En residencias de ancianos, la privatización entra a saco en el 2010

5. enero 2010 | Por | Categoria: Magazine, Mayores

banda_seccion_mayores

Ya dijimos en su día, desde esta misma columna, que el negocio del siglo XXI estaba en todo cuanto concierne al mundo de las personas mayores. El fatídico pronóstico va abriéndose brecha, liberando con ello a los gobiernos de  mantener las atenciones por la vía pública, concertando estos servicios con entidades privadas, incluso las de carácter mercantil, abonando 1.450 euros al mes por cada beneficiario.

 

Comienza pues el año 2010 con el anuncio del Gobierno de Aragón de que no disponen más que de 4.500 plazas públicas (lo que demuestra la desidia de los últimos 50 años en esta atención a nuestros mayores), de las 17.500 existentes en Aragón.

 

Quienes desde hace años hemos visto claro que algunos sacarían un suculento beneficio económico de la prolongada ancianidad, es lógico que pensemos –cuando el mal ya ha comenzado a extenderse– que el núcleo empresarial que irá a pasos agigantados apropiándose del dinero público para lograr sus fines, consideraran este primer “asalto” como algo muy positivo y desde luego rentable. No es para menos, ya que el erario público les efectuará una entrega superior a los 100 millones de euros al concertar este “negocio” mercantil.

 

Con esta decisión, que es similar a la de todas las autonomías, los responsables políticos de cada una de ellas es de suponer que den por concluida una de sus principales obligaciones de gobierno: la dotación de residencias públicas, lo cual más o menos es lo que venían haciendo y por ello se han visto obligados a enseñar sus “posaderas” al descubierto, cuando desde el Estado se proclamó la imprevista Ley de Dependencia, que les ha pillado a todos con el paso cambiado.

 

A todos no, porque las empresas mercantiles siguen –sin desviarse ni un ápice–  su largo recorrido, y así vamos comprobando día a día cómo la enseñanza, la sanidad, las pensiones y la política social dedicada a los ancianos, van quedando en sus manos privadas que obtienen con ellas pingües beneficios.

 

Ya se sabe que a río revuelto, ganancia de pescadores, y por ello, lo tienen fácil tanto los “del libre mercado” como los gobiernos autónomos, que les dan toda clase de facilidades, logrando entre todos ellos alejar cada vez más a este país del “Estado social y democrático de derecho” del que nos dotamos en su día, de forma angelical, en la Constitución de 1978.

 

Una Carta Magna que clama por ser renovada en lo que afecta a los mayores, que necesitan con urgencia que alguien corte de tajo (y nadie mejor para hacerlo que el voto del pueblo en esa necesaria modificación constitucional), para dar un frenazo en seco en ese desmembramiento que se está llevando a cabo en ese estado del bienestar, que de hecho va dejándose retazos en el camino, perjudicando a los más para –como siempre– beneficiar a unos pocos.

 

¡Mañana puede ser tarde!

 

 

Foto: Gobierno Aragón

2 Comments to “En residencias de ancianos, la privatización entra a saco en el 2010”

  1. Muy buen artículo, sí señor. Lo peor es que la privatización no sólo afecta a los ancianos. La sanidad pública en general, la educación, incluso servicios básicos como el agua en algunas localidades, se están viendo amenazadas por esta oleada neoliberal a la que no para ni su propia crisis.

  2. marisol dice:

    mi padre esta en una residencia privada en la que firme en el contrato que cada año subiria lo que sube el i p c , pero no lo han cumplido puedo reclamar con derecho a que mantengan lo acordado segun contrato