FÚTBOL – Real Valladolid 1 – Real Zaragoza 2. Ganar para ganar

18. abril 2016 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JUAN ANTONIO PÉREZ-BELLO

Esto es así. Así de pobre. Así de mediocre. Así de superficial. Pero, también, así de fértil. No hay fútbol ni se le espera y de eso ya parece que nos vamos enterando. Y no hablo solo del partido entre el Real Valladolid y el Real Zaragoza, sino de cualquiera de los encuentros que a lo largo de la tarde del sábado pudimos ver. Comprobamos que en esta categoría gana los partidos el equipo que no encaja y que aprovecha las ocasiones, dos o tres, que tiene. Y fin de la madre de las citas.

Carreras se mostró en rueda de prensa satisfecho no por el juego de su equipo, ni por haber hecho un buen partido sino por el esfuerzo de haber jugado contra doce. Y por haber ganado, claro está. Aunque fuera con dos goles logrados en las dos únicas ocasiones. Aunque nuestros chicos no dieran muestras de intensidad en los momentos clave. Aunque perdiéramos la pelota al segundo pase. Aunque no supiéramos recuperar el balón cuando lo maneja el contrario. A pesar de todo ello, satisfacción. Y con ella nos vamos a dormir.

Ahora sí ya es una verdad asumida que los ocho partidos que quedan van a ser ocho batallas en las que no debemos esperar ni brillo ni sabiduría. Solo rojo sudor, sangre azul y blanca y que el negro aguijón de la avispa zaragocista acierte las dos o tres oportunidades que se nos presenten en cada partido para matar al adversario. Esa es la lectura después de salir de Pucela con tres puntos de diamante bruto. Porque no caben finezas ni bellos pulimentos en este final de temporada.

El partido comenzó de modo inmejorable. Después de un cabezazo al larguero de Villar, una muy buena jugada por la banda izquierda llevada por Hinestroza y Rico acabó en remate sibilino de Lanza que acabó con el balón en la meta de Kepa. Una jugada sencilla pero difícil, magistralmente ejecutada que abría el partido a la esperanza. Sin embargo, el Valladolid inició entonces una fase de control y juego elaborado que abrumó al equipo aragonés, hasta el punto de anular cualquier iniciativa y difuminar conceptos e intenciones. Se sumó a ello que las ocasiones tenían todas perfume a violeta y, claro, tanto fue el cántaro al Pisuerga que al final recogió agua.

Fue una falta directa que Manu Herrera detuvo en gesto espectacular pero con resolución defectuosa, pues el rechace no fue recogido por ningún defensa y acabó en la cabeza del otro Manu, en este caso del Moral, que remató a gol a pesar de la tardía oposición de Guitián. Fue un gol anunciado, esperado, previsible, pues el centro del campo zaragocista no acabó de solucionar las filtraciones elaboradas por el aragonés Álvaro y eso facilitó las llegadas de Mojika, muy activo y bullidor, y Roger, siempre peligroso. Sumamos a ello que la defensa tuvo sus altibajos, sobre todo por la fragilidad episódica de Isaac y la incomodidad con que se manejó en algunos momentos Vallejo, no muy habituado a jugar de central zurdo.

Así se llegó al descanso, momento que Carreras aprovechó para accionar el piloto de “comienza otra vez el partido” y pedirles a los chicos más intensidad y presencia en los balones divididos. Y procurar otro gol para, ahora sí, manejar la ansiedad pucelana. La jugada, por cierto, salió muy bien. Se logró ese segundo tanto gracias a una nueva incursión de Hinestroza, ayer muy incisivo y descarado, cuyo balón centrado cayó a los pies de Pedro tras remate de Lanza y acabó en la red castellana. Pero ahí empezó otro partido.

El Valladolid tuvo varias ocasiones para volver a nivelar, pero o bien no estuvieron finos o bien Manu Herrera detuvo lo que le llegó. Fue una segunda parte de la segunda parte marcada por el acoso local y por la expulsión de Pedro, que vio una segunda amarilla muy discutible que supuso su expulsión. Afortunadamente, Carreras había decidido que Tarsi supliese a Lanza para procurar un mayor equilibrio y sujetar con madurez y seriedad un resultado que nos sabía a pura ambrosía. Se consiguió a base de sacrificio, trabajo solidario y esfuerzo común, tres valores que se ha demostrado son imprescindibles para lograr el objetivo. Solo con ellos no es suficiente, pero sin ellos es imposible.

Partido, pues, para la construcción de un horizonte de posibilidades, de ruta abierta. Sostener las opciones de play off se antoja ahora mismo fundamental, además de aportar un mensaje de solidez a los contrincantes, que ven cómo el Real Zaragoza puede ser, sin duda, un candidato consistente a la pelea final. Y también a la afición y al propio grupo, que deben aceptar con confianza el reto que supone afrontar el último tramo de este camino que nos debe devolver a casa. A Primera.

Ficha técnica:

Valladolid: Kepa, Chica, Mojica, Silva (Samuel, min. 57), Villar (Guzmán, min. 83), Leao, Juanpe (Rodri, min. 81), Álvaro Rubio, Del Moral, Roger y Hermoso

Real Zaragoza: Manu Herrera, Dorca, Javi Ros (Diamanka, min. 75), Lanzarote (Tarsi, min. 68), Pedro, Isaac, Hinestroza, Dongou, Guitián, Rico y Vallejo (Abraham, min. 83)

Goles: 0-1, Lanzarote (min. 7); 1-1, Manu del Moral (min. 39); 1-2, Pedro (min. 61)

Árbitro: Adrián Cordero Vega (comité territorial cántabro). Por parte del Valladolid amonestó a Silva (min. 41), a Manu del Moral (min. 78) y a Samuel (min. 81). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Javi Ros (min. 38). Expulsó a Pedro por doble amarilla (min. 55 y 75)

(+) info >>> entra en REAL ZARAGOZA, AIRE AZUL para conocer la calificación otorgada a cada uno de los jugadores blanquillos

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados