El Real Zaragoza cae derrotado frente a un Celta que supo aprovechar mejor sus oportunidades

27. noviembre 2012 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

El Real Zaragoza cayó anoche ante el Celta de Vigo, en lo que constituye su cuarta derrota como local, curiosamente todas ellas por idéntico resultado: 0–1. Los de Manolo Jiménez saltaron al césped con una variante táctica respecto a jornadas anteriores: Víctor Rodríguez se situaba de media punta por detrás de Hélder Postiga, cediendo su puesto en la banda derecha a Edu Oriol.

El partido comenzó muy igualado, con los dos equipos buscando el balón para crear su juego y disputándose el dominio en el centro del campo.

La batalla fue cayendo poco a poco del lado del Real Zaragoza, que gracias a la presión en la zona de tres cuartos conseguía en el minuto 10 recuperar un balón y trenzar una buena jugada de ataque que culminó con un gol de Hélder Postiga correctamente anulado por fuera de juego del portugués.

Poco después respondía el Celta con una internada por banda izquierda del danés Krohn–Dehli que culminaba con pase de gol a Mario Bermejo que despejaba de cabeza Apoño en labores de central. A continuación, un disparo seco y lejano de Víctor Rodríguez obligaba a estirarse a Javi Varas.

El partido tenía calidad y emoción. El Real Zaragoza se iba adueñando del centro del campo para poner en marcha la maquinaria de creación de juego que ha venido deleitando a su hinchada durante los últimos partidos. Especialmente destacable, la aportación de Movilla que, con sus 37 años, estaba en todas partes: creando juego en el medio campo, en los laterales, en el centro de la defensa, en la media punta,…

Dos feas entradas de Sapunaru sobre Krohn–Dehli y de Cabral sobre Paco Montañés (castigadas con sendas tarjetas amarillas) calentaron los ánimos sobre el césped, aunque éstos se apaciguaron en el descanso. La primera parte había marcado un 57% de posesión para el conjunto local, que salió en la segunda mitad dispuesto a rentabilizar su dominio del partido. Una doble ocasión a cargo de Víctor Rodríguez y de Hélder Postiga obligaba a emplearse a fondo a Javi Varas nada más reanudarse el partido.

Ante el dominio infructuoso del Real Zaragoza, Manolo Jiménez se decidió por invertir la variante táctica de la que hablábamos al principio, sustituyendo a Edu Oriol por Carlos Aranda. De esta manera, Víctor Rodríguez recuperaba su puesto en la banda derecha (su papel como media punta no había resultado satisfactorio para el equipo), mientras Hélder Postiga pasaba a la media punta y Aranda quedaba como delantero centro.

Con el cambio, el equipo aragonés ganó en intensidad ofensiva, aunque era el Celta el que disfrutaba de su primera ocasión clara de gol en el minuto 70 con un centro de Roberto Lago a Iago Aspas que el canterano remataba en boca de gol, obligando al portero zaragocista a sacar una mano milagrosa para despejar a córner.

Con la incorporación de Aranda, el equipo local se volcaba cada vez más en ataque mientras el Celta esperaba a la contra para lograr sus primeros puntos de la temporada como visitante.

Una estrategia que traería como resultado el primer y único gol del encuentro en el minuto 83 cuando, en una acción muy similar a la que sobresaltó a la grada de La Romareda trece minutos antes, Iago Aspas remataba a gol una jugada elaborada en la banda izquierda por Krohn–Dehli y Roberto Lago (0–1).

El tiempo restante lo dedicó el Real Zaragoza a intentar empatar el encuentro, frente a un Celta ya totalmente replegado en su propio campo. Tan sólo un gran disparo en parábola de Aranda desde la frontal del área despejado por Javi Varas justo antes de que se colara por su escuadra, trajo algo de esperanza a la afición blanquilla.

Sin embargo, el Real Zaragoza salió derrotado ante un rival muy similar en juego y calidad, que supo aprovechar mejor una de sus oportunidades de gol. Aviso para los de Jiménez, que si no quieren perder el tren de la media tabla en una liga con una docena de equipos de calidad muy similar a la del Real Zaragoza y situados en este momento en una horquilla de ocho puntos en la clasificación, deben ser conscientes de que, además de dominar el juego en el centro del campo, es preciso definir en la portería contraria.

Por lo demás, el equipo de Manolo Jiménez sigue creciendo en calidad y cohesión, una garantía de que los apuros vividos en temporadas anteriores no se van a repetir en la actual, a pesar de tropiezos como el de ayer.

 

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Roberto; Sapunaru, Álvaro, Loovens, Abraham; Movilla, Apoño; Edu Oriol (Aranda, min. 61), Víctor Rodríguez, Paco Montañés (Javi Álamo, min. 88); Hélder Postiga. Entrenador: Manolo Jiménez

Celta de Vigo: Javi Varas; Hugo Mallo, Túñez, Cabral, Roberto Lago; Borja Oubiña, Álex López (Park, min. 83); Augusto Fernández, Mario Bermejo, Krohn–Dehli; Iago Aspas (Bustos, min. 90). Entrenador: Paco Herrera

Goles: 0–1, Iago Aspas (min. 83)

Árbitro: Carlos Delgado Ferreiro (comité vasco). Amonestó a Sapunaru (min. 31), Álvaro (min. 86) y Apoño (min. 86) en el Real Zaragoza; y a Cabral (min. 35) en el Celta de Vigo

 

Tags: , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados