FÚTBOL – Un Real Zaragoza bien estructurado vence a la Real Sociedad en La Romareda (2–0)

17. octubre 2011 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

banda_seccion_deportes

El sabio Aguirre ya tiene la estructura del equipo. El Real Zaragoza ya no se conforma con no descender. El 9º puesto abre las puertas al equipo aragonés para codearse con el grupo segundo de la liga.

 

Los fichajes empiezan a entenderse en español. Lafita, Ponzio y Paredes, fueron ayer los únicos jugadores titulares que habían militado en el equipo durante la temporada anterior.

 

El Real Zaragoza dejó en evidencia a una Real Sociedad muy floja en defensa y sin pegada en la delantera. Ponzio fue el dueño y señor del centro del campo.

¡No es de extrañar! El equipo hizo un partido, que hace creer que nos vamos a divertir.

 

Unido a la actitud, que ya venía demostrando, se van viendo destellos de jugadas de calidad en el equipo. Pases al hueco, juego sin balón, presión en el uno contra uno,… van apareciendo de forma progresiva, partido a partido. Todos rayaron a un buen nivel, destacando el portero Roberto, un “frontón” inmenso.

 

El problema hasta ahora lo teníamos con Postiga, un punta que no daba la talla, ya que todavía no había marcado un gol válido (si bien se le habían anulado tres por dudosos fueras de juego). Ayer demostró que sabe marcar, con dos goles que definen el gran jugador que es. El primero, en una “chilena” que no la hace ni Cristiano Ronaldo (min. 10); el segundo (min. 48) con una sangre fría de jugador crack, tras descolocar a defensas y portero, de tiro raso a la red, después de haber recibido un magistral pase de Ponzio entre una red de piernas.

 

Estos tres puntos son de oro por dos razones: la primera, porque han supuesto un revulsivo para los jugadores, tanto titulares como los del banquillo. La segunda, porque para la afición significa que podemos ir pensando en cambiar la tila por la copa. La Romareda salió contenta, no sólo por el resultado, sino porque al fin se empezaba a ver fútbol en el equipo local.

 

Aguirre, despacio pero sin pausa, ha ido poniendo los cimientos para edificar –a pesar de la crisis– un edificio que el “arquitecto” Agapito Iglesias, le entregó derruido.

Tags: , , ,

Comentarios cerrados