FÚTBOL – El Real Zaragoza mantiene sus aspiraciones al play-off tras sumar un punto en su visita a Gerona (1-1)

18. mayo 2015 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

Otro empate del Real Zaragoza como visitante en un partido que la afición ha vivido ya en demasiadas ocasiones. Los blanquillos, como siempre, han hecho lo difícil: ponerse por delante. Y después, el Girona FC intentó derribar a cabezazos el muro zaragocista hasta que, faltando unos minutos, el 1-1 final cayó por su propio peso. Para unos positivo, para otros negativo. Pero para todos significa que habrá que sufrir hasta el último día para amarrar la sexta plaza.

El choque comenzaba con dos sorpresas. La primera, la alineación de Popovic con la entrada de Rubén en una defensa de cinco en detrimento de un hombre del medio, Ruiz de Galarreta. La segunda, que al minuto de juego Dorca buscaba al espacio en un contraataque a Diego Rico y el burgalés, de primeras y desde fuera del área, mandaba un obús a la escuadra de Becerra que significaba el 0-1.

El partido empezó loco y siguió loco. En apenas dos minutos Rubén veía una amarilla y merecía ver otra, perdonándole el colegiado. Además, el Girona se lanzaba a degüello a por la portería de Bono. Sandaza en una ocasión con un disparo alto y Granell con un tiro a bocajarro obligaba al guardameta a lucirse. Poco después, en el 14, era Richi el que con un lanzamiento de falta buscaba el tanto, pero la estirada del internacional marroquí evitó la igualada.

Por entonces, Basha y Dorca no llegaban a tapar todas las vías de agua generadas en una defensa maña timorata, donde el carril de Fernández y la espalda de Rubén hacían presagiar lo peor. Pero cuando más complicadas parecían las cosas, el Real Zaragoza perdonaba la sentencia. Primero en una maniobra de Borja dentro del área que salvaba Becerra. Y, en el 40, tampoco Jaime Romero en un mano a mano podía superar al arquero. Del casi 0-2 al casi 1-1, ya que Mata en el descuento sellaba una maravillosa jugada para, a puerta vacía, mandar el esférico fuera y a los dos equipos al descanso con ventaja mínima.

Segunda parte

La segunda mitad comenzaba sin variaciones en el once, arriesgando Popovic con Vallejo y Rubén con amarilla. El canterano, por cierto, se perderá el choque por sanción ante el Mirandés, al igual que Pedro. El ritmo era más bajo y apenas dos disparos de Borja y Sandaza se anotaban en la casilla de oportunidades. Eso sí, el Girona era dueño y señor del balón, del centro del campo, y también de las dos áreas.

Sobre todo porque, si en la primera mitad Bono se había mostrado seguro, en la segunda cada balón aéreo al marco se convertía en una agonía. Las malas noticias también llegaban en forma de molestias, teniendo que marcharse del terreno de juego tanto Fernández como Jaime para dar entrada a Natxo Insa y Ruiz de Galarreta. El dibujo varió, volvió el sistema con 5 atrás y, en esta ocasión, era Pedro el que ejercía de carrilero derecho. Entre medias, un penalti clamoroso a Jesús Vallejo que el colegiado obvió.

Se sufría pero la hiperactividad de Basha servía para minimizar los daños. Hasta que se entró en los últimos diez minutos, los que tantos puntos le han costado esta temporada a los aragoneses. En el 81, Pedro derribaba claramente a un contrario y el colegiado señalaba penalti, pero Jandro no acertaba con las mallas y mandaba su tiro, excesivamente carente de fuerzas, al palo derecha de la meta de Bono.

Todo parecían señales que hacían presagiar que los tres puntos iban a marchar camino de la capital del Ebro. Hasta que cercano al minuto 88, una jugada a balón parado derribaba los sueños zaragocistas. En tres ocasiones tocarían con la testa el esférico los gerundenses, poste por medio, hasta que Mas cabeceara a las mallas de Bono.

Un 1-1 que no se movería del electrónico. Y un empate que, teniendo en cuenta la dinámica triunfadora del Girona, parece positivo para los pupilos de Ranko Popovic. Aunque muy comprensible resulta que el sabor de boca haya sido más agrio que dulce, tras lograr aguantar el marcador durante 87 minutos para acabar muriendo en la orilla. El próximo miércoles, de nuevo, la enésima final. En esta ocasión ante el Mirandés, a las 22.00, en una Romareda que volverá a ser decisiva.

Ficha técnica:

Girona: Becerra, Lejeune (Mas, min. 47), Álex Granell, Richy, Eloi Amagat (Felipe Sanchón, min. 56), Mata, Fran Sandaza, Cifuentes, Juncá (Jandro, min. 75), Ramalho y Pere Pons

Real Zaragoza: Bono, Mario, Rubén, Basha (Javi Álamo, min. 86), Borja, Jaime (Ruiz de Galarreta, min. 63), Pedro, Fernández (Natxo Insa, min. 59), Dorca, Rico y Vallejo

Goles: 0-1, Rico (min. 2); 1-1, Mas (min. 84)

Árbitro: Francisco Manuel Arias López (comité territorial cántabro). Por parte del Girona amonestó a Sandaza (min 10), a Pere Pons (min. 17), a Richy (min. 77) y a Cifuentes (min. 85). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Rubén (min. 4), a Vallejo (min. 13), a Fernández (min. 48), a Pedro (min. 58), a Dorca (min. 73), a Basha (min. 79)

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados