El par de las monitoras de comedor

10. enero 2013 | Por | Categoria: Magazine, Opinión, Sin fecha de caducidad

Los románticos somos así.

Se nos ponen los pelos de punta cuando el pesimismo instaurado y la inmovilidad social reciben un tortazo como el que están protagonizando las monitoras de comedores escolares de Aragón.

Con la que está cayendo, con ataques demagógicos continuos, con amenazas empresariales, con comentarios vergonzosos de personas estúpidas, con trampas diversas institucionales que no muestran sino la inutilidad y la parcialidad de tantos y tantos ¿responsables? políticos.

Con el desgaste económico que supone.

Y personal. Propio y de sus familias, esas en las que también hay niños, muchos niños que también van al cole. Incluso al comedor.

Niños que, como el resto de los niños que participan de esa actividad que supone lo que llamamos (mal llamado por insuficiente), comedor, reciben la atención y también educación por parte de sus monitoras.

Sus.

Porque de todo hay hasta en botica y este sector no va a ser la excepción, pero muchas de ellas son como la extensión de mamá en ese periodo, quizá porque muchas de ellas son mamás y ven en sus niños del comedor algo así como la también extensión de sus propios niños.

Cómo no educar, cuidar, sentir y demostrar ternura hacia esos niños no paridos por ellas.

Son niños.

Y ellas, trabajadoras.

Trabajadoras que tienen que organizar sus vidas familiares, con tantos niños por ahí, en un horario en el que no resulta fácil ¿No es tan desastroso para la sociedad mundial que se paralice el servicio de comedor?

Trabajadoras que tienen que desplazarse a su puesto de trabajo para una jornada laboral de 2,5 horas. Algunas tienen la inmensa fortuna de trabajar 3 horas, y digo algunas porque a un montón de ellas se les ha reducido unilateralmente esa media hora de diferencia con la correspondiente disminución salarial. Sólo faltaba.

Trabajadoras fijas discontinuas, o sea, que cuando acaba el curso se van al paro a cobrar la miseria que les corresponde durante el periodo entre cursos. O más, porque muchas de ellas ni siquiera trabajan el curso entero.

Trabajadoras que difícilmente pueden complementar este puesto de trabajo con otro que les permita alcanzar una masa salarial simplemente digna ¿Cómo hacerlo?, con sus horarios y los de desplazamiento no parece tarea sencilla. No lo es.

Trabajadoras que cobran el día que trabajan, o sea, que no cobran si hay vacaciones escolares, que no cobran sábados ni domingos, que no cobran ningún día festivo.

Su salario actual es de 11,30 euros/hora trabajada.

A simple vista, un buen salario sin duda pero, con un mínimo de voluntad por levantar la alfombra y ver la porquería acumulada, ¿quién puede tener la poca vergüenza de criticarlo?

¿A cuánto saldrían las horas de los ignorantes criticones si en su salario mensual descontamos festivos y bla, bla, bla?

¿Y si además los mandamos al paro tres meses en verano?

Pero no todas las monitoras de comedor tienen puesto de trabajo. Ni siquiera eso.

Fijas discontinuas, sí, fijas, y muchas de ellas sin puesto de trabajo.

Este año, unas 150 personas con contrato fijo discontinuo se han quedado en la calle y están así por culpa de los mismos (o mismas) políticos que ahora les ponen trampas y toman un vergonzante partido en su contra.

¿Que si tienen motivo para luchar? ¿Que si tienen motivo para aguantar todo el tiempo del mundo en Huelga? ¿Que si tienen motivo para no cumplir servicio mínimo alguno?

Sí. Todos los motivos.

Y, para los románticos, es una inyección de optimismo y de esperanza comprobar cómo todavía queda algún reducto de dignidad y de valentía; cómo estas mujeres (en su inmensa mayoría lo son) nos están dando una auténtica lección de cómo deberíamos actuar los ciudadanos ante los atropellos neocapitalistas y costumbres corruptas, de cualquier signo, que estamos tragando como precio a nuestra cobardía.

Y lo están haciendo con paciencia y con firmeza pero sin grandes parafernalias ni sobresaltos ni asaltos.

Lo están haciendo con un par… con un auténtico par.

Y por su bien, pero también por el de todos los ciudadanos, esta lucha debe acabar en éxito.

Por merecimiento y para despertar algo que escasea tanto: la esperanza.

 

Tags: , , , ,

Comentarios

  1. otro romantico dice:

    De romantico a romantico. Todo eso que comentas es cierto, pero el problema está en lo que no se cuenta. En los derechos y obligaciones. El problema está en que lo que está en liza no es lo que comentas. Ninguna de las reclamaciones de los sindicatos va por todo eso que comentas. Va por algo tan simple de gano tanto, quiero ganar esto más, y ahí está la negociación. Y lo peor de todo, es que lo que no discute es el ejercicio real del trabajo que se realiza. Si conoces bien el servicio, conocerás cual deberían ser sus tareas a realizar, muy necesaria hoy en dìa, y valoradas (aunque sea por unos cuantos), y que hacen que este puesto no sea algo tan simple como dar de comer a un niño o vigilar su actuación. Su labor es educativa y pedagógica. Pero la realidad golpea de tal modo, que desengaña. Si tienes hijos en un público, te invito a que hables con dirección y preguntes por el proyecto educativo que tienen que realizar ellas, y que actividades han programado y realizado. Y por la memoria del pasado, con la evaluación del exito o no de su ejecución. Pero por unas compañeras o por otras, o por unas cosas o por otras, poco o nada, en muchos casos, que no en todos. Porque todavía quedan centros o monitoras, que lo intentan, aunque sea con el boicot de sus compañeras. Labor que tendrían que dirigir, controlar, y visar el comité de dirección de los colegios, pero claro, la cosa, en algunos de ellos, no va con ellos, porque están para otras cosas, cuando además cobran aparte por esa labor. Y las empresas dicen que no se pueden meter, porque los pliegos y la gestión especifican que esa labor corresponde a los centros y sus comités. Y al final, por burocracia, norma o lo que sea, se busca el acomodo y la ley del minimo esfuerzo. No me posiciono en las pretensiones, aunque la huelga, aún pudiendo ser justa, ha estado mal gestionada. Pero lo que si sé es que no es oro todo lo que reluce, y por desgracia de todo este foco mediatico lo que no se cuenta es que hay mucho que cambiar. Si como romantico quieres, como yo, un mundo mejor, más justo y mejor distrubido, habrá que serlo también en los análisis, porque en esto como en todo, si a patronal, sindicatos y monitoras hablamos, los hay buenos, regulares y malos. Y habra que criticar y denunciar a los malos y lo malo que hagan, vengan de donde vengan o pertenezcan al sindicato, patronal, o partido que sea.

  2. Mª Jesús dice:

    Soy una Titulada Monitora de Tiempo libre y Comedor Escolar desde hace 14 años y quiero darte las gracias Raúl porque eres de las pocas personas que en estos dias de huelga de nuestro sector dices las cosas tal como son. Es muy fácil desde la ignorancia opinar y lo que es peor criticar…..La gente desconoce que este mes yo he cobrado sólo por 12 dias trabajados, lo cómodo es decir que tenemos 15 dias de vacaciones y encima tenemos la poca vergüenza de empalmar con una huelga. Me duele que haya tanto desconocimiento de la labor educativa y pedagógica que hacemos, porque nosotras no somos unas camareras que servimos comida….nosotras educamos en hábitos de higiene , en una alimentación saludable ,enseñamos a respetar las normas y a que sean respetuosos con los compañeros, además, programamos actividades de ocio y tiempo libre para después de la comida . Todo esto en 2 horas de trabajo…..Porque antes eran 3 horas, nos quitaron media hora y callamos…. nos quitaron otra media y callamos….nos quitaron la comida y callamos…..ahora nos quieren quitar los 3 dias de asuntos propios y estar 5 años sin subida salarial y NO pensamos callar más……
    Nuestra reivindicación no es cuestión de dinero, es para no perder un convenio laboral en el que se nos reconoce nuestra profesionalidad y que nos ha costado mucho años conseguir, aunque ya se encargan los demás en disfrazarlo para que la realidad no se vea y sólo seamos unas marujas que quieren ganar más dinero que la media nacional y que trabajaban sólo 8 meses al año y el resto vacaciones ( sin cobrar nada por supuesto )

    Y esto tendria que acabar bien como tu dices , pero no por nuestro bien , si no por el de los niños que acabaran siendo los perjudicados, porque cualquier persona sin cualificar les podrá dar de comer , pero nunca con la calidad , la ternura, la dedicación y el amor con el que lo hacemos estas humildes profesionales mal llamadas monitoras de comedor.

  3. Marta dice:

    Gracias Raul, por supuesto y gracias compañera Mª Jesús. Yo, como tú, soy una de tantas monitoras damnificadas por esta huelga y que, aún ahora en su 5º día, agobiada por no poder llegar casi a fin de més, sigo pensando lo mismo o con más fuerza si cabe. Todos los últimos acontecimientos ocurridos, me han indignado tanto que me parece que la gente está perdiendo el norte. Que nos lleguen a nuestros oídos que compañeras en algunos colegios estén sufriendo en sus propios cuerpos (con la presión que supone trabajar como servicios mínimos queriendo secundar huelga) vejaciones y humillaciones por parte del equipo directivo e incluso de padres, ME PARECE VERGONZOSO. Ante todo tiene que imperar el respeto, respeto a la huelga (con lo que ello conlleva) y respeto a trabajar (pero en las consiciones que debe realizarse el trabajo cuando se secunda una huelga, que nadie realice trabajo de monitora cuando no se tiene esa designación, es decir, ni consejes, ni repartidores, ni dirección, ni padres, ni niños mayores, etc). Eso lo primero, pero también me indigna (y esto hace mucho daño a la imagen de este colectivo), lo que la gente MAL INFORMADA va diciendo sobre nuestro trabajo. Ya me canso de oir que cobramos más de 600e por trabajar 2h y media. Qué me digan a mi donde tengo los otros 300e que me quedan de cobrar este més de diciembre, o en enero o en los meses que hay algún tipo de festividad. Lo digo ya que nunca hemos cobrados continuadamente 600e, que se enteren bien esas personas que se les llena de agua la boca diciendo que tenemos un montón de vaciones (cierto, pero no cobramos), que acaba el curso y tenemos paro (afortunadamente, para eso cotizamos en proporción, como todo el mundo que tiene derecho a paro cuando termina de trabajar), y que nuestro trabajo, que es muy liviano. Me gustaría ver a la gente que nos critica tanto, estar en nuestro lugar. En pleno caos de entrar 300 niños a comer, controlando en ese caos que todo esté controlado, que cumplamos los turnos, que hagamos actividades con ellos (recuerdo que es un horario que los niños que se van a sus casas lo utilizan para hacer lo que les de la gana, aquí se nos sugiere que hagamos cosas con ellos ya que todo el rato en el recreo es ¡malo! (en mis tiempos, ese rato era ORO para mí), que cada monitora con su grupo (numeroso) los organize para entrar a comer y que coman (es lo diícil, muchos si no les insistes o les das, no comerían ningún día), compaginar con las actividades extraescolares que tienen impuestas y que desorganizan todo, y por supuesto, VIGILAR Y COMPROBAR que los niños con algún tipo de dieta especial (celiacos, alérgicos, menús sin cerdo, sin panga, etc) coman su dieta y no otra (importantísima responsabilidad por nuestra parte). Todo esto, entre otras muchas tareas que si me pongo a describirlas igual no acabo. Pero que la gente que habla sin saber, que sepa que se nos quitó UNILATERALMENTE 1 hora o media (según colegios). ¿Qué quiere decir esto?. Pues quiere decir que ahora trabajamos más, con más responsabilidad, con más estres y con más niños y con menos tiempo y, por tanto, por menos dinero. Pero es que, también nos han quitado la comida, y mi pregunta es, ¿cuánto más tenemos que dejar que nos quiten?. ¿No se nos ha recortado ya sufiente?. Entiendo que la sociedad esté mal economicamente hablando, pero es que solo se recortan a los mismos, a los/as curritos/as que con mucho esfuerzo, intentamos llegar a fin de més teniendo en cuenta que si sube la luz, la contribución, el telefono, el agua, el iva … ESO SI QUE SUBE, pero los sueldos que bajen y que nos quiten todo lo demás. NO, NO ESTAMOS DISPUESTOS A AGUANTAR MÁS. Estamos en nuestro derecho, comprensible y legítimo de defender este convenio que tanto tiempo, tanto esfuerzo, tantas horas de negociación y tantas compañeras del sindicato han dado la cara, como para que ahora, los unos y los otros (empresas y administración) nos echen por tierra todo. Creo que no nos merecemos eso y que, como todo sector, tenemos todo el derecho legal a defender lo nuestro e intentar mantener lo que nos corresponde, no pedimos más, sino que se nos mantenga lo que tenemos por derecho. Espero que así sea y que la gente nos apoye y nos comprenda.