La sangría de las comisiones y la amenaza de un sistema bancario concentrado

11. septiembre 2015 | Por | Categoria: Economía, Magazine

POR BARTLEBY, EL ESCRIBIENTE

Apenas dieciséis entidades de crédito controlan el 90% del mercado español y cuatro de ellas (Santander, BBVA, Caixabank y Bankia) tienen una cuota del 60% de las operaciones de activo y pasivo que se realizan en nuestro país. Un proceso de concentración que no ha terminado aún.

La teoría nos dice que un mayor grado de concentración empresarial en un sector de actividad conduce a comportamientos colusivos entre las principales entidades que forman el sector, lo que conduce a un menor nivel de competencia. La estructura del mercado determina la conducta de las empresas que, en esta situación, tienden a incrementar precios e imitar prácticas que perjudican a los consumidores.

En su informe anual, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), valoró la concesión de ayudas públicas como una forma de intervención en la economía que puede alterar el funcionamiento de los mercados e implicar distorsiones en su eficiencia y en el juego competitivo.

La CNMC cuantifica las ayudas al sector financiero y las cuantifica 60.424 millones de euros (entre recapitalización, rescate de activos, garantías y otras medidas de liquidez). Todas estas ayudas han contribuido a que las entidades se fusionen entre sí y se creen gigantes financieros que dominan el mercado bancario y pueden ser germen de nuevas crisis.

El profesor de Economía Joaquín Maudos, tras señalar que la concentración bancaria permite a las entidades ganar “estabilidad financiera”, advierte no obstante que en España las fusiones han dado lugar a entidades mucho más grandes al multiplicar por más de cuatro el tamaño medio, dando lugar en algunos casos “a entidades demasiado grandes para caer, aumentando en consecuencia la probabilidad de una crisis sistémica” (“Las claves del crédito bancario tras la crisis”, FUNCAS mayo 2015, página 96).

El tamaño adoptado por la banca fruto de las fusiones y absorciones de cajas quebradas, muchas de ellas a precios de saldo, ha construido un mercado donde los síntomas de oligopolio ya se dejan sentir. A modo de ejemplo, Caixabank dio el pistoletazo de salida hace meses con la práctica de cobrar dos euros por el uso de sus cajeros automáticos a quienes no son clientes de la entidad. Esto supone que en España pagaremos las segundas comisiones más caras de la Unión Europea por sacar dinero en cajero ajeno; nada menos que un 70% más que los 1,4 euros de media que cobra la banca en siete de los países más ricos de la Europa de los 28.

La decisión de Caixabank ha provocado un efecto imitación por parte de las entidades de gran tamaño, BBVA y Santander. En Alemania también cobran a los no clientes para compensar los costes que les suponen los tipos negativos de los depósitos que tienen en el Banco Central Europeo. A eso, entre otras cosas, se refería el profesor Maudos, cuando hablaba de “estabilidad financiera”. En cualquier caso, lo que llama la atención es el efecto imitación inmediato de las entidades a la hora de aplicar comisiones.

Hay que recordar que el cobro de comisiones y gastos, así como de tipos de interés, se liberalizó en España a principios de los años ochenta, bajo la tradicional premisa de que la competencia aligera los precios. Lejos de ser así, en los más de treinta años transcurridos las comisiones en nuestro país no han hecho más que crecer, como ha denunciado en numerosas ocasiones diversos informes, algunos de ellos, elaborados incluso por la Comisión Europea.

La presunta libertad de mercado y la teórica competencia no sirven para presionar el precio de los servicios bancarios hacia abajo, sino todo lo contrario. En esa tendencia cuentan con inestimables ayudas. José María Roldán, presidente de la Asociación Española de la Banca y antiguo cargo del Banco de España, defendió el cobro de comisiones ya que las infraestructuras de los servicios financieros, como la red comercial de oficinas y de cajeros, tienen un coste que hay que sufragar para mantener una buena atención al cliente. El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, llegó incluso a anunciar el fin de las “comisiones cero”, describiendo descaradamente un panorama en el que todos los bancos, lejos de competir por abaratar costes, van a subir comisiones al unísono. El Banco de España actuando de vocero de la banca… lo normal. Como vemos, sólo interesa reforzar los balances de las entidades, aunque sea costa de exprimir a sus clientes.

Al margen de este perjuicio directo al consumidor que hemos visto al comentar estas comisiones, en toda integración de un mercado se produce un fenómeno por el que se extiende el poder del oligopolio a otras industrias. Así, el sector bancario ha conseguido tejer una auténtica telaraña de contactos, cargos e intereses que abarca a la inmensa mayoría de las grandes empresas españolas.

Hay una participación directa de este sector en inmobiliarias, petroleras, empresas de telecomunicaciones, grupos hoteleros, de alimentación, fondos buitre, empresas logísticas, SICAV, medios de comunicación, farmacéuticas, alimentación, empresas de seguridad,… los tentáculos de la banca son amplios. Por poner algunos ejemplos, la inmobiliaria Metrovacesa está controlada por el Banco Santander, BBVA, Banco Sabadell y Banco Popular. CaixaBank controla Gas Natural, y tiene una notable participación en Repsol (que su vez tiene el 30% de Gas Natural); CaixaBank es también el tercer accionista de Telefónica, con el 5,09%, cuyo mayor poseedor de acciones es el BBVA con el 6,96%. Además la entidad de Fainé tiene el 2,5% de FCC… ¿Para qué seguir?

Es en particular, la destacada presencia de la banca en el sector inmobiliario, así como su stock de activos en sus balances que necesita imperiosamente revalorizar, es la que explica la gran campaña que estamos viendo por la que trata de animar la venta pisos y que tan malos recuerdos nos trae. La estafa de la crisis no ha servido de escarmiento porque, entre otras razones, quien sigue gobernando forma parte del problema, no de la solución.

Foto: Gorka Moreno

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados