Éramos pocos y…

13. agosto 2012 | Por | Categoria: Columna Invitada, Magazine, Opinión

por Jesús Molíns ······

Sí, éramos pocos y… parió el BCE.

¿Realmente nos interesa pertenecer a esta Europa, a este “club” del euro que nos arruina y anula nuestros derechos?

¿Nos interesa pertenecer a una Unión Europea en la que el único interés es el enriquecimiento de algunos países a costa del empobrecimiento de otros?

Y ahora va el BCE y cuadra el circulo; recomienda que en España se bajen salarios, se reduzca el Salario Mínimo Interprofesional, se reduzcan las cantidades y tiempos de las prestaciones de desempleo, se reduzcan las pensiones y se amplíe la edad de jubilación ¿pero de que van?

¿Tienen idea de economía en el BCE?

¿Es independiente el BCE o simplemente es una simple marioneta de la orgullosa y prepotente Alemania?

¿La realidad?: que Alemania quiere hacerse con el total control de Europa (el eterno sueño de “La Gran Alemania”), quiere mantener su economía boyante mediante el control total de Europa y su economía, lo que le llevaría sin duda, al su total control político.

Pero lo que no calcula Alemania es que ese afán por controlar Europa, nos va a llevar a una auténtica ruina que no sólo hundirá el euro sino que se llevará por delante a todos, incluida Alemania.

Pero “erre que erre”, aunque desde le Fondo Monetario Internacional, La Organización Internacional del Trabajo e incluso desde la mismísima Reserva Federal de Estados Unidos alertan de lo equivocadas y nocivas que son estas “severas” medidas de ajustes y recortes para las economías de los países afectados.

Europa, siguiendo los dictámenes de Alemania, hace oídos sordos y va a más, todo les parece poco e insuficiente.

Tanto decir que había que cambiar el sistema productivo, tanto oír que había que reformar los sistemas financieros, tanto pedir medidas de control par las entidades financieras, al final… ¡agua de borrajas!, a pagar el pato los de siempre, el pueblo de a pie.

Dejémonos de pamplinas, complejos y miedos, tomemos al toro por los cuernos, plantemos cara a Europa, plantemos cara a Alemania y cambiemos las cosas de una vez.

Tenemos que ser valientes y tomar con decisión las medias que requiere la situación. ¿Cuales son?:

– Reforma del sistema: Prohibición de productos financieros derivados: Prohibición los fondos especulativos (“hedge funds”). Aumentar el porcentaje obligatorio de reservas bancarias con respecto a préstamos concedidos. Separar claramente la banca comercial y la de inversión, manteniendo al sistema financiero a salvo de las turbulencias bursátiles. Crear un Organismo público de control que evite la entrada de productos inseguros en los mercados. Nacionalización de entidades financieras en dificultades, para mantener el crédito.

– Coordinación internacional: Acabar con los paraísos fiscales. Introducir una Unión Monetaria Internacional que penalice la especulación con el cambio de moneda. Estabilizar las tasas de cambio. Limitar y controlar la libertad de capitales. Democratizar el FIM y orientar su función hacia el desarrollo. Plan de créditos blandos y donaciones para los países pobres y condonación de su deuda.

– Aumento del gasto público: Para la actividad productiva y la creación de empleo: Para infraestructuras (con prioridad del transporte público). Para investigación e innovación. Para mejorar y extender los servicios públicos y el estado del bienestar. Reforzar y extender las coberturas del desempleo.

– Sistema impositivo: Aumentar los impuestos al capital y las rentas altas. Adoptar medidas fiscales que eviten la deflación de los salarios bajos. Perseguir el fraude fiscal interior. Establecer mecanismos de control para evitar la evasión de impuestos de las multinacionales y empresas que operan en el exterior. Aplicar una tasa impositiva a todas las transacciones financieras.

¿Su resultado?, ¿cuál sería?, simple y llanamente que la economía esté al servicio de la sociedad, de los ciudadanos, del bienestar común, la justicia social y no al servicio del capital como hasta ahora.

En fin, que del progreso económico mundial no sólo se beneficien unos pocos, si no que salgamos ganando toda la humanidad, reequilibrando la riqueza.

“Socializar la economía”, esa es la solución; sin rupturas totales pero con profundas reformas para que la economía tenga como únicos objetivos; la igualdad, el bienestar y la justicia social.

Foto: ArcCan

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados