Elecciones andaluzas: encefalografía política plana

19. marzo 2015 | Por | Categoria: El ojo atípico, Magazine, Opinión

Notamos los andaluces que estamos en plena campaña política, porque la encefalografía política es la misma de siempre: plana. Si se quiere aportar algo nuevo, para que no se diga, encefalografía política chabacanamente plana con unas gotitas de insultos hacia el personal por ser considerado éste por los jefes políticos más simple que el mecanismo de un tenedor. Y punto, no va más.

De un lado, la una, Susana Díaz del PSOE, que le entran los nervios y se pone como un basilisco; de otro, Moreno Bonilla, que se lía el hombre a sumar 650 + 200 y le salen 750, o sea, 100 menos. No sé, pero a mí esto me da mala espina. Que de un tirón falten 100 es para echarse a temblar. No obstante, es un hombre risueño. No sé de qué se ríe, pero se ríe. Esto es un hecho.

Y entre la una y el otro, Maíllo de IU, repartiendo capirotazos: uno para Susana, otro para Moreno, en mitad de la cresta, porque viene a resultar que echados a patadas del gobierno andaluz el personal de IU por Susana Díaz, en virtud de su estrategia política para convocar elecciones, a continuación Díaz pacta con Moreno la composición del Tribunal de Cuentas Andaluz a razón de tantos miembros nombrados por el PSOE y otros tantos nombrados por el PP, de manera que, pase lo que pase después de las elecciones, dicho Tribunal no tendrá más que representantes del PSOE y del PP, y los demás partidos que tengan representación parlamentaria en la Cámara andaluza a chuflar a la vía y a otra cosa mariposa.

Podemos, al menos en Andalucía, tira más por lo urbano que por la campiña, de modo que a Manolo Escobar, que era un hombre de campo, ni fu ni fa.

Los andalucistas del PA, eso, que no son nada amigos de la teatralidad.

VOX, VOX.

Y, UPyD, acusando a los demás de hablar de pactos y venga pactos, pero sin hacer proposiciones, sin que sepamos cuáles son las de ellos.

De modo que objetivamente, tendría uno que quedarse con IU, porque rompe la planitud del encefalograma político plano que campea a sus anchas, porque es capaz de explicar con hechos contrastables su labor a favor de la gente normal durante el tiempo que ha sido copartícipe del gobierno del PSOE en Andalucía, como el evitar un túnel en Granada con “participación” público-privada que habría costado a los andaluces directamente, y a los españoles en general indirectamente, la cantidad de 23 millones de euros; proyecto que terminó siendo sustituido por la colocación de un semáforo. En el haber de la formación de Maíllo, haber evitado muchos desahucios y haber impedido otros recortes sociales.

Pero sobre todo, por la propuesta que llevan en su programa de crear una banca pública para detraer a la banca privada fondos que dedican a la especulación y destinarlos a la financiación de la pequeña y mediana empresa andaluza, que es la que crea verdaderamente puestos de trabajo y fomentar los recursos endógenos.

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados