FÚTBOL – El Real Zaragoza certifica en El Sadar que también este año tocará sufrir (1–0)

18. febrero 2013 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

Fue bonito mientras duró, pero aquel espejismo de mitad de la primera vuelta que tenía como protagonista a un Real Zaragoza elegante, con buena actitud y admirable trato de balón, ha terminado. El equipo de Manolo Jiménez ofreció el pasado sábado una imagen patética sobre el césped de El Sadar, ante un rival que, aun siendo el equipo menos goleador de la Liga BBVA, fue capaz de batir a Roberto en el minuto 3 de partido.

Un centro de Damiá desde la banda izquierda llegaba a Kike Sola para que éste cabeceara a placer desde el centro del área, aprovechándose de un monumental fallo de marcaje de Paredes (1–0).

El equipo aragonés no bajó los brazos y trataba de combinar arriba, pero sin demasiada verticalidad. Mientras tanto, el equipo local esperaba replegado que le llegara una buena oportunidad al contraataque o en las jugadas a balón parado.

La suerte del partido pudo cambiar en el minuto 27. Flaño derribaba a Bienvenu en las inmediaciones del área cuando el camerunés había puesto la directa hacia la portería de Andrés Fernández. Tarjeta amarilla que hubiera sido roja si el derribo se hubiera producido un metro más adelante. Sin embargo, el colegiado madrileño Velasco Carballo consideró acertadamente que la llegada de Rubén en la ayuda defensiva privaba a Flaño de la condición de último jugador de la zaga.

Rochina era el encargado de llevar el peligro a la meta de Osasuna. Suya había sido la primera ocasión de gol en el minuto 1 de partido, y suyo fue también el remate desde la frontal del área que ponía en apuros a Andrés Fernández en el minuto 32, tras un buen centro de Abraham.

Al final de la primera parte, la posesión era de un 39%–61% a favor del Real Zaragoza, y el número de faltas cometidas por Osasuna triplicaba a las del equipo aragonés (12–4). La remontada parecía una posibilidad factible, a pesar de la preocupante falta de verticalidad de los blanquillos.

Sin embargo, la segunda parte trajo consigo nuevas ocasiones de gol para el conjunto osasunista, que estuvo a punto de marcar el segundo tanto del partido, primero en el minuto 52 cuando Kike Sola remataba un centro de Armenteros ante la lentitud de Pinter y la indecisión de Roberto; y después con un magnífico balón interior de Kike Sola que Oier casi envía a las mallas (min. 58). En el equipo visitante, sólo Rubén Rochina era capaz de inquietar a la defensa navarra con un buen remate a centro de Montañés (min. 55).

La defensa blanquilla era muy vulnerable a las acometidas del equipo menos goleador de la categoría. La ausencia de Álvaro estaba desequilibrando el partido a favor de Osasuna.

Mientras todo esto ocurría, la afición zaragocista se preguntaba una y otra vez dónde estaba Bienvenu, a quien no se había vuelto a ver desde aquella internada frenada por Flaño en el minuto 27. Para encontrarlo, Manolo Jiménez decidió hacer un cambio en el minuto 67 incluyendo su dorsal como jugador sustituido. Fue en ese momento cuando el camerunés emergió de la nada para dirigirse al banquillo. Al parecer había estado sufriendo el síndrome Postiga en la zona de tres cuartos.

Durante los últimos veinte minutos de partido, la falta de verticalidad del Real Zaragoza pasó de preocupante a escandalosa, mientras Osasuna aprovechaba las ocasiones que le brindaba su rival. Silva y Nino disfrutaron de las mejores oportunidades en esta fase del partido.

La última victoria del Real Zaragoza en Liga ocurrió el 22 de diciembre de 2012, justo el día después de que terminara el decimotercer baktún del calendario maya. A partir de entonces, siete partidos, cinco derrotas y dos empates. El conjunto de Manolo Jiménez ya es el peor equipo de la zona media de la tabla, y desde esta jornada marca la frontera del bien y del mal, a cuatro puntos del primer equipo situado en zona de descenso.

El único elemento positivo del encuentro fue el descubrimiento de Rubén Rochina, el nuevo fichaje procedente del Blackburn Rovers, que a lo largo de todo el partido hizo gala de una gran calidad en las botas, de una excelente visión de juego e incluso de una brillante aportación defensiva. Lamentablemente, es muy posible que pronto se contagie de la mediocridad futbolística que hace años anidó en el club.

 

Ficha técnica:

Osasuna: Andrés Fernández; Marc Bertrán, Rubén, Flaño, Damiá (Arribas, min. 79); Lolo, Oier; Cejudo (Silva, min. 45), Armenteros, Nino; Kike Sola (Llorente, min. 73). Entrenador: José Luis Mendilíbar

Real Zaragoza: Roberto; Sapunaru, Paredes, Pintér, Abraham; José Mari, Apoño, Movilla (Carmona, min. 63); Paco Montañés, Rochina (Edu Oriol, min. 76) y Bienvenu (Rodri, min, 67). Entrenador: Manolo Jiménez

Goles: 1–0, Kike Sola (min. 3)

Árbitro: Carlos Velasco Carballo (comité madrileño). Tarjetas amarillas a Cejudo (min. 8), Flaño (min. 27), Lolo (min. 37), Marc Bertrán (min. 40), Oier (min. 77), Nino (min. 90) y Andrés (min. 90) en Osasuna; a Bienvenu (min. 6), José Mari (min. 50), Pintér (min. 55), Abraham (min. 62), Montañés (min. 73), Carmona (min. 74) y Apoño (min. 87) en el Real Zaragoza.

Foto: realzaragoza.com / Tino Gil

 

Tags: , , , , , , , ,

Comentarios cerrados