El suma y sigue de Don Rafael Nadal

8. junio 2011 | Por | Categoria: Magazine, Opinión

banda_seccion_opinion

Juan Perpiñá.- Tras sus recientes triunfos en Barcelona y Mónaco y el espectacular partido del pasado domingo donde conquistó por sexta vez el Roland Garros (igualando con ello al único tenista que lo había logrado, el mítico Bjorn Borg), ha llegado el momento en que –al menos en las grandes solemnidades– se le dé el tratamiento de “Don” a este deportista ejemplar. Lo de Rafa ha quedado ya para los amigos y enfervorizados seguidores de sus hazañas, que se cuentan por millones en los cinco continentes.

 

Así pues, Don Rafael Nadal, con sus diez trofeos de Grand Slam cuando acaba de cumplir estos días sus veinticinco añitos, ha revalidado su maestría en este deporte, pasando a formar parte del selecto grupo compuesto por los mejores tenistas del mundo a lo largo de la historia.

 

Con ello, suma y sigue con un entorchado más en su carrera. Además, con su modestia y saber estar nos da cada día un ejemplo de sus valores humanos.

 

¡Cuántos deportistas famosos debieran aprender de él en su comportamiento dentro y fuera del terreno de juego!

 

Su pundonor y nobleza es algo intrínseco a su personalidad, y el lunes cuando nos asomamos a las portadas de los periódicos propios y de allende a nuestras fronteras no eran más que el fiel reflejo de esas cualidades que le hacen diferente.

 

Por si ello no fuera suficiente, no cabe duda de que la forma de jugar (trabajándose cada partido con ahínco) y la plausible conducta que guarda en todo momento, es una manera perfecta para que nuestros chavales se acerquen al noble juego del tenis, por la vía de la constancia y la modestia que son la mejor lección que les da nuestro gran maestro Don Rafael Nadal Parera, aquel niño de Manacor que –según su tío y entrenador Toni Nadal– a los trece años tomó la decisión definitiva entre practicar el fútbol o el tenis y está claro que la raqueta ganó al balón. Y comenzó su carrera, ganando incluso a jugadores de mayor edad en un “suma y sigue” que le llevó a ganar el primer Roland Garros en el año 2005 con apenas 18 años. El resto ya es de sobra conocido.

 

El manacorense repite una y otra vez que le da gracias a la vida por lo que le ha ofrecido y remata su estado de ánimo en la misma tarde del domingo, tras finalizado el encuentro con su amigo Federer, declarando que “no me podía imaginar esto ni en mis mejores sueños”.

 

Mientras dice esto, ya prepara sus “armas” para jugar en quince días el Grand Slam de Wimbledon, donde echará el resto para intentar el logro de otro éxito.

 

Si así no ocurriera, tampoco pasaría nada. Como él dice, esto es un juego y unas veces se gana y otras se pierde.

 

De momento sigue ostentando el número 1 del ranking de la ATP ¿Se puede pedir más? Pues sí: que su carrera sea un “suma y sigue” como hasta ahora lo ha sido.

 

 

Foto: PictFactory

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados