El Real Zaragoza vuelve a las andadas: “S.O.S.”

19. septiembre 2012 | Por | Categoria: Magazine, Opinión

por Armando Sanjuán ··········

La derrota en Anoeta del pasado domingo mostró a un Real Zaragoza atenazado por las mismas carencias de la temporada pasada. Jiménez, alabado merecidamente en este medio por la gesta de hacer fácil lo difícil durante la segunda vuelta de la temporada pasada, parece que en estos momentos está sufriendo el síndrome del miedo.

Plantear los partidos evitando nos hagan un gol es mostrarle al rival una carta con un solo plato. Nunca se hará un buen guiso si éste no se adereza con condimentos de cierta calidad. En un equipo, los “condimentos” están en el centro del campo. Y es ahí donde el Real Zaragoza falla. Jiménez, insiste en echarle más picante, en detrimento de especias menos agresivas y más digestivas.

Goles encajados a balón parado

Seguimos padeciendo el problema de los goles encajados a balón parado. Jiménez se vuelve loco en los entrenamientos, intentando corregir los fallos de la defensa que motivan el descalabro, sin que hasta la fecha se haya solventado. ¿Ha pensado Jiménez que la defensa no es la única culpable? ¿Ha tenido en cuenta que a Postiga le llegan pedradas en vez de balones en buenas condiciones para definir?

La columna vertebral entre defensores, centro del campo y jugadores punta no existe ¿Dónde puede estar la clave que lo resuelva? El 80% en el centro del campo, el 20% en la defensa y… en el portero. El guardameta desde su puesto visualiza y controla todas las jugadas y movimientos del partido. Este privilegio le atribuye la responsabilidad de ORDENAR la colocación de los defensas y los marcajes, poniendo énfasis en los jugadores contrarios más peligrosos y previendo en lo posible la incorporación al ataque de los “despistados” que entran en carrera al remate de cabeza superando a defensores que les sacan más de 10 centímetros de altura (por ejemplo, Puyol).

Los balones colgados al área pequeña deben ser siempre para el portero. Roberto con sus 192 centímetros de altura y sus 80 kilos de peso, tiene que ser en estas jugadas el bastión del Real Zaragoza en el área ¿Es una crítica a Roberto, uno de los tres mejores porteros de España? Rotundamente NO. Sólo es un apunte, por si aporta alguna solución al problema.

El centro del campo

La pasada temporada, Roberto, Ponzio, Apoño y Lafita fueron la columna vertebral del equipo y los principales artífices de la permanencia. Conseguida la continuidad de Apoño y la eficacia de José Mari, hace falta un pulmón al estilo de los ya ausentes Ponzio o Gabi. Ni Romaric ni Babovic (para más inri, bajos de forma) son jugadores de estas características.

Jiménez cometió el domingo un grave error dejando a Movilla en la grada. Parece que su inesperada incorporación al equipo no le acaba de llenar. En mi opinión, el madrileño atesora grandes cualidades tanto en el aspecto físico, como en el sentido de sacrificio, actitud y oficio que aporta al equipo.

Si el próximo partido ante Osasuna no sale de titular, posiblemente Jiménez tenga que lamentar un nuevo error. No olvide el recibimiento que la afición le dispensó el día de su presentación. La grada es sabia y no olvida a un jugador que en su momento llegó a ser un referente en el equipo.

En el banquillo hay mimbres olvidados deseando dejarse la piel en el campo. Olvídese de nombres con pedigrí. Apoño, José Mari y Movilla son en estos momentos titulares en el centro del campo. Colocar de pivote a Goni (un puesto en el que no han brillado Zuculini o Pinter, a pesar de las múltiples oportunidades de las que han disfrutado), podría resultar muy positivo para el equipo.

Próximos encuentros

No sumar los tres puntos ante Osasuna, supondrá tocar a rebato. La afición empieza a ponerse nerviosa. El recuerdo del pasado sigue vivo. No sirven lamentaciones ni pensar que falta mucha liga. Estamos todos más que hartos de promesas fallidas, de disculpas y lamentaciones. Hay mejor equipo que el año pasado, por lo que no se encuentran razones para prolongar el sufrimiento y la agonía de temporadas anteriores.

Jiménez no hace bien magnificando públicamente la falta de jugadores en puestos determinados. Es un problema interno, y además puede herir la sensibilidad de quienes están ocupando esos puestos, con perjuicios imprevisibles para el equipo.

El calendario empieza a complicarse. Tras la visita de Osasuna, hay que ir a Mestalla y luego recibir a un rocoso Getafe. Si el equipo responde como esperamos, no debería haber problemas para ganar, al menos, dos de estos tres partidos. Si no es así, volveremos a estar haciendo equilibrios en el alambre.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados