Del color del carbón

17. junio 2011 | Por | Categoria: Economía, Magazine

banda_seccion_economia

Avance del mercado laboral” es el título del estudio presentado por Analistas Financieros Internacionales (A.F.I.) y la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal.

 

Sin embargo, más que avances sólo ven retrocesos, al menos en lo que a dar el finiquito a la crisis, en su apartado laboral, se refiere.

 

Según el estudio, en el trimestre actual se destruirán unos 100.000 empleos en España, que se sumarán a los ya existentes y que por sí solos han conseguido que la media nacional de familias cuyos miembros, todos, están en el paro, haya crecido un 240,7% en los últimos tres años.

 

Un porcentaje que en Aragón se eleva al 340,4% y que sitúa en casi 27.000 las familias aragonesas sin ningún empleo, lo que ubica a esta tierra en un dudosamente honroso 5º puesto del ranking de Comunidades Autónomas españolas.

 

El “Avance del mercado laboral” también señala que no será hasta el segundo trimestre del próximo año cuando se empezará a crear empleo, aunque “no será suficiente para reducir el elevado número de parados registrados durante la crisis”, una afirmación que, a juzgar por el número de conflictos laborales de plena actualidad, parece ser indiscutible.

 

LEAR ha cerrado la negociación de su expediente con los despidos pretendidos, aunque las cuantías indemnizatorias hayan mejorado por la presión ejercida por los trabajadores y el acuerdo haya incluido una garantía, en ese mismo sentido, para próximas situaciones similares. Esa es la visión de futuro de empresa y trabajadores, que incluyen en una negociación actual, los despidos que vendrán.

 

PIPELIFE prefiere pagar a sus trabajadores sin que vayan a trabajar antes que producir o llevar a cabo cualquier actividad útil, todo ello después de que la Inspección de Trabajo haya declarado ilegal su cierre patronal y hasta que se solucione el expediente que acabará con más de 100 despidos.

 

INDUSTRIAS PARDO, con una huelga de dos días ya convocada, continúa en el S.A.M.A. con la negociación de su expediente particular que destruye casi 50 empleos.

 

HEWLETT PACKARD (H.P.) ya ha despedido a 50 trabajadores en sus delegaciones, pero los trabajadores siguen con sus movilizaciones por el temor a que esos despidos sean una pequeña muestra de lo que se les viene encima.

 

FAURECIA ha perdido la contrata con General Motors, que pasa a manos de Android, y presenta un expediente de extinción para sus más de 340 puestos de trabajo, expediente que quedaría sin efecto de manera automática si la nueva empresa asumiera la subrogación de la plantilla, es decir, el respeto a todos sus derechos laborales actuales, exigencia defendida por los trabajadores y, por el momento, no aceptada y que pone a esos empleados no en el desempleo sino en la incertidumbre de cómo serán sus condiciones en el desempeño de, exactamente, el mismo trabajo que hasta ahora. 

 

ENDESA, IBERDROLA y FENOSA no deben entender muy bien eso del esfuerzo común frente a la crisis y presentan recurso contra el Decreto de ayudas al carbón, y lo hacen ante la Audiencia Nacional, el Tribunal Supremo y el Tribunal de la Unión Europea, poniendo al borde del abismo a un montón de trabajadores dependientes de las empresas mineras, dependientes a su vez del dichoso Decreto.

 

Afortunadamente, Arturo Aliaga, Consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, anda afanado en negociar un acuerdo con las denunciantes que minimice unos catastróficos efectos que redundarían, según declaraciones suyas, en expedientes de regulación de empleo en las compañías mineras.

 

“Más vale un mal acuerdo que un buen pleito”, dijo el Consejero Aliaga, con un conformismo que si bien caracteriza a él mismo y ¿por qué no?, al Gobierno en el que se encuadra, no deja duda de que montones de estudios y nuestro propio Gobierno, el de Aragón, ven el futuro laboral del color del carbón.

 

 

Foto: Furins

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados