FÚTBOL – Numancia 2 – Real Zaragoza 2. Sobreponte y sigue el caminar

16. mayo 2016 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JUAN ANTONIO PÉREZ-BELLO

Escribo esta desconsolada crónica cuando ya se sabe que el ascenso directo está carísimo, por lo que se hace difícil encontrar un gramo de esperanza. Y después de haber vuelto a ver lo ocurrido el sábado en Soria y certificar con claridad y rabia que es verdad que un árbitro puede destrozar un partido con sus decisiones.

Lo vivido en Los Pajaritos ayuda a no creer en la limpieza. Es cierto que al final de la temporada las decisiones arbitrales a favor y en contra puede que se equilibren, pero nada habría sido igual si el choque hubiera sido juzgado con equidad. Un encuentro que el Real Zaragoza afrontó con firmeza y buen criterio y que en seguida hizo suyo. Jugó los primeros minutos bien colocado, activo en todas sus líneas y sabiendo muy bien cuál era su objetivo. Transmitía en cada acción mensajes sólidos que en seguida supo traducir en jugadas de peligro. La defensa soriana no acertaba a controlar las llegadas blanquillas, que encontraban en la banda derecha un sendero favorable, muy bien acompañado por un centro del campo maduro e inteligente.

Morán y Ros interpretaron muy bien el libreto y Lanzarote, talentoso y lúcido, se encargó de abrir huecos en la retaguardia local. Sin embargo sería el más inesperado de los atacantes, el central Rubén, quien potagonizaría la jugada del momento al servirle a Ángel un balón de oro en una penetración por la banda que el canario remataría inapelablemente al fondo de la red. Era un gol de justicia, un tanto anunciado desde el minuto 1, pues el Real Zaragoza estaba jugando un partido muy bien planteado y mejor ejecutado.

Pero las buenas noticias no habían acabado. Apenas dos minutos después Lanzarote volvió a regalarnos una nueva delicatessen, esta vez en forma de chut parabólico a la primera tras un mal rechace de la defensa del Numancia. Un 0-2 que servía para amortiguar ansiedades y permitir crecer en la clasificación. Sin embargo el relato no estaba escrito del todo. En el minuto 29 un desajuste defensivo obligó a Dorca acometer una falta en el borde del área que le cobró una tarjeta amarilla. El castigo lo ejecutó Julio Álvarez y una doble carambola en la barrera condujo el balón al camino del gol. Fue un tanto de fortuna que, no obstante, no hizo cambiar su plan al Zaragoza.

Ángel seguía dispuesto a cerrar el partido con otro gol para su equipo, pero sus acciones no obtuvieron premio. Fue una lástima, porque una tercera diana habría cerrado el partido. Por contra, lo que sucedió fue que un árbitro mediocre y sin recursos técnicos quiso pasar a la historia por sus malas decisiones, muy alejadas de lo que se puede interpretar como un error. Lo suyo fue un ejercicio de torpeza que perjudicó claramente al equipo aragonés cuando sancionó con falta y tarjeta amarilla una mano de Dorca. Eso significaba que el Real Zaragoza se quedaba con 10 jugadores en el minuto 37.

La segunda parte comenzó con un Zaragoza acobardado ante el empuje del Numancia. Con buen toque, movilidad y presencia en cada lance, el equipo rojillo acorraló a los de Carreras, que sufrieron mucho en el balance defensivo. La injustificada ausencia de Dorca perjudicó el equilibrio del equipo, pues ni Hinestroza ni Lanzarote están fabricados para un trabajo de desgaste y erosión del rival. Así, no quedaba más recurso que el contragolpe, que tuvo ocasión de ejecutar en varias ocasiones aunque no hubo forma de finalizar ninguno con éxito. Mientras tanto, el Numancia se beneficiaba de una intensidad inusitada mostrada por sus jugadores y de la fortuna, que el sábado se alió con el adversario. SI el primer gol recibió el apoyo de un doble rebote, el segundo llegó después de un chut lejano que desvió con el pie un defensa zaragocista.

No hubo forma de revertir la situación. Ni Lanzarote, ni Dongou, ni Culio ni Diamanka. Ninguno supo aprovechar sus ocasiones, que no habrían evitado la indignación por el arbitraje de López Amaya, pero sí habrían evitado dos cosas: alejarnos del ascenso por la vía directa y esta sensación de indefensión ante un estamento arbitral que demuestra, en ocasiones, que está formado por ineptos que no están a la altura de la competición. Mientras tanto, nos queda la fuerza que una afición grande como el Moncayo que, ayer sí, separa a los dos clubes va a seguir transmitiendo a sus jugadores. Y porque aún está por recorrer el camino de vuelta a casa. A Primera.

Ficha técnica:

Numancia: Munir, Regalón (Aquino, min. 64), Iñigo Pérez, Gaztañaga (Vicente, min. 76), Julio Álvarez, Luis Valcarce, Concha (Mateu, min. 76), Medina, Dalmau, Callens y Nacho

Real Zaragoza: Manu Herrera, Cabrera, Rubén, Dorca, Ángel (Dongou, min. 61), Javi Ros (Diamanka, min. 86), Lanzarote, Isaac, Hinestroza (Culio, min. 55), Erik Morán y Rico

Goles: 0-1, Ángel (min. 20); 0-2, Lanzarote (min. 21); 1-2, Julio Álvarez (min. 30); 2-2, Iñigo Pérez (min. 88)

Árbitro: Juan Manuel López Amaya (comité territorial andaluz). Por parte del Numancia amonestó a Iñigo Pérez (min. 19), a Julio Álvarez (min. 40), a Luis Valcarce (min. 69), a Nacho (min. 80). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Cabrera (min. 16), a Lanzarote (min. 79). Expulsó a Dorca por doble amarilla (min. 29 y 38); y al entrenador Lluis Carreras (min. 89)

 

(+) info >>> entra en REAL ZARAGOZA, AIRE AZUL para conocer la calificación otorgada a cada uno de los jugadores blanquillos

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados