Diabetes, una enfermedad silenciosa

20. marzo 2009 | Por | Categoria: Ciencia y Tecnología, Magazine

banda_seccion_ciencia-tecnologia

(artículo corregido y dirigido por la Dra. Christine Pérez Marco)

 


Los humanos necesitamos energía para poder realizar nuestras actividades diarias. Por ello, descansamos, nos alimentamos, y saciamos nuestra sed. Al ingerir los alimentos obtenemos proteínas, carbohidratos, vitaminas, y calorías que son fundamentales para mantener sano nuestro organismo, aunado a la práctica de ejercicio.

 


 

Todo el alimento que uno ingiere se vuelve azúcar en el cuerpo. Los alimentos que contienen carbohidratos alteran los niveles de azúcar más que cualquier otro tipo de alimento. Los carbohidratos se encuentran en alimentos que contienen almidón o azúcares tales como el pan, el arroz, la pasta, los cereales, las patatas, las arvejas, el maíz, las frutas, el jugo de frutas, la leche, el yogur, los bizcochos, los caramelos, las bebidas gaseosas y otros dulces.

 

Para que nuestras células puedan trabajar, necesitan energía que se obtiene de los azúcares, pero esos azúcares aún tras la digestión, todavía son “materia basta” para la planta electro-química más pequeña: la célula, por lo tanto,  han de pasar por un proceso que los trasforme   en un producto capaz de ser absorbido por las células. En éste proceso juega un papel elemental y fundamental la hormona INSULINA, que es segregada por el páncreas, (una glándula grande que se encuentra detrás del estómago), de cuya intervención con los azúcares sale la “glucosa”, disponiendo las células a partir de aquí, del aporte necesario  que necesitan para los procesos de síntesis.

 



 

En resumen, permite disponer a las células de la “gasolina” (glucosa) necesaria para que podamos movernos, manteniendo su concentración regular en nuestra sangre.

 


 

Cuando el nivel de glucosa es elevada, el Páncreas libera la insulina a la sangre. Por lo tanto, como decimos, su función es favorecer la absorción celular de la glucosa.      

 

La diabetes es un desorden de este metabolismo (el proceso que convierte el alimento que ingerimos en energía), y es una enfermedad que se caracteriza por la hiperglucemia, que es un aumento de los niveles de glucosa o azúcar en la sangre, el cual resulta de la segregación reducida o ineficaz de la insulina. Esta enfermedad aún no tiene cura, pero si es controlable.

 

Tipos de diabetes: Hay dos tipos principales de diabetes. Al tipo I, dependiente de la insulina, a veces se le llama diabetes juvenil, porque normalmente comienza durante la infancia (aunque también puede ocurrir en adultos). Como el cuerpo no produce insulina, personas con diabetes del tipo I deben inyectarse insulina para poder vivir. Menos del 10% de los afectados por la diabetes padecen el tipo I.

 


 

Como respuesta a los altos niveles de glucosa en la sangre, las células productoras de insulina en el páncreas segregan la hormona insulina. La diabetes tipo I se presenta cuando el sistema inmunológico del propio cuerpo destruye estas células.

 

En el tipo II, que surge en adultos, el cuerpo sí produce insulina, pero, o bien, no produce suficiente, o no puede aprovechar la que produce. La insulina no puede escoltar a la glucosa al interior de las células. El tipo II suele ocurrir principalmente en personas a partir de los cuarenta años de edad.

 


 

Una persona con diabetes tipo 2 puede usar el ejercicio para ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre y suministrar la energía que los músculos necesitan para funcionar durante todo el día. Con el mantenimiento de una dieta saludable y suficiente ejercicio, una persona con diabetes tipo 2 puede conservar su nivel de azúcar en la sangre en el rango normal no diabético sin medicamentos.

 


 

Los síntomas como debilidad, sensación de cansancio, temblores, sudoración, dolor de cabeza, hambre, nerviosismo e irritabilidad son signos de que el nivel de azúcar en la sangre del individuo está bajando peligrosamente. Una persona que muestre tales síntomas debe verificar su nivel de azúcar y si éste está bajo (70 mg/dl), debe consumir un alimento que contenga azúcar inmediatamente.

 


 

La diabetes gestacional se define como la intolerancia a la glucosa en el transcurso del embarazo, período durante el cual los cambios hormonales pueden hacer que el cuerpo sea menos sensible al efecto de la insulina. Estos cambios pueden llevar a alta presencia de azúcar en la sangre y diabetes. Los altos niveles de azúcar en la sangre durante el embarazo son peligrosos tanto para la madre como para el bebé.

 

Control de la diabetes: El defecto de la insulina provoca que la glucosa se concentre en la sangre, de forma que el cuerpo se ve privado de su principal fuente de energía. Además los altos niveles de glucosa en la sangre pueden dañar los vasos sanguíneos, los riñones  y los nervios.

 


 

Control de la glucosa en la sangre

 

1)

 


 

 

Se debe armar el glucómetro de acuerdo con las instrucciones específicas que éste trae y alistar todos los suministros, incluyendo una nueva tira reactiva y una lanceta desechable. La lanceta se coloca en el dispositivo de punción.

 

2)

 


 

Inserte una nueva tira reactiva dentro del medidor.

 

 

3)

 


 

 

Se deben lavar las manos y luego punzar suavemente el lado (la parte menos sensible) del dedo de la mano con la lanceta para sacar una gota de sangre.

 

4)

 


 

Toque la tira reactiva en dirección a la gota de sangre. La sangre automáticamente resulta atraída hacia la tira reactiva. El medidor o glucómetro calcula entonces su nivel de glucemia.

 

5)

 


 

En el cuaderno de anotaciones, la persona registra la hora del día y la lectura del azúcar en la sangre que aparece en el glucómetro. Algunos glucómetros conservan un registro de este proceso automáticamente.

 

No existe una cura para la diabetes. Por lo tanto, el método de cuidar su salud para personas afectadas por este desorden, es controlarlo: mantener los niveles de glucosa en la sangre lo más cercanos posibles a los normales que son entre 70 y 110 mg/dl.

 

Un buen control puede ayudar enormemente a la prevención de complicaciones de la diabetes relacionadas al corazón y el sistema circulatorio, los ojos, riñones y nervios.

 

Un buen control de los niveles de azúcar es posible mediante las siguientes medidas básicas: una dieta planificada, actividad física, toma correcta de medicamentos, y chequeos frecuentes del nivel de azúcar en la sangre.

 

Ante todo debe hacer seguimientos periódicos con su médico y su enfermera.

Averiguar si controla bien su diabetes:

 

http://www.endocrinologist.com/Espanol/diabcare.htm

 

Averiguar su grado de conocimiento de la diabetes:

 

http://www.endocrinologist.com/Espanol/diabtest.htm

Juan M. Puértolas y la Dra. Christine Pérez

 

Comentarios

  1. juan carlos jara arias dice:

    estimados amigos soy unciudadano chileno que a traves de esta pagina, me pude enterar de cosas que realmente desconocia sobre mi enfermedad la diabetes tipo 2, los felicito y a la vez doy las gracias a Dios que los puso en mi camino, porque esto me da la posiblilidad de prevenir otras afecciones que pueden ser tambien irreversibles de antemano muchas gracias y si pueden enviar mas informacion agradecido