medio ambiente y acción solidaria se dan cita en el proyecto Aropa2

3. diciembre 2013 | Por | Categoria: Economía, Magazine, Medio Ambiente

Desde hace algunos meses, la población zaragozana dispone de una alternativa para el reciclaje de ropa usada y otros textiles desde una perspectiva social y ecológica. Aropa2 es una iniciativa promovida por las cooperativas Tiebel y La Veloz, que ha contado con la asistencia técnica de Ropa Amiga y con el apoyo económico del Ayuntamiento de Zaragoza, a través de una enmienda introducida por Izquierda Unida en los presupuestos de 2013.

Aropa2 nació a principios de verano con el objetivo de conjugar creación de empleo, respeto al medio ambiente y solidaridad hacia los más desfavorecidos. Cinco meses después, y con 26 contenedores naranjas distribuidos por toda la ciudad, ya se han recogido, procesado y repartido más de 60.000 kilos de ropa usada y otros textiles.

El proceso es simple. Personal de la cooperativa se encarga de retirar de forma periódica la ropa que la ciudadanía ha depositado en los contenedores (importante hacerlo en bolsas de plástico cerradas), para trasladarla después a la planta de tratamiento ubicada en un polígono industrial del norte de Zaragoza.

Allí los textiles se pesan, registran y clasifican. Tras una primera selección en la que se separa la ropa reutilizable (bien para entrega social, bien para venta en tiendas de segunda mano), de aquella otra que por su deterioro avanzado sólo resulta idónea para la elaboración de trapo o borra para la industria.

Las prendas que van a ser reutilizadas pasan a un segundo proceso de selección, en el que son clasificadas según criterios como tipo de prenda, talla o temporada. Por último, se realiza la higienización y acondicionamiento final para entrega social (de acuerdo con las necesidades básicas determinadas por los Servicios Sociales municipales o venta de segunda mano).

Así pues, desde los contenedores naranjas, las ropas llegan a los mismos lugares a donde antes llegaban (parroquias, albergue, etc.), pero en mejores condiciones, y además, creando empleo.

Según el coordinador del proyecto Aropa2, Julio Cortés, “el proyecto nace con el apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza, pero quiere ser viable y autofinanciarse a corto plazo”. Cortés insiste en que el primer objetivo de Aropa2 es la creación de empleo desde la economía social. “Cada 50.000 kilos de ropa recogida se podrá contratar a una persona más”, dice el coordinador, por lo que anima a los zaragozanos y zaragozanas a depositar su ropa usada en los contenedores naranjas que están ubicados a la entrada de muchas dependencias municipales, entidades sociales y empresas.

Aropa2 es un ejemplo de cómo la iniciativa social es capaz de encontrar ámbitos de actividad allí donde la iniciativa privada no se plantea actuar. En principio, la concesionaria de la recogida de basuras en Zaragoza, FCC, había propuesto como mejora de su contrato la recogida y reutilización de ropa usada a través de una oenegé, algo que nunca se llegó a realizar.

De ahí que diversas entidades de la economía social propusieran al Ayuntamiento este proyecto, que ha podido ver la luz gracias a una enmienda de 250.000 euros introducida por IU a los presupuestos municipales de 2013. “Estamos hablando de la mejor acción social, que es que las personas puedan ganarse la vida a través de un puesto de trabajo”, indica el concejal de IU y coordinador de esta formación en Zaragoza, Raúl Ariza. “Ahora se trata de que la gente conozca qué son los contenedores naranjas, que tenga claro a dónde va la ropa, y que sepa también que las personas que están trabajando en esta cooperativa están designadas por los servicios sociales municipales”, indica Ariza.

Fotos: cronicadearagon.es

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados