FÚTBOL – El Real Zaragoza se aferra a la permanencia con su victoria ante el Granada (1–0)

16. abril 2012 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

¿Estamos de suerte? Digamos que sí por dos razones básicas. Una: los tres puntos de platino conseguidos ante un rival directo; dos: signos positivos en el juego que hicieron que se recuperaran los valores de marzo.

Jiménez acertó en el planteamiento. La titularidad de jugadores guardados en la recámara, tuvo mucho que ver en la actitud, el orgullo, el hambre de gol y en algunas jugadas de mérito. ¿Hubo conservadurismo y temor ante el rival? No. En la defensa formaron Álvarez por la derecha, Abraham por la izquierda, y en el centro Paredes como “escoba” y Da Silva. En la medular, Dujmovic, Micael y Zuculini. En los laterales Oriol por la derecha y Lafita por la izquierda. En punta, Aranda.

De esta manera, Oriol y Aranda sustituyeron a los apáticos Luis García y Postiga. Acertó Jiménez en el cambio de los titulares. El equipo tuvo más velocidad, actitud y presión.

De hecho, el Real Zaragoza comenzó el partido con ganas de resolverlo lo antes posible. Así, en el minuto 4 y como fruto de un contraataque, Aranda (entregado hasta la extenuación) puso el balón en los pies del croata Dujmovic que sin pensárselo, empalmó un zapatazo desde la corona del área que se coló en la red, ante el asombro de Julio César (1–0).

Los jugadores zaragocistas de la medular eran una trampa, dificultaban los ataques granadinos por el centro como un acordeón que se cerraba ante las embestidas rivales.

Entonces, el Granada optó por llevar los ataques por las bandas a través de Martins y Dani Benítez. Álvarez y Abraham recibían los apoyos de Micael y Zuculini. El sistema exigía un supremo esfuerzo físico que al final del partido pasó factura a algunos jugadores.

Ayer Dujmovic llenó el depósito de gasolina antes de comenzar el encuentro, cosa que el equipo (¡con lo cara que va!) le agradeció. El croata se puso el traje de faena y se olvidó del Sevilla.

Dujmovic me recordó ayer al fantástico e inolvidable Gabi, bastión del equipo para mantener la categoría la pasada temporada. En el partido de ayer, el croata fue el motor del Real Zaragoza: cortó, distribuyó, se fajó y fue el que más veces tiró a puerta, marcó un golazo, falló uno cantado, pero… ¿por qué?, porque estuvo defendiendo, centrando y rematando.

Abel Resino en el minuto 11 del 2º tiempo metió a Abel por Moisés y a Jara por Geijo. En el 35 sustituía a Martins por Ighalo, aportando toda su artillería para buscar el empate.

Jiménez, por su parte, cambió a Edu Oriol por un Obradovic que no está bien físicamente (min. 60), a Aranda (lesionado) por Hélder Postiga (min. 72) y a Paredes (lesionado) por Lanzaro (min. 84).

El Real Zaragoza lo pasó mal durante los últimos 10 minutos de partido. Los jugadores acusaban el esfuerzo y los cambios no aportaron nada para que mejorara el equipo. Pérez Lasa expulsaba a Rubén Micael en el minuto 92, un inconveniente para el próximo partido en Mallorca.

El resultado de ayer permite seguir teniendo ilusiones. “La tercera liga” se incrementa en equipos. Desde el 13 (Mallorca) hasta el 17 (Granada) solo hay 4 puntos, y quedan 15 por disputar. Real Sociedad con 39, Villarreal y Granada con 36, se encuentran entre los aspirantes al foso.

Un triunfo en Mallorca nos colocaría con un pie fuera del descenso, obviamente ganando los tres partidos que quedan por disputar en La Romareda. La afición debe seguir siendo el jugador número 12, y convertirse también en el 13, en el 14, en el 15 y hasta en el 16.

¡SÍ, PODEMOS!

 

Tags: , , , ,