La letra bien, Rubalcaba, pero ¿y la música?

12. julio 2011 | Por | Categoria: Magazine, Opinión

banda_seccion_opinion

Por Juan Perpiñá

 

Ahí te quiero ver, escopeta, porque las palabras se las suele llevar el viento, ya que como decía el viejo profesor Tierno Galván, las promesas electorales se hacen para no cumplirlas.

 

A lo dicho por Rubalcaba en su discurso del sábado, le falta ahora la ardua tarea de acertar con la partitura adecuada para que su ambicioso proyecto izquierdista se convierta en algo tangible. De cualquier manera, todo cuanto dijo en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid ha servido, al menos, para animar a los suyos tras el batacazo de las elecciones locales y autonómicas. Su forma profesoral de explicar sus propuestas, es algo digno de tenerse en cuenta.

 

Hace falta que sus mensajes calen entre la ciudadanía que huyó despavorida del PSOE en el nefasto mes de mayo. Para eso, nada mejor que tener el acierto a la hora de informar, ya que un pueblo informado es un pueblo responsable al que se le pueden pedir sacrificios. Esa es la base del buen gobernante. Eso, y no prometer a la ligera nada que luego no se pueda cumplir.

 

Todo el país estará pendiente –hasta las elecciones legislativas– de los pasos firmes, o endebles, que vaya dando en los próximos meses el candidato. Se le mirará con lupa si guarda en su mochila formas nuevas de enderezar el país o si por el contrario se limita a más de lo mismo de cuanto Rubalcaba ha sido partícipe.

 

Un dato a tener en cuenta es que la experiencia –que como siempre se ha dicho es un grado– aporte factores positivos a su encomienda. Como de experiencia anda sobrado, habrá que valorar en lo que a su avanzada edad respecta, ya que los sesenta años que lleva a sus espaldas, hacen a las personas en general más sensatas y reflexivas.

 

Si todo ello es capaz de armonizarlo, quizá la sintonía sea perfecta y nos encontremos ante el optimismo que el país necesita para, entre todos, sacarlo a flote. Solo con lo que el candidato ha conseguido en su lucha antiterrorista, daríamos palmas con las orejas.

 

Conclusión: si la música es tan acertada como sus palabras, tendrá motivos Rubalcaba para poner en un aprieto al líder del PP y dejarle –por tercera vez– a las puertas de la Moncloa. La solución a esta disputa, antes de ocho meses, y al que Dios se la de, San Pedro se la bendiga.

 

 

Foto: Moncloa

Tags: , ,

Comentarios cerrados