FÚTBOL – Nàstic 3 – Real Zaragoza 1. Nadie quiere la noche

21. diciembre 2015 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JUAN ANTONIO PÉREZ-BELLO

Un Nàstic correcto en su esfuerzo y talento le dio un baño mediterráneo a un Real Zaragoza escaso de interés y ausente en su fútbol. Con una alineación muy mermada por las ya conocidas bajas, el equipo aragonés llevó al punto de no retorno su incapacidad para afrontar la Liga con garantías y cayó derrotado después de haber desaprovechado un penalty a favor y no poder responder dignamente a la intensidad de los jugadores del equipo catalán.

Muy escaso de ideas y absolutamente inoperante en ataque, este equipo estuvo dando las últimas bocanadas, como si pretendiera finiquitar la idea de Popovic por la vía de la humillación. Cierto que había ausencias notables, pero la indecisión del entrenador y la pobreza de sus soluciones hicieron posible la debacle y que la sensación de incompetencia se apodere del sentimiento zaragocista. No es aceptable que ante equipos tan justos y limitados no se encuentren soluciones creativas ni se aporte ningún plan que al menos evite derrotas tan dolorosas como la del sábado. Fue un paisaje desolador.

Se diría que hubo argumentos para explicarlo todo. Las lesiones, las sanciones y todo eso pero no hay razones que expliquen el decaimiento del grupo y la falta de sinceridad consigo mismo y con el respetable de Ranko, un técnico errático y desorientado que hace alineaciones contra natura y explica lo inexplicable con frases que huelen a tortura emocional. Y si no, que alguien nos convenza de que el mejor jugador de segunda división no puede jugar de lateral. Que alguien nos haga creer que Sergio Gil no era jugador para ayer. Que alguien nos seduzca con sus razones para que sintamos como comprensible que Pedro no juegue como el año pasado y parezca permanentemente enfadado. Que alguien, en fin, ponga encima de la mesa los datos que avalan a un entrenador que no consigue que este coche arranque, como un Carlos Sainz desesperado que le grita al copiloto que haga algo. O que los demás hagamos algo. Los demás, no él.

La derrota de ayer del sábado fue mucho más importante de lo que parece. Por cómo se produjo y por cómo la describe en la rueda de prensa el mister. Desde el inicio se vio que no había nada que ver. Que no había un plan, que las acciones se ejecutaban con desgana y que las ideas se habían quedado en el maletero del autobús. El Nàstic, por contra, lo peleaba todo, llegaba a todo y se sacudía la timorata presión del Zaragoza con pases diagonales que rompían las líneas defensivas con solo aportar lucha y deseo. No quedaba mucho que ver cuando en el minuto 30 el equipo de Moreno, con su medular rota por la lesión de Emaná, lograba un gol de las botas de Jean Luc, auténtica pesadilla de Isaac. No era muy meritorio su trabajo, pero sí más lúcido que el del equipo aragonés, que naufragaba en el centro del campo y no cumplía en ninguna de las dos áreas.

En defensa no, desde luego, con dos laterales muy volcados al ataque pero muy frágiles atrás. Y mucho menos en ataque, con un Jorge Díaz revolucionado pero inexacto, un Pedro que está diciéndole al mundo que su fútbol está apagado y un Ortuño que se ha empeñado en romper la leyenda que habla de que en el Real Zaragoza siempre ha habido buenos delanteros centros. No era el caso y la impericia de los de Popovic encontró su exacta expresión en la mejor ocasión del partido que el delantero murciano se encargó de desperdiciar fallando el lanzamiento de un penalty.

La segunda parte comenzó con la peor noticia: el segundo gol del Nàstic fruto de un rechace tras una falta que nadie supo afrontar. Un 2-0 en el minuto 54 era un losa demasiada pesada para un grupo frágil en lo futbolístico y en lo anímico. En seguida se vio que el equipo no podía reaccionar. Se cayó estrepitosamente y de ello se aprovechó el equipo catalán. De ello y de la incapacidad para reaccionar de Popovic, que tardó diez minutos en decidir un cambio. Lo hizo después de que Jorge Díaz fallase un remate claro, otro ejemplo de ineficacia goleadora, uno de los grandes males de este equipo. Salió Kilian por el propio Jorge y lo hizo bien. Le dio más sentido al juego de ataque y mostró maneras de jugador peligroso.

El siguiente cambio debía ser Sergio Gil por un Dorca inoperante, pero Ranko optó por el papel de Tarsi, más seguro aunque menos creativo. Pareció despertar un poco el Zaragoza y en ese momento llegó el gol de Isaac. Una buena jugada de un Marc Bertrán más carrilero que defensor, que le puso un buen balón a Isaac, también más cómodo atacando que defendiendo. Fue un gol sorprendente, pero fue insuficiente para encender el partido, porque justo dos minutos después el Nàstic lograba el tercero tras otro error defensivo impropio de un equipo que solo había recibido cuatro goles fuera de casa hasta el momento.

Un 3-1 muy doloroso, del que no es que hagamos sangre, sino que la sangre nos salpica a nosotros. Es impropio de un club con aspiraciones manejar los tiempos con tanta inseguridad y esta indecisión en la gestión de la situación amenaza con crear una enorme brecha entre la afición y el equipo que haría mucho daño al proyecto. No ayudan las palabras de Popo con los mensajes que lanza desde el banquillo con unas decisiones que desnortan al zaragocísmo y fragmentan las posibilidades de engancharse a la cabeza. Al contrario. Hoy podemos ver cómo nos alejamos peligrosamente del camino que debe devolvernos a casa. A Primera.

P.S.: Ayer se anunciaba oficialmente las destituciones de Ranko Popovic y Ángel Martín.

Ficha técnica:

Nástic de Tarragona: Reina, Mossa, X. Molina, Rocha, Assoubre, Palanca (C. Lobato, min. 84), De la Espada, Marí (Xisco Campos, min. 67), Emana (J. Naranjo, min. 16), Fali y Jordi

Real Zaragoza: Bono, Marc Bertrán, Cabrera, Dorca, Ortuño, Pedro (Tarsi, min. 79), Isaac, Erik Morán, Jorge Díaz (Kilian, min. 65), Abraham y Vallejo

Goles: 1-0, Assoubre (min. 39); 2-0, Fali (min. 55); 2-1, Isaac (min. 85); 3-1, J. Naranjo (min. 87)

Árbitro: Javier Alberola Rojas (comité territorial castellano-manchego). Por parte del Nástic de Tarragona amonestó a Marí (min. 26), a Reina (min. 43) y a Fali (min. 47). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Isaac (min. 8), a Ortuño (min. 31) y a Abraham (min. 51)

(+) info >>> entra en REAL ZARAGOZA, AIRE AZUL para conocer la calificación otorgada a cada uno de los jugadores blanquillos

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados