La OCDE constata que las empresas pagan cada vez menos impuestos, y que la presión fiscal aumenta sobre los contribuyentes individuales

4. diciembre 2015 | Por | Categoria: Economía, Magazine

Según afirma la OCDE en su publicación anual “Estadísticas Tributarias” (Revenue Statistics), uno de los efectos de la crisis económica global es que la recaudación de impuestos procedentes de las empresas ha bajado gradualmente en todos los países que forman esta organización, por lo que los gobiernos han debido aumentar la presión fiscal sobre los contribuyentes individuales para poder cubrir sus necesidades financieras.

Durante el periodo 2007-2014, los ingresos promedio de impuestos sobre empresas bajaron del 3,6% al 2,8% del PIB. En el mismo periodo, los ingresos de impuestos sobre las rentas individuales aumentaron del 8,8% al 8,9%, y los ingresos de IVA, del 6,5% al 6,8%.

Los contribuyentes empresariales siguen encontrando maneras de pagar menos y las personas físicas terminan por pagar la factura”, dijo Pascal Saint-Amans, director del Centro de Política y Administración Tributaria de la OCDE. “La gran mayoría de los aumentos de impuestos han sido para las personas físicas, por medio de mayores contribuciones a la seguridad social, impuestos al valor agregado e impuestos sobre la renta. Esto destaca la urgente necesidad de trabajar para garantizar que las empresas paguen la parte que les corresponde”, señaló.

Las iniciativas en este sentido se centran en el Proyecto para combatir la Erosión de la Base Fiscal y la Reubicación de Impuestos OCDE-G20, el cual ofrece a los gobiernos soluciones para cerrar las brechas en las reglas internacionales vigentes que permiten que los impuestos empresariales “desaparezcan” o se reubiquen artificialmente en entornos de bajos impuestos o libres de impuestos, con poca o ninguna actividad económica.

En las Estadísticas Tributarias se muestra que en 2014 la carga tributaria promedio en todos los países de la OCDE aumentó al 34,4% del Producto Interno Bruto (PIB). El incremento de 0,2 puntos porcentuales en 2014 sigue la tendencia ascendente reciente, ya que la carga fiscal promedio en la OCDE ha aumentado cada año desde 2009, cuando el porcentaje fue del 32,7%. La carga fiscal se mide tomando la recaudación tributaria total recibida como porcentaje del PIB.

Si bien el aumento en las tasas fiscales observado entre 2009 y 2014 se debe a una combinación de factores, las mayores contribuciones han consistido en aumentos del IVA y de los impuestos sobre la renta personal, los cuales, en conjunto, representan cerca de dos tercios del incremento. Las aportaciones a la seguridad social y los impuestos sobre tierras representan la mayor parte del resto.

Los cambios tributarios discrecionales desempeñaron un papel importante, ya que muchos países han aumentado las tasas fiscales o ampliado sus bases tributarias, o han adoptado ambas medidas. La tasa promedio estándar de IVA en la OCDE se elevó a una cifra sin precedentes: del 17,7% en 2008 al 19,2% en 2015. Entre 2008 y 2014, 22 de 34 países de la OCDE elevaron las tasas máximas de impuesto sobre la renta de las personas físicas.

En 2014, la relación promedio impuesto-PIB en la OCDE fue 0,3 puntos porcentuales más alta que el nivel previo a la crisis (34,1% en 2007), y superó el máximo anterior del 34,2%, registrado en 2000. Durante el mismo periodo, la recaudación promedio de impuestos sobre la renta y patrimonio de las empresas bajó del 3,6% al 2,8%. La baja se compensó con un aumento en las aportaciones a la seguridad social, del 8,5% al 9,2% del PIB, y un incremento menor en la recaudación de IVA.

Aspectos clave del informe

En el informe presentado por la OCDE destacan algunos aspectos como los siguientes:

En comparación con 2013, en 2014 la carga fiscal promedio en los países de la OCDE subió dos décimas, hasta el 34,4%. Esto fue posterior a un incremento de 1,5 puntos porcentuales entre 2009 y 2013, y revirtió la bajada del 34,1% al 32,7% registrada entre 2007 y 2009. La cifra de 2014 es la relación promedio impuesto-PIB en la OCDE más alta asentada desde que la Organización empezó a medir la carga fiscal en 1965

En 2014, y respecto al año anterior, la relación entre la recaudación fiscal y el PIB subió en 16 de los 30 países de la OCDE para los cuales se cuenta con información, y bajó en 14 de ellos. Entre 2009 y 2014, hubo aumentos en 22 de estos países, una bajada en siete. Uno de ellos permaneció sin cambios

Alrededor del 80% de los aumentos en recaudación durante el periodo 2013-2014 se atribuyen a una combinación de impuestos al consumo e impuestos sobre el patrimonio y la renta personal. Esta combinación también explica dos tercios del incremento en los ingresos ocurrido entre 2009 y 2014

Los mayores aumentos en las tasas fiscales registrados entre 2013 y 2014 se observaron en Dinamarca (3,3 puntos porcentuales) e Islandia (2,8 puntos porcentuales). Otros países con aumentos sustanciales fueron Grecia (1,5 puntos porcentuales), Estonia (1,1 puntos porcentuales) y Nueva Zelanda (1,0 punto porcentual)

Las mayores rebajas tuvieron lugar en Noruega (1,4 puntos porcentuales) y la República Checa (0,8 puntos porcentuales). Luxemburgo y Turquía mostraron bajas de 0,6 puntos porcentuales.

Dentro del promedio de la OCDE, los países individuales muestran tendencias muy diferentes. Por ejemplo, entre 2007 y 2014, España experimentó una bajada de 3,3 puntos porcentuales, en tanto que Grecia mostró un incremento de 4,7 puntos porcentuales

Históricamente, las relaciones impuestos-PIB aumentaron durante la década de 1990, hasta llegar a un promedio máximo de la OCDE del 34,2% en 2000. Bajaron ligeramente entre 2001 y 2004, pero se elevaron de nuevo entre 2005 y 2007, a un promedio del 34,1%, antes de derrumbarse fuertemente durante la crisis

Dinamarca tiene la relación impuesto-PIB más alta de los países de la OCDE (50,9% en 2014), seguida por Francia (45,2%) y Bélgica (44,7%)

México (19,5% en 2014) y Chile (19,8%) tienen las relaciones impuestos-PIB más bajas entre los países de la OCDE. Los siguen Corea del Sur, con la tercera relación más baja entre los países de la OCDE (24,6%) y Estados Unidos, con el 26,0%

En comparación con las relaciones impuestos-PIB de 2007 (nivel previo a la crisis), la relación en 2014 había bajado tres puntos porcentuales o más en tres países: Israel, Noruega y España. La mayor bajada correspondió a España: del 36,5% en 2007 al 33,2% del PIB en 2014 (3,3 puntos porcentuales)

Entre 2007 y 2014, la carga fiscal en Grecia subió del 31,2% al 35,9%. Otros dos países, Dinamarca y Turquía, mostraron aumentos de más de 4 puntos porcentuales durante el mismo periodo

Los datos de 2013, el último año para el cual se cuenta con un desglose de ingresos por categoría tributaria para todos los países de la OCDE, muestran que la recaudación de impuestos sobre la renta de personas físicas y empresas se están recuperando después de las fuertes bajadas de 2008 y 2009. Sin embargo, el porcentaje de estos impuestos respecto a la recaudación total permanece en el 33,7%, cifra menor que su porcentaje de 36,0% en 2007. Por otra parte, el porcentaje de aportaciones a la seguridad social aumentó 1,6 puntos porcentuales a un promedio del 26,1% de la recaudación total

En 2013, una media del 24% de los ingresos fiscales se atribuye a los niveles subcentrales de gobierno en los países federales de la OCDE; cerca de dos tercios de esta cifra se atribuye a gobiernos estatales y un tercio a gobiernos locales. Lo mismo ocurre en España, clasificado como país regional en la publicación. En los 25 países unitarios, cerca del 12% de la recaudación se atribuye a gobiernos locales.

Foto: archivo cronicadearagon.es

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados