FÚTBOL – Ponferradina 1 – Real Zaragoza 1. El fútbol no entiende

3. mayo 2016 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JUAN ANTONIO PÉREZ-BELLO

Cuando Ángel remató el buen pase de Diamanka y logró el gol del empate una enorme sensación de alivio recorrió el espinazo del zaragocismo. Si con los méritos que el equipo había presentado a su parroquia era capaz de salvar un punto que quién sabe si nos servirá para algo, bien podíamos abrazar la fortuna que nos visitaba. En un partido hueco, vacío de fe y ausente de fútbol, el Real Zaragoza cerraba una tarde que amenazaba tormenta y que, al final, nos daba un respiro para seguir en la batalla.

La alineación ofrecía algunos huecos de entidad. La vuelta de Cabrera tras cinco semanas de inactividad, la ausencia de Hinestroza y, sobre todo, Lanzarote y la presencia en lugares inauditos de jugadores como Javi Ros y Sergio Gil auguraban, cuando menos, incertidumbre. Preámbulo, pues, inestable. Que pronto pudimos confirmar, cuando comprobamos que el grupo no estaba para apuestas decididas sino más bien para procurar que no se produjera ninguna vía de agua en el cascarón blanco y azul y, si se pudiera, agujerear el del adversario.

La primera parte vivimos un choque mediocre pero exento de peligro. La Ponferradina mostró una nerviosa versión de lo que es un equipo apurado y temeroso, asustado ante una posible debacle de consecuencias imprevisibles. Morán y Dorca sujetaban al equipo, pero poco más, pues la segunda línea no aportaba ninguna idea sabrosa. Ni Pedro, horrible, ni Sergio Gil, absolutamente desubicado, estaban para farolillos, mientras que Javi Ros no encontraba referencias ni a izquierda ni a derecha. Arriba, un joven satélite llamado Dongou orbitaba aislado en busca de algún balón extraviado. Por contra, la defensa procuraba no recibir balones que pudieran poner el 1 en el casillero local, pues Isaac apuntaba que iba a ser una tarde irregular y Cabrera no ofrecía la seguridad de muchas tardes, recién salido de su lesión.

Los minutos pasaban y nada relevante se producía. El 0-0 parecía el premio merecido. Escaso, pero merecido. Y con esa información nos íbamos al descanso. Lo que tenía que haber sido la continuación de la fantástica tarde ante el Alcorcón se estaba mostrando como un encuentro insustancial que solo una acción aislada podría desatascar en la segunda parte. Si se daba.

Tras el descanso la Ponferradina dio un paso adelante y como nadie vestido de rojo le dijo que no, se lo creyó. Los primero quince minutos fueron demoledores. El Real Zaragoza se fue arrugando a velocidad de vértigo. No había explicación convincente de lo que estaba ocurriendo, pero el equipo azulón comenzó a galopar a espaldas de Isaac, que veía una y otra vez cómo las jugadas trenzadas de los rivales proveían de balones peligrosos a los locales. Afortunadamente, ahí estuvo Manu Herrera, que ayer fue el mejor del equipo salvando con sus paradas hasta tres balones con etiqueta de gol.

En medio de esa preocupante situación se produjo la primera de las cuatro jugadas que el árbitro adulteró con su errónea actuación. Dongou fue derribado por el portero, pero el penalti no fue pitado. A continuación, Manu Herrera resolvió dos de esas tres situaciones que hemos mencionado antes y Carreras apostó por ángel y Diamanka en lugar de Ros y Pedro, seguramente en un intento por apurar a la Ponfe con una mayor presencia arriba que acortase su intención ofensiva. La solución no dio resultado inmediato. En el minuto 69 un Rico menor no acortó el camino a Acorán, quien, por potencia, se escapó del burgalés y fusiló a Manu Herrera. Fue un golpe muy duro que el Zaragoza intentó amortiguar con ataques rápidos aunque desordenados. En uno de estos Dongou volvió a ser derribado por el portero en el área, pero de nuevo el árbitro miró hacia el peñón de Ifach y amonestó jocosamente al joven delantero diciéndole que no se tirase más.

El partido estaba fracturado y aun se pudo enderezar si una falta magistralmente lanzada por Ortí, que acababa de salir por Guitián, hubiera sido interpretada como gol por el colegiado, pues pareció traspasar la línea de puerta. No fue así. Afortunadamente, dos minutos después Morán le puso un buen balón a Diamanka, que ejecutó muy bien la jugada con un pase letal a ángel que este convirtió en el gol del empate. Era una recompensa de difícil interpretación. Un punto de oro, pero un punto amargo. Tras un partido inconsistente y extraño, se lograba un empate que le permite al equipo seguir arriba pero con la idea de que se podía haber aprovechado mejor la difícil situación que atraviesa el equipo leonés.

Partido, pues, de doble sabor. Se pudo obtener la victoria, pero también se pudo perder. Ayer, desde luego, salió la moneda de canto. Y gracias. Seguramente hasta la última jornada seguiremos instalados en territorio incertidumbre y hasta entonces mantendremos la inquietud de no saber con certeza si seremos capaces de regresar al camino que nos lleve de vuelta a casa. A Primera.

Ficha técnica:

Ponferradina: Santamaría, Camille, Aguza, Berrocal, Adán, Jonathan (Basha, min. 69), Alan, Acorán (Casado, min. 80), Andy, David (Luka, min. 61) y A. Raillo

Real Zaragoza: Manu Herrera, Cabrera, Dorca, Javi Ros (Ángel, min. 63), Pedro (Diamanka, min. 69), Isaac, Dongou, Erik Morán, Guitián (Jorge Ortí, min. 77), Rico y Sergio Gil

Goles: 1-0, Acorán (min. 70); 1-1, Ángel (min. 81)

Árbitro: Saúl Ais Reig (comité territorial valenciano). Por parte de la Ponferradina amonestó a Berrocal (min. 59) y a Adán (min. 77). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Dorca (min. 47)

 

(+) info >>> entra en REAL ZARAGOZA, AIRE AZUL para conocer la calificación otorgada a cada uno de los jugadores blanquillos

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados