FÚTBOL – Girona 0 – Real Zaragoza 0. Fútbol en la alambrada

26. octubre 2015 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JUAN ANTONIO PÉREZ-BELLO

Partido herrumbroso, partido oculto por el escombro de un juego que a nadie satisfizo y que a todos horrorizó. A aficiones, a técnicos y a los propios jugadores. Un concierto de pases mal dados, controles equivocados, golpeos caóticos y estrategias muy mal ejecutadas. En todo caso rescataremos algunas buenas paradas de Bono y varias acciones de corte imperial que nos regaló Vallejo. Y muy poco más.

Difícilmente recordaremos la tarde ayer. Ni siquiera para mal. Quizás para los aficionados a las estadísticas y los estudios numéricos, pues ayer se completó un nuevo tramo de fortaleza defensiva al mantener 90 minutos más la portería a cero, detalle este muy importante. Esto es así porque se trata de uno de los objetivos irrenunciables que el cuerpo técnico se trazó al comienzo del campeonato y porque la consideraron condición sine qua non para aspirar al ascenso. Por ese lado, poco que objetar. Bono resolvió un par de balones peligrosos, Vallejo cerró todos los agujeros y Cabrera complementó al aragonés con su potencia aérea. Son un triángulo ahora mismo necesario, los jugadores que han ayudado esencialmente a que el Real Zaragoza sea una escuadra muy difícil de batir. Pero a partir de ahí, hay mucho que mejorar.

Se podría decir que el equipo de Popovic es un bloque que ha asimilado muy bien la idea de bloque duro, hermético y sólido en la cobertura, pero al que le falta fluidez en la circulación y concreción técnica en el control de los balones individuales. Con ponerle una capucha al físico de Morán se tapan muchas ideas y si las bandas no son capaces de solucionar ni un solo uno contra uno entendemos por qué el Zaragoza es un equipo estéril en ataque. Y esos dos hechos sucedieron ayer. El vasco no gestionó ni un solo balón y Diamanka y Dorca no consiguieron oxigenar la zona ancha para que los balones circulasen con holgura y claridad.

En la primera mitad anotamos tan solo dos situaciones de ataque de cierto relieve. Un cabezazo de Ortuño y una carrera de Rico por la banda mal solucionada en el pase final cuando Jorge Díaz y el propio Ortuño estaban para el remate. Nada más. Sin embargo, en la cobertura los aragoneses tuvieron más razones para el trabajo, pues hubo tres momentos de peligro que, afortunadamente, solventaron bien Bono y la defensa. Estos datos nos ayudan a hacernos idea de la sequedad futbolística del equipo y de la inoperancia creativa. Son dos graves problemas sobre los que debe reflexionar el grupo porque, si se consiguen solucionar, estaremos hablando de un equipo con aspiraciones reales.

La segunda parte fue una insulsa continuación en la que no vimos ningún detalle de mejora. Misma ineficacia combinativa, escasa frescura en la vertical y compromiso defensivo para pelear que la portería siguiera a cero. Conforme pasaron los minutos ambos equipos parecieron conformes con el empate, aunque Popovic debió pensar que Ángel podía aportar velocidad y verticalidad al juego. Algo parecido a lo que vimos ante el Tenerife. Pero no. El partido estaba suficientemente enmarañado y el canario no solo no encontró vías de tránsito sino que se atascó en el centro del campo. Ranko continuó buscando soluciones y miró a Wilk, que sustituyó a Diamanka. Pero tampoco funcionó. A los diez minutos el polaco se lesionó y fus suplido por Abraham, que se está especializando en jugar donde no sabe y eso lo acusa el equipo.

La tarde estaba para Sergio Gil. Estaba para un jugador que activase la zona de entre líneas, que electrificase el juego, que dinamizase las transiciones. Estaba para el talento. No lo vio así el preparador balcánico y sus ideas se estamparon con la muralla gerundense, proporcionando una buena dosis de decepción a la parroquia blanquilla. Los minutos transcurrieron agitados por un Girona que se aprovechó de la entrada de Granell y Amagat, dos jugadores que trataron de aproximar el juego al área zaragocista y lo consiguieron.

Hubo dos jugadas clave que bien pudieron haberse convertido en la tumba para el Real Zaragoza. La primera un posible penalti que el árbitro no pitó y que supuso la lesión del recién incorporado Wilk. La segunda, un cabezazo de Alcalá que detuvo con gran agilidad Bono cuando solo quedaban cuatro minutos. Fue importante que ninguna de las dos ocasiones se convirtieran en gol, porque eso permitió que, al menos, el regreso a las orillas del Ebro se realizase con un punto en el maletero. Poco, pero mucho.

La plantilla tiene que sacudirse la mediocridad creativa en la que se ha instalado, más preocupada de impedir que nos metan un gol que de lograr uno más que el contrario. Las soluciones pasan por asentar a Ortuño en tareas de goleador más que de guerrero de uno contra el mundo e espaldas a la vida y por confiar en que la vuelta de Pedro le de otro aire al ataque, visto que Hinestroza y, sobre todo, Jorge Díaz no están para gobernar las bandas desde la titularidad. Y, por supuesto, en abrirle la ventana al viento fresco a jugadores como Sergio Gil, que ofrecen alternativas que, ahora mismo, no poseen jugadores como Dorca o Wilk.

El Real Zaragoza ya ha conseguido detener la sangría de goles en contra que tanto daño nos hizo la temporada pasada y las primeras jornadas de esta. Ahora toca diseñar el plan de ataque para conseguir enderezar el rumbo y retomar el camino que nos debe devolver a casa. A Primera.

Ficha técnica:

Girona: Becerra, Alcalá, Richy, Pere Pons, Mata, Alcaraz (Eloi, min. 82), Clerc (Granell, min. 73), Felipe Sanchón (Joel, min. 86), Pol Llonch, K. Olivas y Borja G.

Real Zaragoza: Bono, Cabrera, Dorca, Ortuño, Isaac, Hinestroza, Erik Morán, Jorge Díaz (Ángel, min. 57), Diamanka (Wilk, min. 66) (Abraham, min. 78), Rico y Vallejo

Árbitro: Daniel J. Trujillo Suárez (comité territorial tinerfeño). Por parte del Girona amonestó a Alcalá (min. 72), a Pere Pons (min. 90) y a Granell (min. 90). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Cabrera (min. 27), a Isaac (min. 42) y a Dorca (min. 67)

(+) info >>> entra en REAL ZARAGOZA, AIRE AZUL para conocer la calificación otorgada a cada uno de los jugadores blanquillos

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados