FÚTBOL – El ascenso se pone casi imposible tras la derrota del Real Zaragoza por 0-3 ante el Girona

12. junio 2015 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

El fútbol tiene algunas veces cosas inexplicables y todas ellas se dieron cita en La Romareda en el partido de ida de la primera ronda de playoff. El Real Zaragoza, tremendamente superior al Gerona durante los primeros 45 minutos, acababa no sólo cayendo sino prácticamente sellando su eliminación al perder por 0-3. Los errores de Whalley, contrastados con la sobresaliente actuación de Becerra, fueron decisivos en un auténtico jarro de agua congelada.

En el once de Popovic la novedad de Whalley en la portería, Rubén en la defensa de cinco en lugar del tocado Cabrera, y Ruiz de Galarreta ganando la partida a Insa junto a Dorca. En la grada la mejor entrada de la temporada, con un público apretando desde el minuto 1. Y en el césped, el Real Zaragoza más voluntarioso posible, buscando constantemente a Pedro y Eldin para crear. No tardaría en llegar una grandísima ocasión para los maños con un cabezazo picado de Rubén que sacaba Becerrada abajo, quedando el rechace para Vallejo al que también le sacaban el 1-0 de la cabeza.

El público también se enfadaba con una tarjeta amarilla a Dorca, teniendo en cuenta que el Gerona ya acumulaba varias faltas duras sin castigo. En esa misma jugada, al rechace del balón parado, Eldin y Pedro montaban una contra pero el disparo del alicantino se marchaba desviado. Grandes minutos del Real Zaragoza que merecía el primero, que volvía a estar a punto de llegar en una sobresaliente triangulación que finalizaba con un disparo bloqueado a Willian José.

La cuarta ocasión la propiciaba Sandaza con un autodespeje que a punto estaba de sorprender a Becerra. Y todo esto en menos de 20 minutos. Pero cuando todo parecía inclinado al 1-0, Óscar Whalley pecaba de exceso de confianza y regalaba el tanto al conjunto visitante, aprovechando Mata una pifia enorme tras fallar con los pies y anotar a puerta vacía. Jarro de agua fría no, helada.

El tanto sentó muy mal al Real Zaragoza, que quedó visiblemente noqueado. Aunque pronto volvió a tomar las riendas de una primera parte que le pertenecía. Creaba peligro por abajo y por arriba, con Rubén ganando todas en balones parados. Mientras, seguía el show vergonzoso del colegiado, no señalando un penalti clamoroso por mano de un defensor gerundense tras disparo de Eldin. Conjunto gerundense que se empleaba con una dureza extrema al contar con la permisividad del trencilla.

Pero no se rendía y luchaban contra todo los blanquillos. De nuevo a pelota quieta, Dorca se sacaba un majestuoso cabezazo respondido por Becerra de la manera más brillante posible. El guardameta era sin duda el mejor de su equipo de largo. Todo lo contrario a Óscar Whalley, que volvía a “cantar” al filo del descuento tras no salir a un balón claro que Lejeune cabeceaba a las mallas. 0-2 y una losa enorme en la espalda de un equipo que no merecía ese castigo.

Segunda parte

Todavía pudo ser peor si Whalley, entonces sí, no hubiera sacado un mano a mano de Mata. Era una fotocopia de los primeros minutos tras el paso por vestuarios, con un Gerona que creaba peligro a la contra, merodeando el tercero. El Real Zaragoza

ya no era el mismo, ni se parecía, y le faltaba la frescura exhibida hasta el ecuador. Y por ello, Popovic movía pronto el banquillo dando entrada a Basha por Ruiz de Galarreta.

Ahora sí el Gerona generaba peligro y no le costó mucho encontrar de nuevo las mallas. Balón al segundo palo en un contraataque y Mata controlaba, sin oposición, mandando un zapatazo a donde Whalley no podía llegar. 0-3 y minuto 59, con la eliminatoria sentenciada salvo milagro. Ya con más corazón que fútbol tratarían los blanquillos de volver a meterse en la batalla, casi siempre con disparos lejanos de Pedro con escaso acierto. Los cambios los quemaría Popovic con la entrada de Cabrera y Álamo por Mario y Rubén, quedando atrás defensa de cuatro.

Pero para entonces el Real Zaragoza ya estaba muerto. No tirando la toalla, pero lo cierto es que ya ningún pase encontraba su destino y la enorme piedra a sus espaldas hacía mella de manera incontestable. Incluso se seguiría luciendo Becerra. Y el himno del club sonaba de las dolidas gargantas de unos aficionados que hacían más llevadera la agonía. El 0-3 no se movería del electrónico, tampoco la práctica imposibilidad de remontar en la vuelta. Castigo demasiado injusto…pero los errores a estas alturas se pagan a precio de oro.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Whalley, Mario Abrante (Cabrera, min. 67), Rubén (Javi Álamo, min. 67), Eldin, Willian J., José, Pedro, Fernández, A. Dorca, Ruiz de Galarreta (Basha, min. 54), Rico y Vallejo

Girona: I.A. Becerra, Lejeune, Granell, Richy A.P., Eloi Amagat (Felipe A., min. 64), Mata, P. Iñiguez, Sandaza (Rovirola, min. 78), Cifuentes, Juncá (Aday, min. 49) y Pere Pons

Goles: 0-1, Mata (min. 23); 0-2, Lejeune (min. 45); 0-3, Mata (min. 58)

Árbitro: Jorge Valdés Aller (comité territorial castellano-leonés). Por parte del Real Zaragoza amonestó a A. Dorca (min. 10) y a Mario (min. 48). Por parte del Girona amonestó a Juncá (min. 30), Pere Pons (min. 54) y a Eloi Amagat (min. 64)

Foto: Aragón Press

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados