FÚTBOL – Real Zaragoza 2 – Almería 1. Victoria agónica

31. octubre 2016 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

El Real Zaragoza hizo bueno el dicho de entrenador nuevo, victoria segura. El conjunto blanquillo se impuso este sábado al Almería por 2-1 en un partido en el que no consiguió dominar totalmente y en el que sufrió en los últimos minutos para preservar el marcador y sumar los tres puntos tras seis partidos sin conocer la victoria.

En su primera alineación, el técnico Raúl Agné alineó un once, con el esquema 1-4-4-2, que mantuvo a Ratón en la portería; con una defensa formada por Fran, Marcelo Silva, Cabrera y José Enrique; en el centro recuperó a Cani, acompañado por Lanzarote, Zapater y Javi Ros, y en la punta de ataque situó a Ángel y Juan Muñoz.

La fortuna estuvo cerca del Real Zaragoza en los primeros compases del partido, gracias a una presión muy adelantada. Cani se encontró en la frontal del área con un balón cedido por el jugador almeriense Trujillo, pero en vez de disparar a portería envío el esférico a Ángel, obviando que el delantero se encontraba en posición ilegal y que el asistente arbitral iba a señalar el fuera de juego.

Este error no supuso un lastre para el conjunto zaragocista, que no renunció al dominio del partido. Los blanquillos abrieron una brecha en la banda derecha con un hiperactivo Fran, que llevó el peligro al área visitante en varias ocasiones. Pero no fue por el flanco diestro por donde el Zaragoza marcaría las diferencias iníciales, sino a balón parado. Como bien sabe la parroquia zaragocista, la conjunción Lanzarote y libre directo favorable suele ser significado de gol. En esta ocasión, el esférico rebotó en la barrera y cayó en las botas de Juan Muñoz, quien asistió a Javi Ros para que batiera sin contemplaciones a Casto. Era el minuto 14 y el 1-0 subía al luminoso de La Romareda.

El gol zaragocista pareció despertar a los pupilos de Fernando Soriano que empezaron a acercarse a las inmediaciones de la portería defendida por Ratón, forzando varios córners. Frente a estas acometidas, el equipo aragonés respondía en ataque con un pase en largo teledirigido por José Enrique a Lanzarote, que enviaba el balón por encima del travesaño con un remate forzado con la pierna izquierda. Instantes después, era Cani quien volvía a suscitar la emoción en las gradas. El canterano se zafaba, tirando de clase y regate, de varios defensores del Almería para asistir a Ángel, en el punto de penalti, aunque el disparo del delantero se topaba con Casto.

En el Almería, Pozo seguía comandando el ataque, aunque el Real Zaragoza anulaba, con unas líneas compactas y sin fisuras, cualquier opción de peligro. Mención aparte mereció Zapater, que, en un ejercicio de derroche físico tapó los huecos en la defensa y recuperó multitud de balones para salir, seguidamente, al contraataque. La nota negativa fue la cartulina amarilla que vio Javi Ros, muy protestada por la grada, y consecuencia de una falta en el centro del campo.

Segunda parte

Tras el paso por los vestuarios, el Real Zaragoza volvía al verde de La Romareda falto de ritmo y el Almería aprovechaba esta dinámica para lanzarse al ataque y arrinconar al equipo blanquillo. En ataque, la situación no mejoraba para los locales. Las asistencias eran abortadas por la defensa del Almería o se perdían por los límites del terreno de juego por la imprecisión de algunos jugadores a la hora de recibir el cuero.

Estos diez primeros minutos de la segunda parte dejaron un sabor agrio en las gradas de La Romareda, donde ya se empezaban a escuchar los primeros silbidos. El Real Zaragoza renunciaba a la posesión y se encerraba en el área para resistir los ataques de los de Fernando Soriano. Además, Lanzarote veía la amarilla -una sanción que le apartará de la lista para el próximo partido por acumulación de tarjetas-.

En busca de una solución táctica, el equipo aragonés aumentaba su presencia en el mediocampo con la entrada de Edu García por el atacante Juan Muñoz, en el minuto 64. Pero, paradójicamente, el remedio a los problemas del Zaragoza estaba ya en el campo. Lanzarote volvía a ejercer como maestro de ceremonias, en el minuto 68. El centrocampista echaba mano al libreto de jugadas ensayadas y asistía a un Ángel que, tras zafarse de su marcador, remataba a placer para el 2-0. Finalmente, el Real Zaragoza volvía a conocer la victoria, tras seis partidos.

Con el partido totalmente en contra, el Almería se lanzaba a la desesperada ante la meta de Ratón, poniendo en serios apuros al Real Zaragoza. Primero, José Enrique veía la amarilla al cortar por la banda una jugada peligrosa y, después, Zapater protagonizaba una acción en el área con Quique, en la que el árbitro veía penalti. El resultado: el delantero canario reducía distancias desde los once metros, con el 2-1, en el minuto 79. El defensa zaragocista Marcelo Silva caldeaba el ambiente al partido, al arrebatar el balón a Antonio Puertas, que se decidía a situar el esférico en el centro del campo y, así, ganar tiempo para la búsqueda del empate.

Por su parte, el Zaragoza quería romper el ritmo del partido con las sustituciones de Pombo y Barrera, que entraban por Lanzarote y Cani, respectivamente. Pero todavía quedaba tiempo para que el Almería lo intentara. Juanjo, que había entrado en la segunda parte, estaba a punto de rematar un centro en el área pequeña y, en la acción siguiente, Ratón sacaba el balón sobre la línea de la portería. El sufrimiento para el Zaragoza continuaría en los cinco minutos de tiempo añadido y no acabaría hasta que el árbitro señaló el final.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados