FÚTBOL – Real Zaragoza 3 – UD Almería 2. Victoria de trago largo

31. agosto 2015 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JUAN ANTONIO PÉREZ-BELLO

Y la Basílica estalló como un volcán de lava blanca y azul para celebrar el cabezazo exacto del charrúa de anchos hombros. Era el minuto 93 y el fútbol nos regaló una noche de alborozo merecido y, ayer sí, buscado con tesón.

Real Zaragoza y UD Almería jugaron el sábado un partido con perfume a final de temporada, a momento crucial. Parecía que faltaba muy poco que jugar y todo por ganar. Y eso se vio a los quince minutos cuando Quique González obligó a Bono a realizar una buena parada. Fue el momento en que se certificó que había licencia para matar y ambos equipos se dispusieron a la batalla.

Fue un choque duro, eléctrico, propio de jugadores programados para el combate y la herida. Popovic habilitó una propuesta seria ante un equipo muy bien dibujado y muy capaz a la hora de llevar a la práctica su idea, todo ello bajo la batuta de un veterano pero muy eficaz Corona. El manejo de Pedro y la velocidad de Jorge Díaz eran dos buenos argumentos ofensivos, mientras que atrás Rubén y Cabrera se encargaban de sujetar los ataques andaluces.

La mejor arma local serían las jugadas de estrategia. Rubén y Cabrera mostraron las intenciones de abrir por ahí alguna vía de agua, pero fue Wilk, buen trabajador y esforzado obrero, quien lograría el primer gol tras saque de esquina del ayer certero Pedro. Un cabezazo esquinado provocó la alegría de la afición, que se aplicó a una celebración que pronto se demostraría que era precipitada, pues a los dos minutos una jugada dislocada de rebotes y malos giros dio con el balón en la red de Bono. Dos minutos, dos, y volvíamos al principio.

Lo que el año pasado habría sido un mazazo del que no habríamos sabido recuperarnos ayer no supuso mella en el ánimo de los muchachos. El grupo se rearmó y siguió con el guión previsto, manteniendo la seriedad defensiva, trabajando a destajo en el centro y cocinando balones por las bandas con el fin de encontrar a un fluido Ángel que seguía olisqueando estrechos callejones por los que circular. Y en una de estas a punto estuvo el canario de superar a Casto, pero el balón golpeó el larguero con indolencia y ahí murió la amenaza.

La segunda parte se anunció ágil y joven y en apenas ocho minutos Jorge Díaz y Ángel ya anunciaron que anhelaban el fogonazo del gol. Este, sin embargo, caería del lado almeriense. Un córner capturado por Casto, este regala el balón a Iago Díaz, quien se lo presta a Chuli para que a su vez lo ponga en la bota de Quique González para marcar el segundo gol. Contraataque de libro y jarro de agua helada en el corazón del zaragocismo.

El Almería le había dado la vuelta al partido y había que subir una enorme cuesta, imposible de superar en otros momentos. Popovic recurrió a Ortuño y Jaime para que salieran por Jorge y Aria y fue, sin duda, una decisión acertada. El manchego decidió celebrar el cuarto centenario de la publicación de la segunda parte del Quijote haciendo lo que mejor sabe: seducir con su empeine al balón, conducirlo por las inmediaciones de las piernas de los contrarios, buscar su persecución y disponer pases de gol. Y lo hizo a las mil maravillas. En el minuto 66 centró un balón de oro al área pequeña donde Ángel lo cazó para cruzar un metálico remate que Casto no atrapó. Fue un bello gol que alentó los corazones blanquillos.

El partido estaba bonito y emocionante. Los minutos que quedaban fueron una pugna digna y ecuánime a la que ninguno de los dos equipos le perdió la cara, si bien fueron los blanquillos quienes mantuvieron la fe en todo momento. Y prueba de ello fueron las excelentes actuaciones de Casto ante un remate de Ángel, un chut de Jaime a la escuadra y un cabezazo de Cabrera. Parecía el partido de su vida. Sin embargo, sería en la última del partido, en el enésimo córner sacado por Pedro cuando Cabrera terminaría por batir al buen portero almeriense con un cabezazo milagroso que le daba la victoria al Real Zaragoza.

La grada celebró la victoria como en las grandes ocasiones, himno al viento, almas a los brazos de la noche. El equipo había trabajado alentado por una vocación de triunfo que le tiene que acompañar a lo largo de toda la temporada y aupado por una afición que, seguro, va a caminar al lado de los suyos en este viaje de regreso a casa. A Primera.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Bono, Marc B., Cabrera, Rubén, Wilk (Erik Morán, min. 76), Aria (Ortuño, min. 63), A. Dorca M., Ángel, Pedro, Jorge Díaz (Jaime, min. 63) y Rico

U.D. Almería: Casto, Míchel Macedo, Fran Vélez, Montoro (Eldin, min. 66), Iago Díaz, Fatau, Quique, Chuli (Soriano, min. 85), Corona, Dubarbier y Morcillo

Goles: 1-0, Wilk (min. 33); 1-1, Morcillo (min. 35); 1-2, Quique (min. 56); 2-2, Ángel (min. 65); 3-2, Cabrera (min. 93)

Árbitro: Valentín Pizarro Gómez (comité territorial madrileño). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Wilk (min. 38), a Aria (min. 52), a Ángel (min. 71) y a Rico (min. 76). Por parte del Almería amonestó a Montoro (min. 7) y a Michel Macedo (min. 90)

(+) info >>> entra en REAL ZARAGOZA, AIRE AZUL para conocer la calificación otorgada a cada uno de los jugadores blanquillos

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados