La explosión del turbocapitalismo en China

10. julio 2015 | Por | Categoria: Economía, Magazine

POR BARTLEBY, EL ESCRIBIENTE

Mientras en Europa asistimos al chantaje a un país por salvar la irresponsable actitud de la banca, en China estallaba una burbuja financiera a la que, de momento, los medios no parecen prestarle demasiada atención.

La caída de las bolsas de Shanghai y Shenzen es un ejemplo del movimiento desacompasado del sistema financiero respecto de la economía productiva. O si se quiere, de la autonomía propia que ha cobrado aquel respecto de ésta. En doce meses, estos mercados de valores habían crecido en más de un 150%. En poco tiempo se han desplomado y han perdido más del 35% de su valor, atrapando a 90 millones de pequeños inversores arrastrados por el aura de ganancia fácil que desprende la bolsa. El pinchazo bursátil vino precedido de un periodo de gestación en el cual, tanto el banco central chino como los bancos centrales más importantes del mundo tienen gran responsabilidad.

Para frenar la ralentización de la economía china, su gobierno decidió meter paladas de dinero en la Bolsa para proveer de financiación fácil a las empresas que no estaban obteniendo resultados económicos brillantes. Pero vivimos en un contexto global y a esta medida se sumó el hecho de que otro tanto estaban haciendo a nivel global los bancos centrales, especialmente en Europa y Estados Unidos, inundando de liquidez los mercados financieros. Pero la abundancia de dinero en una economía altamente financiarizada no significa “estimular” la economía. No se emplea en la creación de riqueza, sino en la especulación ¿Quién quiere invertir a medio plazo pudiendo dar pelotazos en segundos?

Por otra parte, si las empresas ralentizan sus beneficios, quizá se deba a otros factores, especialmente por el lado de la demanda ¿De qué le sirve a una empresa disponer de dinero fácil para invertir si los consumidores no pueden mantener tasas estables de consumo, o deben hacerlo a base de endeudarse? La liquidez crea riesgos de burbujas y de endeudamiento cuando dominan los intereses cortoplacistas de los actores financieros.

La especulación financiera siempre ha llevado a consecuencias desastrosas, independientemente de la economía que la sostuvo, sea EEUU o China. No tiene sentido seguir alimentando un sistema que siempre va a tener tendencia a autodestruirse sabedor, por añadidura, de que luego va a regenerarse a costa de la miseria del 99% de la población.

Tras la quiebra de Lehman Brothers en 2008, los líderes de todo el mundo invocaron aquello que el ex presidente francés Nicolas Sarkozy llamó a la “refundación del capitalismo”. Las autoridades respondieron al desastre con un programa de reformas. Desde nuevas normas prudenciales bancarias hasta la regulación de las Agencias de Rating. A pesar de todo, en la práctica el sistema financiero se ha mantenido exactamente igual que antes: global, hinchado, endeudado, manipulador, propensos a riesgos excesivos y especulador. Pero sobre todo, manteniendo su enorme influencia sobre los gobiernos para obtener ayudas en forma de rescates o para reducir la eficacia de las medidas de regulación. La salida de la crisis para estas entidades se ha hecho sin verdaderos escarmientos ni reformas de calado, como la que tuvo lugar en 1933 en EEUU con la Ley Glass-Steagall, derogada en 1999. Sin embargo, paradójicamente, la crisis ha permitido crear gigantes financieros que escapan al control de los reguladores y cuyas crisis futuras amenazarán todavía más la economía real y la ya de por sí precaria estabilidad social.

No va a suceder más”, dijeron en 2008 autoridades públicas y responsables del sector financiero. La crisis bursátil china ha demostrado la falsedad. Los bancos de inversión, los fondos buitres y los grandes especuladores internacionales siguen campando a sus anchas sin otra limitación que su propio beneficio y sin otro “riesgo moral” que el que asumen los ciudadanos cuando se ven forzados a salvarlos ¿Ahora que China se derrumba frente a las turbofinanzas, entenderán que es el momento de cambiar realmente?

Foto: asdfghj

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados