FÚTBOL – Bilbao Athletic 0 – Real Zaragoza 1. Imagina que hay fútbol

9. diciembre 2015 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JUAN ANTONIO PÉREZ-BELLO

Un partido de fútbol puede tener una cara y una cruz. También una cara oculta y varias cruces. Esto último es lo que sucedió el lunes en el nuevo San Mamés, ese coliseo hermoso y altivo que el Real Zaragoza visitó por primera vez aunque no en las circunstancias que habríamos deseado. El choque que ayer se llevó el equipo aragonés más por acierto que por jerarquía, fue una prueba más de lo pacata que es esta liga y de lo poco que hace falta para llevarse tres puntos. Con un buen portero, una defensa segura, un par de jugadores que manejen con algo de criterio el balón en el centro del campo y un goleador mínimamente afinado es más que suficiente para estar en la pomada. Claro, dicho así, parece poco, pero lo cierto es que es muchísimo y por eso la competición está tan apretada como está.

El Zaragoza afrontaba la tarde con varias bajas importantes y la certeza de que íbamos a vivir una experiencia incierta. Con todo, en la primera ocasión de que dispuso se logró el gol. Un buen córner y un remate de delantero pillo de Ángel que se aprovecha del error defensivo fue más que suficiente para situarse en una posición de ventaja. El partido, en el minuto 10, se mostraba favorable y ante ese hecho los chicos del Bilbao Athletic no pudieron proponer un plan de choque. Morán, el jugador criado en Lezama que ayer lucía zaragocista, enfocó bien la cámara de juego y gobernó los tiempos con corrección, provocando que los siguientes treinta minutos discurriesen lentos e insustanciales.

La anodina primera parte fue sacudida por una ocasión de Iriondo, que acabó en corner, y una magnífica oportunidad que Pedro desaprovechó al no encontrar el palo largo de Remiro. Eran dos muestras del espíritu de la tarde, en la que mandaba el querer frente al saber. Una tarde en la que de los veintidós jugadores rescatamos el trabajo de Morán, los fogonazos de un Abraham voluntarioso y veterano, la seguridad defensiva de ambos grupos y, sobre todo, las magníficas intervenciones de Bono. Poco más.

La segunda parte comenzó muy bien, con una magnífica ocasión que Dorca no aprovechó tras un jugoso pase de Pedro. Se nota que a este equipo le falta espíritu depredador, pues las ocasiones que genera, que aunque pocas son francas, no encuentran en la plantilla al ejecutor adecuado. Y ese déficit estuvo a punto de costarle caro unos minutos después, cuando Bono tuvo que emplearse muy a fondo hasta en dos ocasiones. La primera, al saque de un libre directo ejecutado por Unai. La segunda, un minuto después tras remate de Yeray al saque del córner cedido por el portero marroquí. Dos buenas actuaciones que parecieron darle alas al equipo filial, que emprendió un serio acoso en busca del gol del empate.

Ese fue el momento elegido por el Cuco Ziganda para realizar un triple cambio que significó un cambio en el dibujo de los bilbaínos. La variación táctica se le atragantó al equipo de Popovic. Este, por su parte, detectó que Abraham había consumido sus energías y optó por darle entrada a Jorge Díaz. Lo que no calibró es que haciendo eso lograba desmontar la organización del equipo. Esa fue una mala decisión, pues se produjo una fractura en el centro del campo al sumarse Dorca a la tarea de Morán y reubicar a Ángel junto a Ortuño. El partido tenía color rojiblanco y se vivieron momentos de apuro. Bono tuvo que actuar en otras dos ocasiones para evitar el gol local y todo apuntaba a que íbamos a vivir unos minutos finales agónicos.

Popovic le pidió a Sergio Gil que saliese en lugar de Ángel y a partir de ahí el equipo zaragozano encontró el camino. El joven jugador le dio equilibrio al juego y salida al balón. Cada vez que lo tocaba se veía claramente que algo podía ocurrir. Tres acciones suyas sirvieron para dibujar un panorama distinto, pues Morán y sobre todo Dorca pudieron respirar y consolidar posiciones y además el balón fluía hacia posiciones de peligro, como cuando Pedro dispuso de dos opciones de gol que tampoco en esta ocasión consumó.

Se llegó a los minutos finales con el partido muy abierto, como demostraron las dos clarísimas oportunidades de que disfrutaron los dos equipos. La primera en la cabeza de Yeray, pero de nuevo Bono estuvo grandioso, esta vez deteniendo el venenoso balón que el delantero vasco picó con la cabeza. La segunda, también por arriba, a cargo de Cabrera, que vio cómo su testarazo rompía el palo izquierdo de Remiro. Fueron las dos últimas situaciones de peligro de un partido que mostró a un Real Zaragoza firme en tareas defensivas, correcto en el centro del campo pero muy débil en la concreción de las ocasiones. Es cada día más evidente que a este equipo le hace falta más mordiente en la definición si queremos subir, de un modo definitivo, al tren que nos lleve de vuelta a casa. A Primera.

Ficha técnica:

Bilbao Athletic: Remiro, Saborit (Undabarrena, min. 55), Gil, Guarrotxena (Córdoba, min. 55), Unai López, Iturraspe (Santamaría, min. 55), Villaibre, Iriondo, Vesga, Etxeberria y Yeray

Real Zaragoza: Bono, Cabrera, Dorca, Ángel (Sergio Gil, min. 77), Ortuño (Buenacasa, min. 90), Pedro, Isaac, Erik Morán, Abraham (Jorge Díaz, min. 64), Rico y Vallejo

Goles: 0-1, Ángel (min. 10)

Árbitro: Jorge Valdés Aller (comité territorial castellano-leonés). Por parte del Bilbao Athletic amonestó a Yeray (min. 40) y a Etxeberria (min. 59). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Vallejo (min. 8), a Isaac (min. 53) y a Dorca (min. 66)

(+) info >>> entra en REAL ZARAGOZA, AIRE AZUL para conocer la calificación otorgada a cada uno de los jugadores blanquillos

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados