FÚTBOL – Real Zaragoza 1 – Leganés 0. A veces, cuando hay luz

8. febrero 2016 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JUAN ANTONIO PÉREZ-BELLO

Horas antes de dar comienzo el partido que enfrentó al Real Zaragoza con el Leganés una parte del corazón zaragocista presentía que era el día del renacimiento y la otra mitad temía que todo puede venirse abajo. Había más argumentos para abonarse a la segunda idea que a la primera pero como quiera que la semana fue creciendo al amparo de la tenue luz de los nuevos fichajes tampoco dejaba de tener sentido que la esperanza fuese una argumento válido.

Carreras lanzó varios mensajes clarificadores cuando anunció cambios y la aparición de algunos jugadores recién llegados a orillas del Ebro que han llegado para ayudar a cambiarle el gesto al equipo. Nada menos que cuatro nuevas caras (además de la de Campins) se citaron en la alineación, entre las que destacaba, por derecho propio y por tratarse de un tipo que afrentó al escudo del león horas después de morir a la orilla del ascenso: Culio. Además, con la presencia de un bien referido Lanzarote y de dos jóvenes discretos con ganas de aportar, Ros y Guitián, si algo era evidente es que la apuesta era muy fuerte. Y podía salir bien o podía no salir.

Con semejantes antecedentes el partido ante un Lega de dulce que no perdía desde el mes de noviembre se inició y la Romareda contuvo la respiración. Los primeros minutos fueron claramente madrileños. Bien plantado en el terreno, con unos jugadores que juegan con los ojos cerrados y un Real Zaragoza un tanto tembloroso la afición blanquilla recibió algunos mensajes inciertos. Pero en seguida cambió el tono del choque. Una invisible tecla activó la maquinaria del deseo y los de Carreras iniciaron una travesía en la que la única consigna era jugar al fútbol.

Culio cocía el tiempo, Lanzarote y Campins dibujaban jugadas de ataque con llegada hasta la línea de fondo y Ángel, con su movilidad, abría vías de ataque en la retaguardia madrileña. Faltaba remate, pero el perfume era distinto. La defensa, recompuesta a causa de las obligadas bajas, sobre todo de Vallejo, cerraba filas y no permitía que el peligro llegase a Manu Herrera, salvo algunas combinaciones ligadas entre los exzaragocistas Sastre y Miramón. Por su parte, el Zaragoza creaba peligro y jugadores como Morán y Lanzarote lo intentaron con peligro, aunque sin éxito.

Tras el descanso Carreras mantuvo el mismo esquema y el equipo se apoyó en el alto grado de compromiso y el acierto futbolístico de sus jugadores. Era más difícil hacer circular el balón, pues el Leganés dio un paso atrás y lo fió todo al contraataque, pero Culio, muy bien acompañado por Morán, le dio un golpe de inteligencia al manejo de los tiempos y contagió a sus compañeros, que se implicaron en la pelea y aportaron compromiso y sentido de equipo. Ángel seguía con su batalla y aunque Lanza bajó su participación, el equipo siguió dando señales de vida y deseo de victoria.

En el minuto 15 se produjo una de las jugadas clave. Culio arrancó un penalty que abría las puertas de la felicidad, pero Ángel no logró convertir al realizar Serantes una extraordinaria parada. No se cayó el equipo. Carrera sustituyó a Javi Ros, que hizo un partido aceptable, por Sergio Gil, quien a la postre se convertiría una vez más en pieza importante de la victoria final junto con Hinestroza. Este entró cinco minutos más tarde por Lanzarote y tardó apenas una jugada en protagonizar la acción que permitiría a Ángel subsanar su error y lograr un magnífico gol.

Se veía un aire renovado. Carreras supo imprimir una marcha más al equipo con los cambios, en un momento en que el partido podía peligrar por el cansancio de los jugadores. El Leganés optó por las jugadas a balón parado, único recurso a su alcance para tratar de lograr el empate, y en una de esas casi lo consigue a la salida de un corner. Afortunadamente Pedro salvó en la línea de gol y los blanquillos se aplicaron a una fórmula de fútbol control y salidas fulgurantes con Sergio Gil, Morán y Culio gobernando el centro del campo y Pedro, Ángel y, sobre todo, Hinestroza dedicados a lanzar eléctricos ataques destinados a cerrar el partido. Una de las mejores ocasiones la protagonizaron Hinestroza, muy bien en la tarde ayer, y Pedro pero el remate de este último se perdió por la línea de fondo. Y el propio Fredy casi consigue el segundo gol en una buena combinación ofensiva pero en esta ocasión Serantes desbarató la ocasión.

Un detalle muy importante fue la magnífica comunión que se vivió entre el equipo y la grada. Se vivieron momentos de gran emoción y apoyo profundo, tan necesarios en estos momentos, y no hubo ayer ninguna duda de que los argumentos empleados en el choque ante el segundo clasificado pueden ser los que se necesiten para volver a encontrar el camino de regreso a casa. A Primera.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Manu Herrera, Cabrera, Ángel, Javi Ros (Sergio Gil, min. 65), Manu Lanzarote (Hinestroza, min. 70), Culio, Pedro, Erik Morán, Guitián, Campins (Mario, min. 76), Rico

CD Leganés: Serantes, Luis Ruiz, Albizua, Mantovani, Miramón (Timor, min. 57), Víctor Díaz, Insua, Rubén Peña (Szymanowski, min. 61), Sastre, Omar Ramos (Eizmendi, min. 76), Gabriel

Goles: 1-0, Ángel (min. 74)

Árbitro: David Pérez Pallas (comité territorial gallego). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Cabrera (min. 1), a Rico (min. 48), a Erik Morán (min. 64), a Ángel (min. 79) y a Culio (min. 79). Por parte del Leganés amonestó a Sastre (min. 27), a Luis Ruiz (min. 45), a Mantovani (min. 59) y a Omar Ramos (min. 64)

Incidencias: 15.022 espectadores en La Romareda

 

(+) info >>> entra en REAL ZARAGOZA, AIRE AZUL para conocer la calificación otorgada a cada uno de los jugadores blanquillos

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados