El “Día del Mayor” pasó sin pena ni gloria

5. octubre 2010 | Por | Categoria: Magazine, Mayores

banda_seccion_mayores

Según costumbre, el pasado 1 de Octubre se celebró el “Día Internacional del Mayor” y como siempre todo quedó reducido a una serie de discursos oficiales en los que se enumeran los aumentos en partidas presupuestarias llevadas a cabo a lo largo del ejercicio.

 

Una retahíla de actos de lo más variopinto celebrados con la asistencia de personas de avanzada edad, ponía fin a este evento. Todo esto me resulta parecido a la celebración del “Día sin coches”, ya que tanto una cosa como la otra son acontecimientos planificados institucionalmente, pero en realidad todo el mundo pasa de ello, ya que solo te enteras un poco –si le prestas atención– a lo que te cuentan en los informativos de TV de manera breve.

 

Mientras el despliegue oficial nos canta los procesos de mejoras en pro de una mejor calidad de vida, aquí sigue aumentando por miles el número de personas cada vez con más años. Sólo en Aragón la cifra supera las 260.000 personas con más de 65 años, y de éstas, 38.659 ya han cumplido los 80. Para todos ellos tan solo se cuenta en todo el territorio aragonés con 900 plazas públicas de Centros de Día, mientras las plazas de residencia para acoger a tanto anciano existente tan solo son 6.700.

 

A la vista de este enorme déficit no es de extrañar que los familiares en general de los ancianos que no pueden valerse por si mismos (muy especialmente los que padecen alzheimer, que se cuentan por miles en Aragón) estén reivindicando continuamente las infraestructuras necesarias para que se les pueda atender dignamente.

 

Aquí todavía sigue sin culminarse desde hace nueve años el tan cacareado Plan Metrópolis, que en el barrio de Delicias y otros tenía como proyecto estrella la construcción de una serie de residencias y centros de día.

 

Ante este panorama tan sombrío, no es de extrañar que los responsables en Aragón de allanar este camino, reconozcan lo que hay, manifestando –sin tapujos– que “son conscientes de que sigue habiendo necesidades” si bien aseguran que seguirán trabajando para cubrirlas.

 

A fin de cuentas todos los responsables políticos sean del color que sean no han hecho más que envolverse en la bandera de los buenos propósitos, pero del dicho al hecho hay gran trecho.

 

Quiero pensar que la buena voluntad de hacerlo mejor ha existido siempre, pero el mundo de la ancianidad es complejísimo y lo seguirá siendo cada vez más, ya que la esperanza de vida –afortunadamente– está siendo cada vez mayor, lo que hace que España junto a Japón seamos los más envejecidos del mundo.

 

Bien está que se haya puesto en marcha la Ley de Dependencia, que nadie se atrevió a poner sobre la mesa y que a trancas y barrancas ha supuesto un hálito de esperanza en la solución de este problema, que para acabarlo de complicar, más aún, la crisis económica mundial ha venido a dar lo que parece una estocada de muerte.

 

Mientras tanto –eso sí– la celebración del “Día Internacional del Mayor” ¡que no decaiga! Los cantos de sirena hay quien considera que adormecen al personal, pero de eso nada de nada. Que los viejos somos viejos pero a ciertas edades ya nadie nos hace comulgar con ruedas de molino, por que hemos oído tantos cuentos a lo largo de nuestra prolongada vida, que ya nos conocemos todos los cuentos.

 

Solo faltaría eso, que nos dejáramos embaucar. ¡De eso nada!

 

 

Foto: archivo Gobierno de Aragón

Comentarios cerrados