Irlanda sube el listón de los recortes

25. noviembre 2010 | Por | Categoria: Economía, Magazine

banda_seccion_economia

La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional acudirán al rescate de Irlanda con 85.000 millones de euros que deberán servir para solucionar la grave situación en la que se encuentra su sistema financiero y tranquilizar a los mercados respecto de la solvencia de su deuda.

 

Para acceder a la importantísima ayuda exterior, Irlanda deberá reducir su déficit para situarlo, en cuatro años, en el 3% de su producto interior bruto (P.I.B.).

 

Según los cálculos presentados por el Presidente Irlandés, Brian Cowen, durante ese periodo su país ahorrará 15.000 millones de euros, un 10 % de su P.I.B., 5.000 de los cuales responderán al aumento de ingresos por vía impositiva y los 10.000 restantes a los múltiples recortes del gasto que su Gobierno va a acometer.

 

Cowen ha admitido que su plan de ajuste va a afectar negativamente, y a corto plazo, al nivel de vida de sus ciudadanos, toda una evidencia si repasamos los términos de un plan que anuncia subidas de impuestos e importantísimos recortes sociales.

 

Como muestra, 24.750 empleos públicos desaparecerán (un 7 % de los 361.000 actuales), aumentando la cifra de unos desempleados que también van a sufrir los efectos negativos del plan de ajuste irlandés, a juzgar por el anuncio gubernamental de que va a emprender reformas que “eliminen anomalías en los subsidios de desempleo”, que hasta ahora se extendía indefinidamente y en una cuantía de 200 € semanales.

 

Sin Pacto de Toledo que convocar, la edad de jubilación se va a elevar hasta los 68 años en 2.028, eso sí, de manera paulatina ya que, previamente, lo habrá hecho hasta los 66 años en 2.014 y hasta los 67 en 2.021.

 

Tampoco se salva la cuantía de las pensiones, que se reducirá en un 10 % para quienes vayan ingresando en la nómina de pensionistas que, además, verán recortadas también algunas de las deducciones fiscales existentes en la actualidad, deducciones que serían más necesarias que nunca con el incremento impositivo incluído en el plan de ajuste.

 

Así, el I.V.A. alcanzará el 23 % en 2.014 (después de que en 2.013 se haya situado ya en el 22 %), y aumentará el impuesto sobre la renta hasta recaudar 1.900 millones más de lo que ahora ingresa el Estado irlandés. Se da la paradoja de que en 2.006 este mismo tributo se había reducido en 7 puntos para las rentas altas y en 6 para las de tipo medio.

 

Y ahí no queda todo, pues el Gobierno irlandés instaurará nuevos impuestos y aumentará otros tan básicos como las tasas universitarias, que aumentarán nada menos que un 300 % para situarlas en los 2.000 € anuales frente a los actuales 500.

 

Para quienes no puedan pagar esas tasas y deban ingresar en el mercado laboral, el salario mínimo interprofesional, ahora en 1.500 € mensuales, será reducido a 1.300 € al mes.

 

Los esfuerzos que el Gobierno de Cowen pide a los ciudadanos irlandeses de a pie son tremendos, pero quizá fueran más comprensibles si su destino no fuera el de tapar los enormes agujeros de un sistema financiero que necesita unos 35.000 millones de euros más de los que se esperaban y si esos esfuerzos fueran realmente globales, lo que queda en entredicho ya que el ejecutivo irlandés no aumentará el impuesto de sociedades, largamente criticado por la U.E. por situarse, con el 12,5%, muy por debajo del resto de países de la moneda única.

 

Parece no sólo lógico, sino además razonable, que la asistencia a la manifestación convocada para el sábado se antoje masiva y que ese sea el primero de unos cuantos actos de protesta que recorrerán el territorio irlandés para demostrar el monumental enfado que seguro tienen los ciudadanos.          

 

 

Foto: Edificios gubernamentales en Dublín

Comentarios cerrados