FÚTBOL – El Chelsea logra su primera Champions en una final en la que el fútbol lo puso el Bayern de Munich

20. mayo 2012 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

A veces, en el fútbol –como en la vida misma– quien menos dedicación pone en una labor, es quien mayores triunfos obtiene. Anoche el dios del balompié dio la espalda al Bayern de Munich para sonreír de soslayo al Chelsea FC en la consecución de la primera Copa de Europa de su historia.

Anoche el Allianz Arena de Munich (estúpidamente rebautizado por la UEFA como “Fussball Arena”, por motivos publicitarios) se convirtió en un escenario en el que el Bayern de Munich puso el fútbol, y el Chelsea, la especulación.

La ambición ofensiva correspondió durante todo el encuentro a los alemanes, que siempre pretendieron marcar goles, en lugar de limitarse a evitarlos, como hizo su rival. Conforme avanzaba el partido, el Bayern se iba encontrando con cada vez más dificultades para superar la barrera defensiva inglesa. Por su parte, el equipo londinense intentaba aprovechar en ataque las cualidades individuales de sus jugadores más desequilibrantes (Drogba, Mata, Kalou, Malouda,…).

Por ello, según iban pasando los minutos y las ocasiones marradas por los alemanes, venía una reflexión a la cabeza: si en las semifinales, el equipo que mejor juega al fútbol de todo el mundo, el FC Barcelona, fue incapaz de superar el ultradefensivo sistema del Chelsea, ¿por qué iba a poder superarlo un equipo menos técnico y más fallón como el Bayern?

Los alemanes disfrutaban de su ocasión de gol más clara de todo el primer tiempo en el minuto 20, cuando Cech y el larguero conseguían rechazar el disparo a puerta con el que Robben rubricaba una brillante internada en el área inglesa. Por su parte, el hispano–alemán Mario Gómez (principal referencia ofensiva del equipo de Jupp Heynckes) estaba en el césped, pero no en el partido.

Durante el último cuarto de hora del primer tiempo, el partido se avivó ya que ambos contendientes se lanzaron con claridad en pos de su primer gol, creando una interesante serie de ocasiones de gol alternas en las dos porterías. Mata, Müller, Kalou, Gómez en dos oportunidades,… fueron sus protagonistas.

El segundo tiempo fue una réplica del primero, con el Bayern en el ataque, el Chelsea en la defensa, y unos primeros treinta minutos que tuvieron más emoción que buen juego. La diferencia respecto a los primeros cuarenta y cinco minutos, es que según avanzaba el reloj, se incrementaban el cansancio y el miedo a un gol en contra.

Cuando se cumplía la mitad de la segunda parte, el Bayern de Munich había lanzado 13 córners, por ninguno su oponente. Sin embargo, al igual que en el primer tiempo, los últimos quince minutos de juego iban a ser los más interesantes.

El Chelsea aprovechaba los espacios dejados por un exhausto Bayern y conseguía crear dos ocasiones de gol, que tenían la réplica en otra fallada por Müller para los alemanes (min. 77).

El partido entraba en sus últimos diez minutos con total incertidumbre respecto a quién lograría alzar la “orejona” al final del encuentro.

Müller, en el minuto 83, comenzó a despejar la incógnita al realizar un remate de cabeza picado a centro de Kroos, cuyo bote sorprendió a Cech antes de colarse en su portería (1–0).

Delirio en la grada alemana, que veía cómo su equipo rentabilizaba el esfuerzo futbolístico realizado hasta el momento: dieciséis córners germanos, por ninguno inglés.

El gol de Müller daba entrada en el campo a Fernando Torres, en sustitución de Salomón Kalou. Roberto di Matteo se lo jugaba todo a una carta. Y no le salió mal la apuesta.

En el minuto 88, Torres participaba en la jugada que daba origen al primer córner a favor del Chelsea. Sacaba Juan Mata y Didier Drogba, con un espectacular remate de cabeza a la escuadra de Neuer, conseguía el empate (1–1).

Finalizaba el tiempo reglamentario, y comenzaba una prórroga con mucha tensión, y pocas fuerzas. Tan pocas como para que un jugador tan experimentado como Drogba cometiera un ingenuo penalty en el minuto 93, al zancadillear por detrás a Ribery nada más pisar éste la parte interior de la esquina del área grande.

Tiro fuerte, colocado y raso de Robben que ¡Cech paraba!, llevando la euforia a la grada inglesa.

A partir de ahí, y hasta el final de la prórroga, mucho cansancio y dos ocasiones claras de gol nacidas de las botas de Philipp Lahm, y falladas en su ejecución final por Ivica Olic (min. 107) y por Mario Gomez (min. 111).

Con el pitido final llegaba la tanda de penaltis, en la que iba a lanzar primero el equipo alemán, y sobre de la portería situada ante los aficionados alemanes.

Lahm marcaba y Juan Mata fallaba, al detener Neuer el balón (1–0); en el segundo lanzamiento, Mario Gómez y David Luiz marcaban (2–1); en el tercero, el portero alemán Neuer y Frank Lampard volvían a acertar (3–2); pero en el cuarto, Cech paraba el disparo de Ivica Olic, y Ashley Cole marcaba (3–3).

Quedaba la quinta ronda de lanzamientos. Bastian Schweinsteiger lanzaba ajustado al palo derecho, pero en una espectacular estirada, Cech rozaba el balón lo suficiente para que éste fuese repelido por la cepa del poste. Todo quedaba en las botas del que ha ejercido como héroe del club londinense durante las últimas ocho temporadas. El marfileño Didier Drogba engañaba a Neuer con un fuerte disparo colocado a la izquierda de su portería, y daba al Chelsea su primera Copa de Europa (3–4).

Los alemanes, a pesar de haberlo merecido mucho más que su rival, deberán esperar a la próxima temporada para intentar lograr la quinta.

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados