FÚTBOL – Real Zaragoza 2 – Real Mallorca 1. Un voto para el futuro

11. abril 2016 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JUAN ANTONIO PÉREZ-BELLO

Hablaba Carreras el viernes de rabia y ganas de que llegara el domingo. Algo de eso tenemos más de uno en esta tierra y no solo por cuestiones futbolísticas, pues cuando se vive al límite ocurren estas cosas. Rabia ante la derrota que siempre consideramos injusta. Rabia ante la inestabilidad en el juego. Y rabia ante la incertidumbre en que vivimos. Todavía somos incapaces de asumir que a estas alturas podríamos tener, por ejemplo, 55 puntos y solo tenemos 49 cuando quedan nueve jornadas para el final de la temporada regular.

El Real Zaragoza jugó un paupérrimo partido. Desorientado, falto de idea futbolística, torpe en el manejo del balón, deshilachado en la combinación y con los conceptos no muy bien asimilados, al Mallorca le hizo falta muy poco para hacerse el amo del recreo. Como las líneas de presión se resquebrajaron en seguida, el cuadro de Vázquez trenzó una eficaz tela de araña con la que envolvió al equipo aragonés. Después no fue difícil romper las líneas defensivas y conseguir un magnífico gol que sembró de dudas la Basílica.

La reacción del Zaragoza fue mínima. La disposición de Ros y Dorca no dió sus frutos y arriba Hinestroza, Gil y Lanza conformaban un tridente romo en ataque y pusilánime en la presión. En punta, Ángel deambulaba de un lado a otro buscándose a sí mismo. Y no encontrándose. Mientras tanto, los de Vázquez se gustaban y gobernaban un partido desquiciado que se estaba haciendo más largo que una película de Samuel Bronston. Como “55 días en Pekín”, por ejemplo.

Pero el fútbol es ese deporte odioso y apasionante que te quita la vida al mismo tiempo que te la da. Y eso ocurrió ayer. Una falta lateral en el minuto 35 sirvió para que Lanza le regalase un balón medido a Dorca, este lo rematara y lograse el primer gol. Inesperada alegría, pero alegría al fin. Sin hablar de justicia ni de gloria merecida, la parroquia blanquilla estalló en un suspiro de alivio. Y quedaban 55 minutos de partido.

Tras el descanso todo siguió igual de mal. El Mallorca sabía muy bien a qué atenerse. Con calma, equilibrio y saber hacer, mantenía el pulso y el sentido rítmico sin apenas esfuerzo, pues el Zaragoza continuaba en un limbo futbolístico del que le resulta muy difícil alejarse. Y entonces sucedió. Un brote de inesperada locura sacudió al club bermellón, que en dos minutos vió tres tarjetas rojas en medio de un barullo descomunal. La Romareda experimentó una subida de adrenalina digna de grandes causas y el propio Carreras se sumó a la fiesta incluyendo en el campo a Vallejo y Culio, justo en el instante en que Lanza botaba la falta que había provocado el incendio.

La consecución del segundo gol tras una jugada de estrategia sirvió para ver la mañana de otra manera. Aún quedaba partido, pero las variables eran todas favorables. Con el contrario tocado, con un jugador menos y una actitud precavida el Real Zaragoza trató de sujetar el resultado antes que ampliar la victoria. Los minutos pasaban cadenciosos y a veces temblorosos, pues el Mallorca trató de aproximar su voluntad en busca del empate a base de balones largos y aperturas a las bandas, pero ahí estuvo bien la defensa aragonesa, ya con la colaboración de un muy correcto Vallejo.

Así y todo, el peligro podía aparecer por la esquina de la incertidumbre en cualquier momento y lo hizo en el minuto 93. Una jugada por la banda derecha, la de Isaac, hsbilitó a Damiá y Colunga para poner a prueba a Manu Herrera, que desvió en primera instancia el chut del segundo y vió un poco después que el cabezazo de Arana salía fuera.

Ha sido una victoria importante. No por el juego, no por las sensaciones, pero sí por los tres puntos que le permiten al equipo zaragozano mantener sus opciones intactas. Toda suma ayuda a sostener la esperanza y seguir en la durísima pelea en que se ha convertido esta Liga de 2ª División. De ella tiene que escapar el Zaragoza y procurar que no se repitan historias como, por ejemplo, la de la temporada del año 55. Esta, la del 16, lo sabemos todos, tiene que ser la del regreso a casa. A Primera.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Manu Herrera, Dorca, Ángel, Javi Ros, Manu Lanzarote (Pedro, min. 88), Isaac, Hinestroza, Guitián, Rico, Abraham (Vallejo, min. 65) y Sergio Gil (Culio, min. 65)

Mallorca: Wellenreuther, Company (Campabada, min. 65), Joan Oriol, Pereira, Ortuño (Lago Junior, min. 65), Colunga, Arana, A. Sissoko, Héctor Yuste (Adams, min. 37), Aveldaño y Damiá

Goles: 0-1, Arana (min. 10); 1-1, Dorca (min. 35); 2-1, Dorca (min. 67)

Árbitro: Valentín Pizarro Gómez (comité territorial madrileño). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Javi Ros (min. 76). Por parte del Mallorca amonestó a Pereira (min. 27), a Joan Oriol (min. 59), a Adams (min. 66), a Lago Junior (min. 77). Expulsó por doble amarilla a Aveldaño (min. 62 y 63) y a Yuste por roja directa (min. 65) cuando se encontraba en el banquillo

Incidencias: 17.038 espectadores en La Romareda

(+) info >>> entra en REAL ZARAGOZA, AIRE AZUL para conocer la calificación otorgada a cada uno de los jugadores blanquillos

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados