FÚTBOL – El Real Zaragoza pierde ante el Sevilla (3–0) y se acerca otra vez al infierno

13. abril 2012 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

Esta vez, el Real Zaragoza se dejó la piel… en el vestuario, no en el campo. Manolo Jiménez, desde la azotea, posiblemente no divisaba los jugadores que se había dejado en el banquillo. Absorbido por su sevillismo, quedó anonadado y adormecido por el juego del Sevilla.

Bajo ningún concepto se interprete como crítica, a uno de los mejores entrenadores (6, 7,… 8?) de la era Agapitense. Pero…. considero que ayer se equivocó, a no ser que los reserve para el domingo ante el Granada.

¿Que fundamentos había para dejar en el banquillo a Aranda, Oriol y Juan Carlos? Luis García se trajo como crack, especializado en lanzamientos de faltas, penaltis y buen trato con el balón (¡titular indiscutible!) ¿Cuántos goles ha marcado en sus lanzamientos?: cero; su aportación como creador de jugadas de peligro: cero; actitud: cero; velocidad: cero ¿Por qué no tira los penaltis? ¿Qué ha aportado y aporta al equipo su constante alineación como titular?: cero. Erre que erre.

En el banquillo: Juan Carlos. Velocidad, actitud y visión en las jugadas. Cuando sale, revoluciona el equipo y amedrenta a la defensa contraria.

Postiga (indiscutible titular), una auténtica nulidad dentro del área. Sus remates  son como las escopetas de feria, que tienen el punto de mira desviado ¿Cuántos goles lleva? ¿Qué aporta su actitud al equipo?

Aranda, en el banquillo ¿Puede compararse el rendimiento entre ambos? (olfato goleador y trabajo en equipo). En el poco tiempo que lleva, ha hecho más que Postiga desde que llegó. Ayer lo sacó por Lafita en el minuto 70. Con tres goles en contra, y a falta de veintitantos minutos, el cocido ya estaba hecho.

Oriol, otro jugador que “chupa” banquillo. Sin ninguna duda, merece ser titular en detrimento de jugadores en el lateral o en el centro del campo. Aporta velocidad, actitud y buen trato con el balón durante los pocos minutos que le dan. Sustituyó a Pinter en la segunda parte.

La ausencia de titulares indiscutibles como Obradovic y Abraham tuvo mucha influencia en el desarrollo del partido, pero… nada tiene que ver con la actitud del equipo. La defensa fue un merengue, que degustaron los sevillistas cuando les dio la gana. Mateos, el hombre con más centímetros en el campo, fue ayer una jirafa sin cuello, no llegando por alto a ningún balón en el área. Mal partido de Lanzaro, Paredes y Álvarez (el más entonado, a pesar de tener a Navas como contrario).

En la medular, Pinter, Micael, Luis García y Apoño. Lentos, sin actitud. Ni defendieron ni sirvieron balones a los puntas. Como dato, Luis García no tocó balón en todo el primer tiempo. Jiménezzzz! Pues… no fue sustituido en todo el partido. A Apoño, lesionado, le sustituyó en el minuto 35 Zuculini. Poco antes, había fallado un gol cantado; posiblemente su lesión tuvo que ver con el fallo.

Como media punta, Lafita, el que puso más “alma” en el partido. En punta, Postiga, como siempre, fuegos artificiales. Hago como que hago pero, no hago nada.

El Sevilla había sentenciado el partido en la primera media hora, con los goles de Fazio (min. 11) y Negredo (min. 29). Negredo marcaba de nuevo en el 44.

El partido recordó al jugado contra el Málaga y a algunos más. Un Real Zaragoza sin alma, sin actitud, sin juego, sin… vergüenza ni orgullo. Este tropezón dado tras una brillante reacción que nos hizo creer en la salvación, coloca al equipo otra vez en coma. El próximo domingo ante el Granada, (casi nada), veremos si lo de ayer fue casual, o el resurgir de los últimos partidos fue producto del milagro dela Pilarica. Porcierto, ¿la llevaba ayer Jiménez? El que suscribe, hombre de fe, le aconseja colocársela.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados