FÚTBOL – Real Zaragoza 1 – CD Alavés 0. Ganar por sistema

5. octubre 2015 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JUAN ANTONIO PÉREZ-BELLO

Suspiro de otoño azul. La victoria de este sábado es una sonrisa en medio de la duda y hay que leerla como un gesto de calma para la semana. Los tres puntos conquistados saben a miel madura cuando ya nos hemos convencido que esta liga es un torneo en el que cada gol es un cofre lleno de monedas. Como el que logró Ortuño tras jugada de calidad de Hinestroza. Un momento mágico, casi olvidado en la Basílica, que lo celebró con rabia y alegría.

Es un hecho que la entrada de Morán y Diamanka y la reordenación de tareas asignadas a jugadores como Dorca le han hecho mucho bien al equipo. Hace unas jornadas captamos fotografías en las que veíamos una línea de seis jugadores incrustados en el hocico de Bono, un desierto en el centro del campo y unos islotes aislados en la lejanía de la línea de ataque. El sábado ya no. El grupo está mejor dispuesto, los jugadores ocupan espacios antes abandonados y los toques de calidad, tan necesarios en esto del fútbol, a cargo de los mencionados ex-Leganés, anuncian una propuesta más razonable y difícil de batir. Por lo menos eso.

En esta segunda división se está demostrando muy claramente que lo importante es que no te hagan gol, jugar muy bien organizados, pelear cada balón como si fuera lo último que hiciéramos en esta vida, aportar algunas gotitas de talento y creer que somos un poco mejor que los adversarios. Y si metemos un gol, miel sobre hojuelas. Y así se ganó el sábado. La organización vino dada por la disposición táctica. Incluso con la presencia de Vallejo en el lateral, algo que no nos gusta, la defensa ganó en fortaleza y el lateral en dinamismo. Y es que el chico vale para todo, y lo hace casi todo muy bien. Cerró todos los espacios, bloqueó las líneas de pase, abrió vías de circulación por la banda y centró balones al área con criterio. Un lujo a nuestro alcance que conviene que degustemos con razón y corazón.

El Alavés ofreció físico y garra, pero no fue suficiente para enfrentar con solvencia a un Real Zaragoza que siguió con el guión de Lugo y dio sensación de gobierno del partido, algo inexistente hasta ahora. Jaime e Hinestroza abrieron las bandas con la colaboración de Morán, que movió el balón con pases amplios y certeros. De este modo provocó que el juego fluyese en algunos momentos y, sobre todo, mantuvo la sensación de que el gol podía llegar en alguna de esas aproximaciones.

O a balón parado, pero el cabezazo de Rubén que podía haber abierto el marcador salió fuera por poco y el penalti que sufrió no fue pitado. También Diamanka tuvo su ocasión, como en Lugo, pero su chut lo detuvo Pacheco. Y Ortuño, que lo peleó todo, mostraba una presencia muy activa cayendo muy bien a banda y buscando a los centrales con el fin de abrir vías de agua por las que la segunda línea pudiera penetrar. Sin embargo, en esta ocasión el fútbol hizo caso a su propia esencia y el gol vino tras una ortodoxa jugada. Recuperación del balón en la línea de tres cuartos, el extremo que se va, que dribla y que centra y el delantero centro que remata con habilidad para lograr el tanto.

Había sido una buena primera parte, con ritmo, entrega, colocación y entereza. Pero la segunda nos trasladó a Territorio Equivocación. Rubén, con molestias, se quedó en el vestuario. Y Jaime se rompió a los veinte minutos, pero para entonces ya había dado el equipo un paso atrás y no para tomar impulso, precisamente. El desgaste de Morán y Diamanka se notó y poco a poco fue perdiendo el poco aire ganado en la primera. El alavés creyó en sus posibilidades y puso a prueba a Bono en varias ocasiones con disparos lejanos que el marroquí detuvo con seguridad, pero la grada vio cómo, poco a poco, el partido se iba oscureciendo peligrosamente hasta hacer temer lo peor.

El equipo mantuvo bien el tipo, con Vallejo y Rico bien posicionados, algún fogonazo en ataque a cargo de Hinestroza y Jorge Díaz y la interminable lucha de Ortuño. Con eso fue suficiente para lograr una victoria que enfría los rescoldos de unas semanas encendidas a base de equívocos, derrotas y juego fláccido. Ahora toca gestionar bien lo conseguido en estos dos partidos, rogar porque las lesiones no dañen excesivamente al grupo y mantener el estilo que, de momento, nos está señalando algunos carteles que nos indican el camino de regreso a casa. A Primera.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Bono, Cabrera, Rubén (Isaac, min. 45), Dorca, Ortuño, Jaime (Jorge Díaz, min. 61), Hinestroza, Erik Morán, Diamanka (Wilk, min. 74), Rico y Vallejo

Alavés: Pacheco, Carpio, Raúl G., Dani E. (Manu Barreiro), Laguardia, Juli (Kiko Femenía, min. 74), F. Guichón (Pacheco, min. 57), S. Mora, Toquero, Manu y Einar

Goles: 1-0, Ortuño (min. 41)

Árbitro: David Medié Jiménez (comité territorial catalán). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Diamanka (min. 44) y a Ortuño (min. 59). Por parte del Alavés amonestó a F. Guichón (min. 5), a Toquero (min. 8), a Raúl G. (min. 31), a Dani E. (min. 37), a Pacheco (min. 87)

(+) info >>> entra en REAL ZARAGOZA, AIRE AZUL para conocer la calificación otorgada a cada uno de los jugadores blanquillos

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados